/ 26 noviembre 2022
4.8 C
Madrid
/ 26 noviembre 2022

El colegio Madrigal de Fuenlabrada, escuela de referencia de Google

A algunos colegios, el anuncio del nuevo Marco de Competencia Digital Docente les ha pillado en plena revolución digital

El colegio Madrigal de Fuenlabrada, escuela de referencia de Google

A algunos colegios, el anuncio del nuevo Marco de Competencia Digital Docente les ha pillado en plena revolución digital

A algunos colegios, el anuncio del nuevo Marco de Competencia Digital Docente les ha pillado en plena revolución digital

El nuevo Marco de Competencia Digital Docente ha acelerado el reloj en los centros educativos de España. De aquí a 2024, el  país deberá certificar las competencias digitales de, al menos, el 80% de los docentes españoles no universitarios. Tres colegios, entre ellos el Madrigal de Fuenlabrada y un instituto, han recibido este anuncio en plena transformación digital de sus aulas con innovadoras soluciones para la vuelta al cole y el apoyo de Educación Conectada de BBVA y Fad Juventud.

Por lo pronto, ya hay varios centros, algunos de ellos participantes en este evento como ejemplo de buenas prácticas, a los que el anuncio del nuevo Marco de Competencia Digital Docente les ha pillado en plena revolución digital. Relatar su historia es buena manera de inspirar a los que vienen detrás y animarlos a contar con Educación Conectada que, desde su lanzamiento en 2020, ha formado a más de 33.000 docentes, familias y alumnos.

El Madrigal: ‘Google Reference School’

Tras haber vivido su propio proceso de transformación, el colegio Madrigal de Fuenlabrada (Madrid) ha conseguido un reconocimiento del que se siente muy satisfecho: el sello Google Reference School. “Para nosotros es un orgullo”, afirma Sergio Sánchez, Google Certified Trainer y responsable TIC del centro. “Formar parte de una red mundial de escuelas, que han demostrado hacer un uso ejemplar e inspirador para otras escuelas, aporta mucho valor a nuestro proyecto de centro”.

Todo comenzó a raíz de un interrogante que Sergio Sánchez necesitaba resolver respecto a los docentes del colegio. “La idea de conocer el nivel de competencia digital de todo el profesorado era uno de mis objetivos para poder identificar necesidades específicas del centro”, explica Sánchez. “A raíz del confinamiento, en el que tuvimos que formar rápidamente a una parte del claustro para el uso de herramientas digitales, descubrimos que esa idea podría ser hecha realidad a través de las certificaciones de educadores de Google”. A partir de ahí, los docentes comenzaron su preparación que resultó ser exigente. “Requirió muchas horas de formación para poder completar los niveles 1 y 2, pero a día de hoy el profesorado está muy agradecido de dominar estas herramientas que facilitan su día a día, tanto en el aula como fuera de ella”.

Una vez formado el profesorado, llegó el cambio a nivel práctico, algo que los alumnos agradecieron.  “Lo demandaban porque en su día a día, están rodeados de tecnología”, recuerda este docente. “Son elementos muy motivadores para ellos ya que les permiten ampliar conocimientos y habilidades que en el futuro les serán muy útiles en su vida, tanto en el aspecto personal como en el laboral. Además, trabajamos mucho con ellos la ciudadanía digital y entienden la importancia de usar la tecnología con un objetivo y unas normas que todos debemos cumplir”. Sus familias, aunque al principio se mostraron algo reticentes, entendieron la necesidad de digitalizar las aulas. “Los primeros pasos fueron difíciles, pero una vez que vieron cómo sus hijos seguían aprendiendo y la motivación con que lo hacían, esa barrera desapareció”.

El camino continúa para este inquieto educador que persevera en buscar nuevas formas de enseñar. “Sigo trabajando en la colaboración entre el profesorado para compartir experiencias y proyectos interdisciplinares que hagan que todos trabajemos en la misma dirección”, cuenta Sánchez. “Tenemos mucho avanzado, pero siempre hay que seguir mirando hacia delante y mantenerse pendiente de las novedades porque estamos en un momento en el que todo cambia mucho y muy rápido”.

Colegio Madrigal

Tendencias para el futuro

La pandemia ha supuesto un acicate para la digitalización, pero el cambio no acaba ahí, sino que cobra un nuevo impulso con la llegada del Marco de Competencia Digital Docente. El futuro se presenta tecnológico y lleno de novedades, basadas en innovaciones presentes que estos docentes ya conocen. “Estamos convencidos de que todas las tendencias metodológicas que revolucionarán las aulas estarán vinculadas a la Inteligencia Artificial”, asegura Carolina Molina,  directora del Instituto de Educación Secundaria (IES) Albalat de Navalmoral de la Mata, que vive también un proceso de renovación tecnológica y digitalización constante.

En el horizonte que marca el nuevo marco, las Aulas del Futuro se perfilan como una guía para muchos centros. “Muestran muy claramente hacia dónde va la educación”, apunta Sergio Sánchez. A la hora de ponerlas en marcha, Nieves García, maestra de infantil en el Colegio Público (CP) San Pedro de los Arcos de Oviedo (Asturias), aboga por la personalización. “Todas las zonas podrán ser combinables y adaptables en función de las necesidades de cada contexto y los recursos de los que el centro disponga”, explica. “La transformación debe ser contextualizada a cada comunidad, a cada Centro y a cada ubicación, para dotarla de realismo y eficiencia”.

Es difícil saber a ciencia cierta cómo serán las clases del futuro, pero lo que está claro es que la enseñanza tradicional de pupitre y pizarra no va a tener cabida en este nuevo modelo. “Yo apostaría muy fuerte por todo el tema de realidad virtual, producción digital, robótica, etc.”, enumera Sánchez. “Creo que es el cambio que viene para los próximos años y que el que no vaya entrando en esta dinámica se puede quedar muy descolgado”.

