/ 7 agosto 2022
30.4 C
Madrid
/ 7 agosto 2022

Una nueva vida para el Pabellón de los Hexágonos

Una nueva vida para el Pabellón de los Hexágonos

Habrá muchos madrileños que no sepan de su existencia, pero, en su momento, fue uno de los edificios que representó a Madrid, y a toda la cultura española, de manera internacional.

Hablamos del Pabellón de los Hexágonos, creado por los arquitectos José Antonio Corrales y Ramón Vázquez Molezún, y que representó a España en la Exposición Universal de Bruselas de 1958, donde recibió el primer premio de arquitectura.

Tras el evento, fue trasladado a su ubicación actual, en la Casa de Campo, donde ha ido consumiéndose después de décadas de abandono. Ahora empieza a recobrar parte de su esplendor gracias a las obras de recuperación que han actuado sobre aproximadamente un tercio de su superficie y en las que se ha invertido más de un millón de euros.

Una nueva vida para el Pabellón de los Hexágonos 1
Imagen: Ayuntamiento de Madrid

En este sentido, la delegada del Área de Cultura, Turismo y Deporte, Andrea Levy, ha señalado que desde el Ayuntamiento se va a seguir trabajando para que espacios tan emblemáticos como éste no caigan en el olvido y puedan ser admirados y disfrutados por los ciudadanos. Cabe recordar que el Pabellón de los Hexágonos fue en su época una de las obras arquitectónicas más relevantes del siglo XX.

La parte del Pabellón restaurada ha procurado mejorar las prestaciones de los materiales utilizando tecnología contemporánea, respetando la esencia de la infraestructura. Próximamente se van a realizar pequeñas obras para desmontar algunos elementos en riesgo de la zona no restaurada, adquirir un sencillo mobiliario que facilite la visita y un sistema de seguridad. 

Además, la Dirección General de Patrimonio Cultural del Ayuntamiento ha facilitado la recuperación del acceso principal con una pequeña obra de urbanización que facilita la llegada al edificio y la accesibilidad y el entendimiento de la intervención realizada. 

Según indica el Ayuntamiento en una nota de prensa, el Área de Cultura, Turismo y Deporte prevé llevar a cabo una exposición con carácter permanente en el inmueble que permita dar a conocer el pabellón a la ciudadanía, conociendo su técnica, el contexto de la Casa de Campo y el de Bruselas, así como «los valores que lo han convertido en referente en la arquitectura española». 

Paradigma de la arquitectura moderna española

El Pabellón de los Hexágonos actual proviene del que ganó un concurso de ideas en 1956 para la representación española en la Exposición Universal de Bruselas de 1958. Cuando se trasladó íntegramente a Madrid en 1959 los arquitectos que lo crearon optaron por una configuración diferente a la exhibida en la capital belga, con el fin de adaptarlo a un territorio y clima diferentes. 

Este espacio se configura mediante un elemento estructural, el hexágono, que recoge el agua de lluvia, sustentado por un fuste que facilita la evacuación del agua a una curiosa arqueta que es a la vez cimentación y de ahí es conducida a la red de saneamiento. Esta estructura a modo de paraguas invertidos, su repetición y juego de alturas y niveles constituye un modelo perfecto de la arquitectura modular y un paradigma para la arquitectura moderna española, construida con muy pocos materiales: acero, vidrio, aluminio y ladrillo.

Diez años después de su traslado a la Casa de Campo, el pabellón fue modificado con la ampliación y reconfiguración llevadas a cabo por del Ministerio de Agricultura, de quien dependía entonces. El edificio quedó en total desuso a principios de los años setenta. Durante los años ochenta y noventa fue objeto de actuación por parte de escuelas taller, quienes manipularon algunas zonas del pabellón con un afán de ensayar modos constructivos, al margen de su restauración. 

La realización de esta obra de recuperación se ha basado en una amplia investigación documental y en la recuperación del edificio implantado en Madrid por Corrales y Molezún en 1959.

