/ 14 agosto 2022
21 C
Madrid
/ 14 agosto 2022

Madrid entra en la «fase crítica» de la Cumbre de la OTAN

Madrid entra en la «fase crítica» de la Cumbre de la OTAN

Desde este miércoles llegan, según ha subrayado Almeida, "los días más complicados" para los madrileños por la celebración de la Cumbre de la OTAN

La capital se encuentra inmersa en una semana en la que se convertirá en el foco de a geopolítica mundial, como consecuencia de la cumbre de la OTAN que se celebrará en la ciudad. Un evento que está influyendo notablemente en la vida de los madrileños.

Porque si un acto como este, en el que participan las delegaciones de los 40 estados miembros de la alianza militar, y al que acuden más de 5.000 personas (incluidos alguno de los principales líderes mundiales), implica un enorme dispositivo de seguridad, en una situación como la actual, en plena crisis con Rusia y la amenaza siempre presente del terrorismo, las precauciones deben ser aún mayores.

Madrid entra en la "fase crítica" de la Cumbre de la OTAN 1
Imagen: Twitter @desdelamoncloa

Por tal motivo, está desplegado el mayor dispositivo de seguridad en la historia reciente de España, con más de 10.000 agentes de diversos cuerpos y afecciones en las principales arterias de la ciudad. Restricciones que serán mayores en el entorno de IFEMA (lugar elegido para la celebración de la cumbre), el Palacio Real (aquí tendrá ocasión la cena de gala el martes 28 presidida por los Reyes) y en el Paseo de la Castellana y del Paseo del Prado.

También hay cortes entre la Base aérea de Torrejón de Ardoz (donde llegan las comitivas) y los lugares de destino en la capital, por lo que la A-2 y el entorno de Avenida de América tendrán muchas dificultades de acceso. Y tendremos que acostumbrarnos, al menos durante unos días, al paso continuo de aviones militares y helicópteros sobrevolando nuestros cielos. 

Pero veamos, más al detalle, las claves de la cumbre de la OTAN y cómo sobrevivir en Madrid estos días.

Fechas y lugares a tener en cuenta

Los días efectivos de la cumbre de la OTAN son el 29 y 30 de junio de 2022, aunque el martes día 28 ya se han celebrado encuentros y actos, además de haber llegado la mayor parte de las delegaciones. Como decimos, la práctica totalidad de los compromisos de la agenda se desarrollará en el espacio habilitado para el efecto en IFEMA, mientras que en el Palacio Real o el Museo del Prado se celebran lugar cenas y otros actos.

El dispositivo de seguridad

Tal y como señalábamos al principio, a lo largo de esta semana asistiremos al mayor dispositivo de seguridad que la mayoría recuerde. Ha recibido el nombre de Operación Eirene, la diosa que traía la paz en la Grecia clásica. Para entender la magnitud del despliegue, un dato: sólo el Ayuntamiento aportará 1.200 policías municipales al evento, lo que significa que uno de cada diez estará vigilando la cumbre.

A ellos hay que sumarles 6.550 policías nacionales y 2.400 guardias civiles, además de centenares de miembros Servicio de Bomberos-Emergencias de Madrid. Un dispositivo bajo el control y supervisión de la Oficina de Coordinación de Ciberseguridad, que ha activado un dispositivo específico para vigilar, proteger y responder ante posibles incidentes de ciberseguridad.

La Policía Nacional se encarga de la protección integral del espacio aéreo, tanto en el recinto del IFEMA como en toda la ciudad de Madrid, desplegando para ello toda su flota de drones en diferentes puntos de la capital en labores de vigilancia y de seguimiento de los acontecimientos y actos institucionales. El vuelo de drones estará completamente prohibido durante la celebración de la cumbre de la OTAN y se controlará a través de los diferentes sistemas de detección, fijos y portátiles, y de neutralización.

La Policía ha intensificado también el ‘ciberpatrullaje’ por una cumbre de OTAN que se celebra, como decimos, en un momento de máxima tensión internacional con Rusia por la guerra de Ucrania. De hecho, el presidente de este país, Volodimir Zelenski, intervendrá de forma telemática.

