-Publicidad-

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El Centro de Testaje del el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (Imidra) en Aranjuez, que analiza las cualidades del ganado mediante sistemas de alimentación y control, acogió el pasado mes de julio cerca de 80 animales para ser testados, y está previsto que en el próximo mes de octubre se incorporen otros 40 más.

-Publicidad-

Según ha informado la Comunidad de Madrid en un comunicado, el Gobierno fomenta la calidad y producción del ganado bovino a través del Centro de Testaje situado en la finca experimental La Chimenea de Aranjuez, gestionada por el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA).

En este centro de la Comunidad de Madrid, dotado de sistemas de alimentación y control, se lleva a cabo el testaje de reproductores de ganado bovino de razas puras de aptitud cárnica, por el que los terneros se someten a pruebas para determinar cuáles son los más productivos.

A través del testaje, utilizado por las Asociaciones de Criadores, se obtienen datos de apoyo a la valoración genética para detectar los ejemplares de mejor nivel de producción, con el fin de elegir «los mejores reproductores» para poder utilizarlos como sementales y de esta forma obtener, como objetivo final, «la rentabilidad económica de la explotación, lo que se consigue aumentando la productividad, medida por los kilos de carne producidos al menor costo».

De esta manera, el Gobierno regional pone a disposición de los criadores de ganado «los medios más efectivos y tecnológicamente desarrollados para ayudarles en la mejora genética de sus explotaciones y colaborar en la mayor productividad de las mismas».

Desde el año 2005, en el que se firmó el primer convenio entre el IMIDRA y la Federación Española de Criadores de Ganado Limusín, en el Centro de Testaje de Aranjuez se evalúa la producción individual de un elevado número de sementales de ganado vacuno de esa raza.

El objetivo de estos convenios es el control de rendimiento cárnico, evaluando la productividad mediante el control de peso, crecimiento, funcionalidad y morfología de cada animal sometido a las mismas condiciones de manejo y alimentación.

Con estos testajes o controles se pretende facilitar a los criadores de ganado información relevante para el desarrollo de su Programa de Mejora Genética y la gestión del Libro Genealógico de la raza, y, de esa manera, valorar los animales para su uso como sementales y con ello mejorar la raza.

La estancia de los animales en los centros de testaje incluye, según el Ejecutivo madrileño, «todo tipo de cuidados, pruebas sanitarias, de semen (si así lo solicitan los ganaderos), atención veterinaria y diagnóstico de laboratorio, si es necesario».

Todos los animales testados están inscritos en sus respectivos libros genealógicos y proceden de ganaderías que estén colaborando con el Esquema Nacional de selección de cada raza.

La información que el Imidra facilita a los criadores de ganado es, fundamentalmente, el índice de ganancia media diaria de peso, tratado de forma individual, y el índice de transformación, es decir, el número de kilogramos de pienso necesario para ganar un kg de peso de cada animal.

Dicha información se obtiene mediante la colocación de un chip electrónico a cada animal que, conectado a un sistema automático de alimentación, permite seleccionar y administrar una cantidad de pienso determinado, así como su dispensación a lo largo del día.

El control de la ingesta de pienso, complementado con controles de peso mensuales durante al menos cinco meses, permite obtener los índices de peso y de transformación, además de valorar si su comportamiento y morfología están dentro de los patrones de la raza.

Así, se le adjudica a cada animal una puntuación que permite conocer el potencial genético.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here