El nuevo Marco de Competencia Digital Docente ha acelerado el reloj en los centros educativos de España. De aquí a 2024, el  país deberá certificar las competencias digitales de, al menos, el 80% de los docentes españoles no universitarios. Tres colegios, entre ellos el Madrigal de Fuenlabrada y un instituto, han recibido este anuncio en plena transformación digital de sus aulas con innovadoras soluciones para la vuelta al cole y el apoyo de Educación Conectada de BBVA y Fad Juventud.

Por lo pronto, ya hay varios centros, algunos de ellos participantes en este evento como ejemplo de buenas prácticas, a los que el anuncio del nuevo Marco de Competencia Digital Docente les ha pillado en plena revolución digital. Relatar su historia es buena manera de inspirar a los que vienen detrás y animarlos a contar con Educación Conectada que, desde su lanzamiento en 2020, ha formado a más de 33.000 docentes, familias y alumnos.

El Madrigal: ‘Google Reference School’

Tras haber vivido su propio proceso de transformación, el colegio Madrigal de Fuenlabrada (Madrid) ha conseguido un reconocimiento del que se siente muy satisfecho: el sello Google Reference School. “Para nosotros es un orgullo”, afirma Sergio Sánchez, Google Certified Trainer y responsable TIC del centro. “Formar parte de una red mundial de escuelas, que han demostrado hacer un uso ejemplar e inspirador para otras escuelas, aporta mucho valor a nuestro proyecto de centro”.

Todo comenzó a raíz de un interrogante que Sergio Sánchez necesitaba resolver respecto a los docentes del colegio. “La idea de conocer el nivel de competencia digital de todo el profesorado era uno de mis objetivos para poder identificar necesidades específicas del centro”, explica Sánchez. “A raíz del confinamiento, en el que tuvimos que formar rápidamente a una parte del claustro para el uso de herramientas digitales, descubrimos que esa idea podría ser hecha realidad a través de las certificaciones de educadores de Google”. A partir de ahí, los docentes comenzaron su preparación que resultó ser exigente. “Requirió muchas horas de formación para poder completar los niveles 1 y 2, pero a día de hoy el profesorado está muy agradecido de dominar estas herramientas que facilitan su día a día, tanto en el aula como fuera de ella”.

Una vez formado el profesorado, llegó el cambio a nivel práctico, algo que los alumnos agradecieron.  “Lo demandaban porque en su día a día, están rodeados de tecnología”, recuerda este docente. “Son elementos muy motivadores para ellos ya que les permiten ampliar conocimientos y habilidades que en el futuro les serán muy útiles en su vida, tanto en el aspecto personal como en el laboral. Además, trabajamos mucho con ellos la ciudadanía digital y entienden la importancia de usar la tecnología con un objetivo y unas normas que todos debemos cumplir”. Sus familias, aunque al principio se mostraron algo reticentes, entendieron la necesidad de digitalizar las aulas. “Los primeros pasos fueron difíciles, pero una vez que vieron cómo sus hijos seguían aprendiendo y la motivación con que lo hacían, esa barrera desapareció”.

El camino continúa para este inquieto educador que persevera en buscar nuevas formas de enseñar. “Sigo trabajando en la colaboración entre el profesorado para compartir experiencias y proyectos interdisciplinares que hagan que todos trabajemos en la misma dirección”, cuenta Sánchez. “Tenemos mucho avanzado, pero siempre hay que seguir mirando hacia delante y mantenerse pendiente de las novedades porque estamos en un momento en el que todo cambia mucho y muy rápido”.

Colegio Madrigal

Tendencias para el futuro

La pandemia ha supuesto un acicate para la digitalización, pero el cambio no acaba ahí, sino que cobra un nuevo impulso con la llegada del Marco de Competencia Digital Docente. El futuro se presenta tecnológico y lleno de novedades, basadas en innovaciones presentes que estos docentes ya conocen. “Estamos convencidos de que todas las tendencias metodológicas que revolucionarán las aulas estarán vinculadas a la Inteligencia Artificial”, asegura Carolina Molina,  directora del Instituto de Educación Secundaria (IES) Albalat de Navalmoral de la Mata, que vive también un proceso de renovación tecnológica y digitalización constante.

En el horizonte que marca el nuevo marco, las Aulas del Futuro se perfilan como una guía para muchos centros. “Muestran muy claramente hacia dónde va la educación”, apunta Sergio Sánchez. A la hora de ponerlas en marcha, Nieves García, maestra de infantil en el Colegio Público (CP) San Pedro de los Arcos de Oviedo (Asturias), aboga por la personalización. “Todas las zonas podrán ser combinables y adaptables en función de las necesidades de cada contexto y los recursos de los que el centro disponga”, explica. “La transformación debe ser contextualizada a cada comunidad, a cada Centro y a cada ubicación, para dotarla de realismo y eficiencia”.

Es difícil saber a ciencia cierta cómo serán las clases del futuro, pero lo que está claro es que la enseñanza tradicional de pupitre y pizarra no va a tener cabida en este nuevo modelo. “Yo apostaría muy fuerte por todo el tema de realidad virtual, producción digital, robótica, etc.”, enumera Sánchez. “Creo que es el cambio que viene para los próximos años y que el que no vaya entrando en esta dinámica se puede quedar muy descolgado”.

LO MÁS LEÍDO

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

LO MÁS LEÍDO

AHORA EN PORTADA

REPORTAJES Y ENTREVISTAS

REPORTAJES Y ENTREVISTAS