Entre la labor preventiva destaca asimismo la de los equipos TEDAX que monitorizan los pabellones de Ifema Madrid y los itinerarios de comitivas para detectar alteraciones sospechosas por sustancias nucleares, biológicos o químicas.

Incluso desde la web del Ayuntamiento se ha informado de la obligación de retirar en varias zonas del interior de la M-30 los escombros de las obras.

Cortes de tráfico y transporte público: así me afecta, en mi día a día, la Cumbre

A pesar de estos grandes números, al ciudadano de a pie le interesa saber cuánto le afectará todo esto en la práctica. Pues bien, hay que armarse de paciencia, porque lo está haciendo, y mucho, y ahora llegan los días «más complicados», tal y como ha advertido el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida.

Los cortes de tráfico comenzaron el martes 28 y se prolongarán hasta el jueves 30. Las principales calles que se verán afectadas son el Paseo de la Castellana, Gran Vía, Paseo de Recoletos, Avenida de América, la plaza de Colón, Goya, la glorieta de Ruiz Jiménez y de Bilbao, la carretera de Barcelona y la M-11, si bien habrá otras adyacentes que también estarán cerradas.

Los días 28 y 29 queda prohibido el tráfico en el eje Atocha-Recoletos, La Castellana y la M11 hasta IFEMA, entre las 8 de la mañana y las 11 de la noche, aunque permanecerán abierta todas las vías transversales que cruzan este recorrido. El día 30 se cierran las mismas calles, pero entre las 8 de la mañana y las 16 horas y la DGT ya ha informado de cortes puntuales de la A-2, la M-11 y la M-40 en el tramo comprendido entre la A-2 y la M-11.

También hay que tener en cuenta los perímetros de seguridad de entre 300 y 500 metros en torno a los 43 hoteles que albergarán a las delegaciones (la mayoría de ellos en la zona del Paseo de la Castellana y del Paseo del Prado), así como en las inmediaciones de IFEMA, el Palacio Real, el Museo del Prado, el Museo Reina Sofía, el Teatro Real y el Palacio de Santa Cruz, entre otros puntos. En el caso de IFEMA, el perímetro abarcará 3 km. Dentro de estos perímetros estará prohibido el estacionamiento de vehículos particulares y se procederá a retirar aquellos que permanezcan allí aparcados cuando comience la Cumbre. Desde el Ayuntamiento también han publicado un hilo en Twitter con recomendaciones.

Hay que recurrir, por tanto, al transporte público, que tendrá servicios ampliados, incrementos de personal y, en el caso de la EMT, carácter gratuito. Así, durante los días 29 y 30, Metro de Madrid ha anunciado que reforzará las líneas 1, 5, 6 y 10 y, «si fuera necesario», también las líneas 4 y 9.

Por otro lado, el Consorcio Regional de Transportes ha autorizado un Servicio Especial de la EMT, que consistirá en una lanzadera sin paradas intermedias que estará operativo entre los días 27 y 30 de junio desde la estación de Mar de Cristal (para personal autorizado) hasta la puerta Norte de IFEMA. El horario será desde las 9:00 horas de la mañana hasta las 22:00, a excepción del día 29, que lo hará de manera ininterrumpida durante las 24 horas. La estación de metro Feria de Madrid permanecerá cerrada durante la celebración de la Cumbre

Como avanzábamos, viajar en los autobuses de la EMT es gratis los días 28, 29 y 30 de junio, si bien el Gobierno municipal ha recomendado no desplazarse si no es estrictamente necesario.

El factor económico

Todos estos trastornos tienen también su parte positiva. El propio Almeida ha previsto que la celebración de la Cumbre de la OTAN en Madrid repercutirá en la economía local de la capital con hasta 150 millones de euros, puntualizando que «los principales beneficiados» serán los hoteleros.

