/ 3 diciembre 2022
5.7 C
Madrid
/ 3 diciembre 2022

Cerro de los Batallones, el (desconocido) tesoro paleontológico de Madrid

Cerro de los Batallones, el (desconocido) tesoro paleontológico de Madrid

Atapuerca, Altamira, Segóbriga… Son muchos los ejemplos de yacimientos paleontológicos en España, ejemplo de la rica historia que atesora nuestro país y del formidable estado de forma de la investigación en este sentido. Aun así, los nombres que normalmente salen a la luz son siempre los mismos, pero también en la Comunidad de Madrid hay varios ejemplos de estos testigos imborrables del paso de nuestros antepasados por la tierra que hoy pisamos.

Uno de ellos es el yacimiento paleontológico del Cerro de los Batallones, en Torrejón de Velasco. Este espacio acaba de conmemorar su 30º aniversario desde su descubrimiento (está protegido desde 2001 como Bien de Interés Cultural) y, aunque es desconocido por muchos, se trata de uno de los depósitos paleontológicos más importantes de Europa y único en España en lo que respecta a restos hallados de la Era Terciaria.

Se trata de un cerro testigo localizado entre el valle del río Jarama y la Depresión Prados-Guatén. Las investigaciones realizadas en este emplazamiento han permitido reconstruir el ecosistema que existía en esta región hace unos 10 millones de años aproximadamente. Durante el Mioceno superior el paisaje presentaba diferencias muy notables respecto al actual. La más llamativa era, sin duda, la presencia de un gran lago de agua dulce que ocupaba la parte central de la cuenca de Madrid, cuyas orillas debieron ser muy favorables para el desarrollo de diversas especies de vertebrados.

Cerro de los Batallones, el (desconocido) tesoro paleontológico de Madrid 3

De hecho, las sucesivas campañas de excavación han permitido recuperar más de 10.000 restos óseos que, sobre todo, corresponden a animales carnívoros, presentando una amplia variedad de especies. Entre ellas, destaca la presencia de mastodontes y tortugas y jirafas gigantes, con ejemplares que se han conservado completos.

Una “trampa” que hoy es un museo

Los investigadores coinciden en que estas acumulaciones tan amplias de restos fosilizados se deben a la existencia de cavidades naturales en el terreno, que actuaron como trampas mortales para la fauna. Los animales entraban o caían en estos espacios y quedaron atrapados, favoreciendo la formación de estos enormes depósitos que, con el paso de millones de años, se han convertido en un “auténtico tesoro paleontológico” con diversas zonas de excavación.

La escasez de herbívoros (el 98% de los fósiles es de animales carnívoros) implica que las cavidades eran además bien visibles, lo suficiente para ser evitadas por estos animales. Los huesos fósiles exhiben por otra parte un excelente estado de conservación, consecuencia de su depósito en condiciones ambientales muy especiales. Apenas se conocen yacimientos fosilíferos en este tipo de contexto geológico y, por ello, los yacimientos del Cerro de los Batallones son excepcionales desde el punto de vista paleontológico y geológico.

En las distintas excavaciones se ha hallado presencia de los llamados dientes de sable, animales del tamaño de un tigre o leopardo; de hienas primitivas; perros-osos; familiares del panda rojo; al menos dos especies de rinocerontes; équidos parecidos a los caballos y a las cebras; mastodontes similares a los actuales elefantes; ciervos; antílopes y abundantes restos de aves, principalmente rapaces del grupo de los buitres.

Una feliz casualidad

El hallazgo de los yacimientos se produjo de forma fortuita en 1991, como consecuencia de las prospecciones que la empresa TOLSA S.A. realizaba en el Cerro de los Batallones en busca de sepiolita (una roca de uso industrial) que sacaron a la luz huesos fósiles asociados a sedimentos arcillosos.

Cerro de los Batallones, el (desconocido) tesoro paleontológico de Madrid 8

A partir del 1991 y hasta 1993 se excavó el primero de los yacimientos, denominado Batallones 1. En 1999 se reanudaron las labores mineras en el cerro y durante el seguimiento paleontológico se identificó el segundo yacimiento (Batallones-2). Desde el año 2000 y gracias a los seguimientos paleontológicos fueron descubriéndose nuevos yacimientos, un total 10, que han sido objeto de campañas de prospección y/o excavación hasta la actualidad.

Para la difusión, divulgación y promoción del Cerro de los Batallones, este año se han organizado visitas y jornadas de puertas abiertas que han sido disfrutadas por más de 800 visitantes.

Imágenes: Comunidad de Madrid

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

MÁS SOBRE EL AUTOR

REPORTAJES Y ENTREVISTAS

EL ENTREVISTADO

REPORTAJES Y ENTREVISTAS