Imagen portada: Ayuntamiento de Madrid

Habrá muchos madrileños que no sepan de su existencia, pero, en su momento, fue uno de los edificios que representó a Madrid, y a toda la cultura española, de manera internacional.

Hablamos del Pabellón de los Hexágonos, creado por los arquitectos José Antonio Corrales y Ramón Vázquez Molezún, y que representó a España en la Exposición Universal de Bruselas de 1958, donde recibió el primer premio de arquitectura.

Tras el evento, fue trasladado a su ubicación actual, en la Casa de Campo, donde ha ido consumiéndose después de décadas de abandono. Ahora empieza a recobrar parte de su esplendor gracias a las obras de recuperación que han actuado sobre aproximadamente un tercio de su superficie y en las que se ha invertido más de un millón de euros.

Una nueva vida para el Pabellón de los Hexágonos 4
Imagen: Ayuntamiento de Madrid

En este sentido, la delegada del Área de Cultura, Turismo y Deporte, Andrea Levy, ha señalado que desde el Ayuntamiento se va a seguir trabajando para que espacios tan emblemáticos como éste no caigan en el olvido y puedan ser admirados y disfrutados por los ciudadanos. Cabe recordar que el Pabellón de los Hexágonos fue en su época una de las obras arquitectónicas más relevantes del siglo XX.

La parte del Pabellón restaurada ha procurado mejorar las prestaciones de los materiales utilizando tecnología contemporánea, respetando la esencia de la infraestructura. Próximamente se van a realizar pequeñas obras para desmontar algunos elementos en riesgo de la zona no restaurada, adquirir un sencillo mobiliario que facilite la visita y un sistema de seguridad. 

Además, la Dirección General de Patrimonio Cultural del Ayuntamiento ha facilitado la recuperación del acceso principal con una pequeña obra de urbanización que facilita la llegada al edificio y la accesibilidad y el entendimiento de la intervención realizada. 

Según indica el Ayuntamiento en una nota de prensa, el Área de Cultura, Turismo y Deporte prevé llevar a cabo una exposición con carácter permanente en el inmueble que permita dar a conocer el pabellón a la ciudadanía, conociendo su técnica, el contexto de la Casa de Campo y el de Bruselas, así como «los valores que lo han convertido en referente en la arquitectura española». 

Paradigma de la arquitectura moderna española

El Pabellón de los Hexágonos actual proviene del que ganó un concurso de ideas en 1956 para la representación española en la Exposición Universal de Bruselas de 1958. Cuando se trasladó íntegramente a Madrid en 1959 los arquitectos que lo crearon optaron por una configuración diferente a la exhibida en la capital belga, con el fin de adaptarlo a un territorio y clima diferentes. 

Este espacio se configura mediante un elemento estructural, el hexágono, que recoge el agua de lluvia, sustentado por un fuste que facilita la evacuación del agua a una curiosa arqueta que es a la vez cimentación y de ahí es conducida a la red de saneamiento. Esta estructura a modo de paraguas invertidos, su repetición y juego de alturas y niveles constituye un modelo perfecto de la arquitectura modular y un paradigma para la arquitectura moderna española, construida con muy pocos materiales: acero, vidrio, aluminio y ladrillo.

Diez años después de su traslado a la Casa de Campo, el pabellón fue modificado con la ampliación y reconfiguración llevadas a cabo por del Ministerio de Agricultura, de quien dependía entonces. El edificio quedó en total desuso a principios de los años setenta. Durante los años ochenta y noventa fue objeto de actuación por parte de escuelas taller, quienes manipularon algunas zonas del pabellón con un afán de ensayar modos constructivos, al margen de su restauración. 

La realización de esta obra de recuperación se ha basado en una amplia investigación documental y en la recuperación del edificio implantado en Madrid por Corrales y Molezún en 1959.

Imagen portada: Ayuntamiento de Madrid

LO MÁS LEÍDO

COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

AHORA EN PORTADA

LO MÁS COMENTADO