Otros no estarán tan contentos, como algunos hosteleros. Por ejemplo los de la Plaza Mayor, que tienen que desmontar sus terrazas por «motivos de seguridad»

Imagen portada: Twitter José Luis Martínez-Almeida

Desde este miércoles llegan, según ha subrayado Almeida, "los días más complicados" para los madrileños por la celebración de la Cumbre de la OTAN

La capital se encuentra inmersa en una semana en la que se convertirá en el foco de a geopolítica mundial, como consecuencia de la cumbre de la OTAN que se celebrará en la ciudad. Un evento que está influyendo notablemente en la vida de los madrileños.

Porque si un acto como este, en el que participan las delegaciones de los 40 estados miembros de la alianza militar, y al que acuden más de 5.000 personas (incluidos alguno de los principales líderes mundiales), implica un enorme dispositivo de seguridad, en una situación como la actual, en plena crisis con Rusia y la amenaza siempre presente del terrorismo, las precauciones deben ser aún mayores.

Madrid entra en la "fase crítica" de la Cumbre de la OTAN 2
Imagen: Twitter @desdelamoncloa

Por tal motivo, está desplegado el mayor dispositivo de seguridad en la historia reciente de España, con más de 10.000 agentes de diversos cuerpos y afecciones en las principales arterias de la ciudad. Restricciones que serán mayores en el entorno de IFEMA (lugar elegido para la celebración de la cumbre), el Palacio Real (aquí tendrá ocasión la cena de gala el martes 28 presidida por los Reyes) y en el Paseo de la Castellana y del Paseo del Prado.

También hay cortes entre la Base aérea de Torrejón de Ardoz (donde llegan las comitivas) y los lugares de destino en la capital, por lo que la A-2 y el entorno de Avenida de América tendrán muchas dificultades de acceso. Y tendremos que acostumbrarnos, al menos durante unos días, al paso continuo de aviones militares y helicópteros sobrevolando nuestros cielos. 

Pero veamos, más al detalle, las claves de la cumbre de la OTAN y cómo sobrevivir en Madrid estos días.

Fechas y lugares a tener en cuenta

Los días efectivos de la cumbre de la OTAN son el 29 y 30 de junio de 2022, aunque el martes día 28 ya se han celebrado encuentros y actos, además de haber llegado la mayor parte de las delegaciones. Como decimos, la práctica totalidad de los compromisos de la agenda se desarrollará en el espacio habilitado para el efecto en IFEMA, mientras que en el Palacio Real o el Museo del Prado se celebran lugar cenas y otros actos.

El dispositivo de seguridad

Tal y como señalábamos al principio, a lo largo de esta semana asistiremos al mayor dispositivo de seguridad que la mayoría recuerde. Ha recibido el nombre de Operación Eirene, la diosa que traía la paz en la Grecia clásica. Para entender la magnitud del despliegue, un dato: sólo el Ayuntamiento aportará 1.200 policías municipales al evento, lo que significa que uno de cada diez estará vigilando la cumbre.

A ellos hay que sumarles 6.550 policías nacionales y 2.400 guardias civiles, además de centenares de miembros Servicio de Bomberos-Emergencias de Madrid. Un dispositivo bajo el control y supervisión de la Oficina de Coordinación de Ciberseguridad, que ha activado un dispositivo específico para vigilar, proteger y responder ante posibles incidentes de ciberseguridad.

La Policía Nacional se encarga de la protección integral del espacio aéreo, tanto en el recinto del IFEMA como en toda la ciudad de Madrid, desplegando para ello toda su flota de drones en diferentes puntos de la capital en labores de vigilancia y de seguimiento de los acontecimientos y actos institucionales. El vuelo de drones estará completamente prohibido durante la celebración de la cumbre de la OTAN y se controlará a través de los diferentes sistemas de detección, fijos y portátiles, y de neutralización.

La Policía ha intensificado también el ‘ciberpatrullaje’ por una cumbre de OTAN que se celebra, como decimos, en un momento de máxima tensión internacional con Rusia por la guerra de Ucrania. De hecho, el presidente de este país, Volodimir Zelenski, intervendrá de forma telemática.

