miércoles, junio 19, 2024
19.1 C
Madrid

El Real Madrid sucumbe ante la Juve de Morata y dice adiós a Berlín (1-1)

Un gol de Álvaro Morata, a media hora para el final, eliminó al Real Madrid en semifinales de la Liga de Campeones 1 1 y provocó un año en blanco para los de Carlo Ancelotti,...

Un gol de Álvaro Morata, a media hora para el final, eliminó al Real Madrid en semifinales de la Liga de Campeones (1-1) y provocó un año en blanco para los de Carlo Ancelotti, que fueron incapaces de remontar el 2-1 traído de Turín, dejando escapar la oportunidad de jugar su segunda final consecutiva.

No habrá Berlín que valga, ni perdices ni fuegos artificiales para el año de los madridistas, que confiaron toda su suerte a la noche de este miércoles y se fueron de manos vacías. Un rebote de Morata, el canterano que no quiso Valdebebas, ajustició al vigente campeón de Europa. Hundido, desarmado, hipotecado al fútbol de su «innegociable» BBC. Así cayó el Real Madrid.

Esa -quizá- fue su condena. Sin rastro del conjunto que maravilló al mundo hasta diciembre, el Madrid terminó arrodillado sobre el césped del Bernabéu y perdió toda condición de galáctico. No hubo fútbol, sólo corazón, y ante eso, los italianos son maestros en nadar y guardar la ropa. El gol de Morata fue de lo poco que generaron los juventinos en la capital de España.

- Publicidad -

Ancelotti ideó salir en tromba para arrinconar a la Juve y marcharse al descanso con el objetivo en la buchaca. Con Benzema de referencia en la delantera, los blancos firmaron una extensa nómina de ocasiones. Primero fue el francés, con una media vuelta que a punto estuvo de sorprender a Buffon, y después fue Cristiano quien no se entendió con el 9 en su intento por asistirle.

Los de Allegri, por su lado, olvidaron los apuros en cuanto ponían el balón en tres cuartos de campo. Vidal, con un disparo lejano, avisó a Casillas al cuarto de hora y Bonucci, con un extraño remate de cabeza, desaprovecharon la oportunidad de adelantar a la Vecchia Signora. Aunque ninguna de ellas fue tan claras como las que tuvo el Real Madrid.

En los mejores minutos de la primera parte, con la presa más pendiente del repliegue, el vigente campeón de Europa contestó con su mejor fútbol, el que pasa por las botas de Isco. El malagueño, cuyo nombre ha de escribirse con mayúsculas, se entregó en cuerpo y alma a la causa. Guerrero en defensa y estilista de pincel fino en el balcón del área.

- Publicidad -

Él fue quien dirigió, al calor de un notable Kroos, los mejores momentos del Madrid. Una daga tras otra, que acabaron con el premio del penalti. En el ecuador del primer acto, y tras una internada de James, la Juve cavó su propia tumba, aunque no fuese muy profunda. Chiellini, en su afán por rebañar el balón al colombiano, le trabó en el regate, y el árbitro no dudó en señalar la pena máxima.

Cristiano, que había fallado contra el Valencia tres días antes, no erró en esta ocasión y batió a Buffon por el centro. El gol hizo estallar a la parroquia merengue y sirvió para mejorar sus prestaciones. Aún así, ahí dejó escapar el Madrid la oportunidad de sentenciar a su rival o al menos de provocar la prórroga si hubiese marcado el segundo tanto.

En la segunda mitad, más de lo mismo, pero sin la gasolina del primer tiempo. Los de Ancelotti fueron de más a menos y continuaron pegándose contra la defensa rival, una de las mejores en el Viejo Continente. No hubo forma de lograr el 2-0 y eso que Bale tuvo hasta cuatro ocasiones muy claras que desperdició en el área de castigo.

Ni con la cabeza, ni con la zurda, ni tan siquiera en el disparo de media distancia encontró cobijo el galés, que cabreó sobremanera a la grada blanca. La entrada de Chicharito dio más movilidad a los suyos, pero tampoco sirvió para modificar el guión. Para colmo merengue, cuando corría el minuto 60, Morata se la clavó hasta el fondo.

Un balón sin dueño, tras varias remates de cabeza, terminó en los pies del canterano madridista, que no falló ante Casillas. El 9 del campeón de la Serie A no celebró la diana, pero metió a los suyos en la final. Todavía restaba media hora para que Morata fuese el héroe juventino, como en su tiempo ya hiciese Morientes con el Mónaco, pero el reloj acabó por convertirle en verdugo.

No hubo manera, ni el camino más corto para un Madrid que desprendió falta de ideas, un esquema encorsetado y una aroma de que la temporada se le ha hecho tremendamente larga. No tendrá, tan siquiera, la posibilidad de impedir la quinta Champions de su eterno rival. Berlín será para otros. El Madrid decidió claudicar en su camino.

- Publicidad -
- Publicidad -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Publicidad -

Alcobendas obtiene oficialmente el título de Ciudad Europea del Deporte 2025

El presidente de ACES Europa (Asociación de Ciudades Europeas del Deporte), Gian Francesco Lupatelli, ha comunicado a...

La Real Casa de Correos engalana su fachada en el décimo aniversario de la proclamación del Rey Felipe VI

La Comunidad de Madrid ha engalanado la fachada de la Real Casa de Correos con motivo del...

El sector del transporte alerta: las restricciones medioambientales en Madrid podrían generar desabastecimiento en la capital

Hace algunos días veíamos que, con las nuevas políticas ambientales que se están poniendo en marcha en...

El nuevo intercambiador de Valdebebas estará terminado en noviembre

La cuenta atrás para la puesta en marcha del intercambiador de transporte público de Valdebebas sigue avanzando...

El Alcalde de Algete cumple el sueño de una vecina centenaria

El alcalde de Algete, Fernando Romo, ha visitado este lunes a Francisca Camacho Torrejón, una vecina del...

Devolver Galapagar a sus vecinos: Así es el balance del Carla Greciano en el primer año de legislatura

La alcaldesa de Galapagar, Carla Greciano, ha realizado un balance del primer año de su legislatura en...