sábado, junio 15, 2024
20.5 C
Madrid

Sicario: poder, dinero, amor, sangre… familias

Notable filme con buenas interpretaciones y un director que demostrando su candidatura onírica a la siguiente generación de Blade Runners. Notable filme con buenas...

De las últimas producciones cinematográficas sobre el mundo de la droga, destaca una película ultraviolenta como la mexicana Heli de Amat Escalante, donde se recreaban crudamente esos estragos causados por una industria prohibida, sobre elementos más desfavorecidos de población u otros que persiguen la supervivencia a través de un salvaje comercio en la frontera. En estos momentos, en cualquier parte del mundo, se desencadena el ajuste de cuentas de sombras ocultas en diferentes capas de la sociedad, padres de familia y armas mezclados en mezcal y otras sustancias, hijas desvalidas o desaparecidas, y descerebrados por unos efectos que potencian aquel horror, contratados por un poder siniestro que maneja ese mercadeo de estupefacientes o personas.

El director Denis Villeneuve (en mi punto de mira, desde su terrible Incendies al enigma anterior titulado Enemy) continúa abarcando con determinación y un objetivo diferente del panorama actual, la espiral oscura de consumo político y comercio de relaciones humanas, que destruye la vida de jóvenes y sus familias, por todo el planeta. 

Si en Heli se trataba de clases marginales, en este caso, las familias poderosas se verán golpeadas por esta nueva forma de guerra instalada entre ciudadanos dedicados al tráfico y los cuerpos policiales. Las mafias se han apoderado de la mente de jóvenes o acomodados en altos niveles sociales, por medio del miedo hacia un objeto paranoico de triunfo social o éxito personal a cualquier precio.

- Publicidad -

Aquí, Villeneuve presenta a un grupo armado que plantea una colaboración en la clandestinidad (por tanto, más o menos legal) entre distintos órdenes establecidos, como los departamentos de narcóticos, la rivalidad entre cuerpos como el FBI, CIA y la policía federal de la frontera. Sumados, otros participantes fantasmagóricos que se vieron abocados a esta inmersión en el fuego de los infiernos blanquecinos de la droga y la violencia. 

¿Por qué es interesante esta película, si ya hemos visto otras incursiones poderosas en el mundo de los estupefacientes y el comercio ilegal? Pues, en Sicario, Villeneuve se mueve como un cazador furtivo entre sombras. Es un magnífico creador de atmósferas, recargadas y repletas de tensión que, tarde o temprano, acaban estallando ante las narices del espectador, con impacto sonoro y elementos musicales mezclados para recrear clímax incómodos para el espectador. A través de la banda sonora del compositor Jóhann Jóhannsson que excita el ánimo en otras producciones (Prisoners, La Teoría del Todo, Foxcatcher) … compactas, oníricas y asfixiantes.

Además, el director canadiense apuesta por actores de alta graduación para sus papeles más relevantes, cuyo carisma y trabajo se ve recompensado con sus historias imaginativas u oscuras, junto a otros intérpretes de carácter que completan un ejército milimetrado de su elección, tanto en lacayos como servidores de la ley, o sicarios con la mirada de la venganza.

- Publicidad -

Sicario, no sólo en México tiene un significado de hombre de valores materialistas, un mercenario contratado a sueldo para intervenir (y asesinar) en distintos niveles de la corrupción generalizada en la sociedad. Cuando poder político y económico se dan la mano en este horizonte corrupto, aparece de nuevo el rostro iniciado en Traffic de Soderberg, de un actor descomunal como nuestro nacionalizado Benicio del Toro (con próximos proyectos en las galaxias); camaleón de Puerto Rico que se adapta a cualquier situación dramática o extrema, convirtiéndose en un actor imprevisible que puede pasar del caos al orden, de la comedia a lo trágico, y siempre bordando un papel que se ajusta como un guante enlutado, a sus silencios más ocultos. 

Siempre bien apoyado por la adorable y personal Emily Blunt (La Pesca del Salmón en Yemen, Looper), una londinense con estudios teatrales y un Globo de Oro, que merecería una nominación del tío Oscar, al menos este año; y un característico Josh Brolin (Inherent Vice, Everest) que se muestra cada vez más dominador de oficio, un moldeador de actuaciones con carácter y aristas envolventes, que parece jugar con el espectador como gato desenredando su propio juego de creación del personaje y al que veremos pronto en la esperada Hail, Caesar!, y posiblemente premiada, nueva comedia de los Hermanos Coen.

Juárez, ciudad de vacaciones extremas en el averno. Sita sobre el desierto de Chihuahua, es un lugar encajonado en que sudan y sangran los hombres, se conjugan los actos más desagradables de que es capaz el ser humano, entre un tráfico de influencias al servicio de sustancias que destrozan vidas. Localización mexicana de una guerra que dura demasiado, donde hermanos y vecinos se destrozan en las calles de la city, apareciendo sus cuerpos desmembrados a la vista de los ojos de cualquier inocente. También, un intrincado ejercicio oculto de servilismo a los poderosos, donde la manipulación de pruebas ante la excesiva violencia, sirve para hacer frente al terror con iguales armas.

Tiroteos cinematográficos en pleno atasco bajo el duro sol del desierto al mediodía y estrategias durante la fría noche… desde aquí u otros lugares como Medellín (pasado de Colombia), no existe ya espacio para la atracción física ni el amor, pues se diluye como carne en una solución ácida.

Estos sicarios, han convertido el sexo en una batalla interna entre cuerpos tras las paredes gastadas de un motel, o una incursión en la oscuridad a espacios profundos del miedo, manifiesto con destellos fortuitos de sus ojos o una pequeña detonación entre sus manos. Desde luego, así el director se demuestra un creador privilegiado, fotografiando esos lugares de penumbra del ser humano, como avanzase en aquellos títulos de su filmografía envueltos en la psicología interna de otros sufridos personajes, solitarios que circulan por esa línea divisoria de enfermedad u otros ambientes sofocantes del terror psicológico.

En esta Sicario, que fue presentada en Cannes y ha sido nombrada como una de las 10 mejores películas del año con varias nominaciones, todo es demasiado real. Actores entregados a esta verdad que juzga,  martiriza y sentencia, fuera de los estados o alejada del juego en los tribunales, más dedicados al ojo por ojo, mientras uniones indemostrables se muestran como solución a mayores problemas. Si fueran capaces de detener la masacre.

Una fotografía por espacios herméticos, salvajes o sombríos, en el ojo del gran británico Roger Deakins responsable también de la misma en Hail Caesar!, se encarga de reflejar dos mundos agobiantes del día y, no menos, de noche subterránea. Con el guion elaborado por un novel actor en estas cuestiones como Taylor Sheridan, que trata el amor personal o familiar, como un plato pretérito que quedo frío sobre la mesa y revive con nuevos bríos vengativos. 

Aunque el filme (al contrario que la radical Heli) se desprende rápidamente de aquellos seres castigados por la cultura adulterada, inocentes en este absurdo clandestino permitido por poderes fácticos; aquí, los verdaderos fantasmas son ciudadanos pacíficos que miran cuerpos descarnados en el trayecto a sus trabajos, niños nombrados por todos en la película, los invisibles o desaparecidos por actos adultos y aquellos que se ven arrastrados, por circunstancias sociales o políticas (diferentes en cada posición), a una guerra en la que todos perderán algo. Poder, dinero, amor, sangre… familias.

Sicario es alguien que cobra por un asesinato premeditado, algo tan triste y luctuoso de una relación comercial que nos desarma; pero también es un notable filme, con buenas interpretaciones y un director que ha demostrado su candidatura onírica a la siguiente generación de Blade Runners. O no…

- Publicidad -
- Publicidad -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Publicidad -

Las claves de la estrategia turística de Madrid para el futuro más cercano

Equilibrado estacional y geográficamente, sostenible y respetuoso con sus habitantes. Estas son las líneas maestras de la...

Madrid conmemora el décimo aniversario de la proclamación del Rey Felipe VI

La Comunidad de Madrid conmemorará el décimo aniversario de la proclamación del Rey Felipe VI con la...

Debates y talleres marcan el Orgullo LGTBIQ+ 2024 en Getafe

El Ayuntamiento de Getafe ha lanzado la celebración del Orgullo LGTBIQ+ 2024 con el lema Ni un...

Descenso histórico del dióxido de nitrógeno en Madrid

Madrid cerró el mes de mayo con una disminución histórica de los niveles de dióxido de nitrógeno...

El mercado de segunda mano en Madrid ahorra el equivalente de 623.050 botellas de plástico

No es ningún secreto que la compra y venta de artículos de segunda mano es una tendencia...

Cerca de 140 vecinos de Galapagar jurarán la Bandera de España este domingo

La plaza de Galapagar se viste de gala este domingo, 16 de junio, en un solemne acto...