Tiempo de lectura 2 minutos


El 15 de Mayo, Día de San Isidro, el patrón de Madrid, está a la vuelta de la esquina, y para que este año no os perdáis ninguno de los dulces más típicos de estas fiestas. Este es nuestro Top 5:

ROSQUILLAS

Es el dulce más conocido de estas fiestas populares, y hay diferentes variedades, tontas, listas, de santa clara, francesas, de San Isidro, de limón y la de la Tía Javiera.

Las más conocidas son las tontas y listas. Únicamente se diferencian en la capa, las listas van bañadas con azúcar fondant de diferentes colores y las tontas no llevan nada por encima. La masa y el proceso de elaboración es el mismo (harina, huevo, azúcar, aceite y anís), sólo van pintadas con huevo. Las de Santa clara están recubiertas de merengue seco. Las francesas van recubiertas de almendras garrapiñadas.

Entre las pastelerías más destacadas de Madrid para degustar este dulce típico, encontramos: La Mallorquina, Confitería el Riojano, El horno de San Onofre, La antigua pastelería del Pozo, Lhardi, Nunos, Spelta, y la pastelería La duquesita.

BARQUILLOS

En menos de dos semanas, las praderas de San Isidro, se llenaran de los famosos barquilleros, ataviados con el traje tradicional de chulapo y su cesta metálica. Tradicionalmente, en la parte superior de la lata, se jugaba al Clavo. Un popular juego en el que se tiraba de la rueda y el que sacará una cifra menor debía comprar barquillos para todos.

Este dulce esta elaborado con una hoja delgada de pasta de harina sin levadura, con azúcar o miel y aromatizaba con canela, antaño se vendían en forma triangular o de barco, de ahí el nombre que conserva. Hoy es más común encontrarlo en forma de canutillo.

La mejor manera de degustar este postre es deambulando por las calles y dejarse engatusar por los barquilleros. Aunque en esas fechas también podemos encontrarlos en ciertas pastelerías cómo Casa Mira o el Horno de San Onofre, donde la única fábrica de barquilleros de Madrid, distribuye estos dulces. La familia Cañas, cinco generaciones de barquilleros.

Al rico barquillo de canela para el nene y la nena, son coco y valen poco, son de menta y alimentan, de vainilla ¡que maravilla!, y de limón que ricos, que ricos , que ricos que son!. Familia Cañas.

ALGODÓN DE AZÚCAR

Este sencillo dulce, elaborado a base de azúcar y mundialmente conocido se originó en Italia en el 1400. Los cocineros solían calentar azúcar hasta hacerla líquida y luego, con un tenedor formaban largos hilos flexibles usaban como decoración para otros platos.

En las fiestas de San Isidro es otro de los dulces más típicos que encanta sobre todo a niños y adolescentes. Los kioskos y tiendas que rodean la pradera se llenan de estas dulces y esponjosas nubes de color.

ALMENDRAS GARRAPIÑADAS

Las almendras garrapiñadas son aquellas a las que, crudas, se les añade un recubrimiento de caramelo, hecho a partir de azúcar caramelizado. Este caramelo oscurece la almendra, el azúcar tostado endulza y da una textura dura a la almendra. Postre dulce y delicioso, y que por suerte, encontramos fácilmente en cualquier fecha en kioskos o pastelerías.

Las más famosas son las de Alcalá, las del convento de las Clarisas de San Diego, también llamadas “almendreras”.

MANZANA CARAMELIZADA

Cómo su nombre indica y ya todos conocemos, son las famosas manzanas cubiertas de caramelo a modo de piruleta. En su elaboración únicamente emplean azúcar, jarabe de maíz, agua, canela y colorante rojo. Aunque hoy no es raro encontrar diferentes variedades con chocolate o recubiertas de virutas de colores.

Este postre es originario de Estados Unidos, y fue en 1908 cuando se produjo el primer lote de manzanas confitadas. 110 años después es un dulce típico en ferias y verbenas. En San Isidro no faltan las manzanas.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *