Tiempo de lectura: 3 minutos


En la era de la tecnología las nomenclaturas van cambiando como uno cambia de camisa. Muchos de los nuevos nombre vienen del inglés pero se adaptan a nuestro idioma como si fuera una palabra nueva que engloba un significado único. Algunos saben cómo usar los nuevos vocablos pero son los más los que no tienen ni idea de la mejor manera de utilizarlos. Gaming e iGaming son dos palabras que solo están separadas por una pequeña ‘i’ pero que contienen significados muy diferentes.

La palabra Gaming apareció desde la llegada de los juegos electrónicos y, en concreto, desde la aparición masiva de los juegos de ordenador o videojuegos. Sin embargo, desde  hace unos años, el Gaming está asociado a una estrategia de marketing cuyo objetivo es ayudar a vender un producto consiguiendo que tu negocio sea más atractivo para el cliente. Cuando asociamos el Gaming al marketing se puede oír hablar de la palabra gamificacion, que viene del inglés gamification y que se encarga de aplicar dinámicas de juego en entornos que no están, precisamente, relacionados con el ocio y, así, aumentar la motivación en la realización de alguna tarea.

El Gaming está, directamente, relacionado con al marketing de contenidos, que se centra en crear contenidos de calidad  y que tengan relación con la marca que representa, para que mediante técnicas de posicionamiento y el uso adecuado de las redes sociales se consiga una buena visualización online. Algunas de las acciones que se relacionan con el marketing de contenidos pueden ser la búsqueda de followers en Twitter, crear un buen diseño de página en Facebook o la actualización y el cuidado del blog corporativo; el Gaming es otro de los recursos en los que el marketing puede apoyarse, con la incorporación de estructuras basadas en el juego para conseguir un mayor número de seguidores.

¿Qué es el Gaming y el iGaming? No es lo mismo 1

Fuente: Muy Pymes

La gamificación se dio a conocer primero en el mundo empresarial con el uso, por ejemplo, de simuladores de vuelo para las prácticas de los pilotos o con juegos que sirven para unir a los trabajadores de una empresa, como el Plantville de Siemens inspirado en Farmville, que ayuda a sus empleados a conectar con los procesos de fabricación.

La gamificación es un paso más a las necesidades de marketing de un producto. Muchos millennials han llegado ya a los treinta convertidos en compradores potenciales, por lo que estos nativos tecnológicos van a pedir mucho más que una interacción en redes sociales para engancharse a un producto o fidelizarse a una compañía. La gamificación ayuda a adaptarse a las nuevas demandas que surgen de la evolución de la sociedad. Nike supo renovarse a los tiempos que venían con el lanzamiento de la app Nike+ con la que sus clientes compartían sus logros y sus retos, lo que consiguió crear un lugar donde los amantes de la marca se encontraran y se fidelizaran.

Fuente: Survey Any Place

Otra de las propuestas más sonadas en cuestión de gamificación fue la propuesta por Starbucks. Si el mayor de los objetivos del uso del juego en la estrategia de marketing es fidelizar clientes, la marca de café utilizó el juego para crear un sistema de puntos que ayudara a los clientes a subir en la escala de la ‘lealtad’: a media que compraban productos subían de nivel y recibían recompensas que podían ir desde tazas de café gratuitas o objetos diseñados expresamente para los clientes.

¿Qué es el Gaming y el iGaming? No es lo mismo 2

Fuente: Jar Creative

Algunos de los elementos que el uso del Gaming en el marketing debe incluir para convertirse en una buena estrategia de fidelización son: la cooperación entre los participantes; crear diversión; que haya misiones y diferentes niveles; que la interfaz sea estética y haya recompensas. Y, sobre todo, es importante arriesgar, innovar y plantear nuevos retos al usuario para que no se canse y quiera seguir interactuando con la marca.

Por su lado, el iGaming se refiere a todo el conjunto de juegos de casino que existe en internet, desde ruletas, poker, blackjack o bingo y que desde hace unos años han tomado protagonismo en el ocio online, sobre todo desde que pueden jugarse desde los teléfonos móviles. La adaptación de estos juegos de casino al mundo virtual, les ha llevado a adoptar aspectos del Gaming, es decir, de los videojuegos y que ayudan a los clientes a valorar más la experiencia de juego. Si, por ejemplo, conocemos las reglas de juego las máquinas tragaperras online nos daremos cuenta de que no son tan diferentes a un videojuego: en los dos predomina el diseño visual y auditivo que anima al juego; los dos ofrecen recompensas, unos en forma de multiplicadores o giros gratis y otros en vidas o puntos y en ambos los jugadores aumentan de nivel según van avanzando en el juego.

Así que, después de todo esto podríamos resumir con los siguiente: la gamificación engloba las estructuras que han hecho populares a los juegos para aplicarlas en otros ámbitos, como hemos visto en el marketing o en la comunicación interior de la empresa. El éxito de su aplicación está permitiendo que otros aspectos del mundo virtual apuesten por su uso, llegando incluso a otro tipo de juegos como son los iGaming. La gamificación viene de la palabra Gaming que se usa para llamar los juegos electrónicos que aparecieron con fuerza con el desarrollo de la tecnología y que han seguido creciendo con la llegada de nuevos dispositivos. Y por ultimo, decir que no hay que confundir al gaming con los eSports, que están en pleno auge y a los que les queda mucho que demostrar en el futuro: si el primero se refiere al acto de jugar a videojuegos, el segundo es una competición entre muchas personas a través de juegos electrónicos, con torneos de todo tipo y con la necesidad de entrenar a diario como se hace en cualquier otro deporte.