Entre la labor preventiva destaca asimismo la de los equipos TEDAX que monitorizan los pabellones de Ifema Madrid y los itinerarios de comitivas para detectar alteraciones sospechosas por sustancias nucleares, biológicos o químicas.

Incluso desde la web del Ayuntamiento se ha informado de la obligación de retirar en varias zonas del interior de la M-30 los escombros de las obras.

Cortes de tráfico y transporte público: así me afecta, en mi día a día, la Cumbre

A pesar de estos grandes números, al ciudadano de a pie le interesa saber cuánto le afectará todo esto en la práctica. Pues bien, hay que armarse de paciencia, porque lo está haciendo, y mucho, y ahora llegan los días «más complicados», tal y como ha advertido el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida.

Los cortes de tráfico comenzaron el martes 28 y se prolongarán hasta el jueves 30. Las principales calles que se verán afectadas son el Paseo de la Castellana, Gran Vía, Paseo de Recoletos, Avenida de América, la plaza de Colón, Goya, la glorieta de Ruiz Jiménez y de Bilbao, la carretera de Barcelona y la M-11, si bien habrá otras adyacentes que también estarán cerradas.

Los días 28 y 29 queda prohibido el tráfico en el eje Atocha-Recoletos, La Castellana y la M11 hasta IFEMA, entre las 8 de la mañana y las 11 de la noche, aunque permanecerán abierta todas las vías transversales que cruzan este recorrido. El día 30 se cierran las mismas calles, pero entre las 8 de la mañana y las 16 horas y la DGT ya ha informado de cortes puntuales de la A-2, la M-11 y la M-40 en el tramo comprendido entre la A-2 y la M-11.

También hay que tener en cuenta los perímetros de seguridad de entre 300 y 500 metros en torno a los 43 hoteles que albergarán a las delegaciones (la mayoría de ellos en la zona del Paseo de la Castellana y del Paseo del Prado), así como en las inmediaciones de IFEMA, el Palacio Real, el Museo del Prado, el Museo Reina Sofía, el Teatro Real y el Palacio de Santa Cruz, entre otros puntos. En el caso de IFEMA, el perímetro abarcará 3 km. Dentro de estos perímetros estará prohibido el estacionamiento de vehículos particulares y se procederá a retirar aquellos que permanezcan allí aparcados cuando comience la Cumbre. Desde el Ayuntamiento también han publicado un hilo en Twitter con recomendaciones.

Hay que recurrir, por tanto, al transporte público, que tendrá servicios ampliados, incrementos de personal y, en el caso de la EMT, carácter gratuito. Así, durante los días 29 y 30, Metro de Madrid ha anunciado que reforzará las líneas 1, 5, 6 y 10 y, «si fuera necesario», también las líneas 4 y 9.

Por otro lado, el Consorcio Regional de Transportes ha autorizado un Servicio Especial de la EMT, que consistirá en una lanzadera sin paradas intermedias que estará operativo entre los días 27 y 30 de junio desde la estación de Mar de Cristal (para personal autorizado) hasta la puerta Norte de IFEMA. El horario será desde las 9:00 horas de la mañana hasta las 22:00, a excepción del día 29, que lo hará de manera ininterrumpida durante las 24 horas. La estación de metro Feria de Madrid permanecerá cerrada durante la celebración de la Cumbre

Como avanzábamos, viajar en los autobuses de la EMT es gratis los días 28, 29 y 30 de junio, si bien el Gobierno municipal ha recomendado no desplazarse si no es estrictamente necesario.

El factor económico

Todos estos trastornos tienen también su parte positiva. El propio Almeida ha previsto que la celebración de la Cumbre de la OTAN en Madrid repercutirá en la economía local de la capital con hasta 150 millones de euros, puntualizando que «los principales beneficiados» serán los hoteleros.

Otros no estarán tan contentos, como algunos hosteleros. Por ejemplo los de la Plaza Mayor, que tienen que desmontar sus terrazas por «motivos de seguridad»

Imagen portada: Twitter José Luis Martínez-Almeida

LO MÁS LEÍDO

COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

AHORA EN PORTADA

LO MÁS COMENTADO