Tiempo de lectura 3 minutos


Francisco Sanz, el alcalde de Somosierra ha pasado los últimos días pegado a su teléfono. Nuestra llamada no es la primera de hoy y tampoco será la última. El regidor, del grupo socialista, ha estado durante años al frente de este municipio de la Sierra Norte de Madrid que nunca ha sido noticia durante un período tan largo ni para tantos medios como estos días.

Hace poco más de una semana que saltaba la alarma entre los vecinos de Somosierra, un pueblo de apenas 77 habitantes (según el INE), el que se sitúa más al norte de la Comunidad de Madrid en un puerto que hace frontera con la provincia de Segovia, a 1.400 metros de altura. En torno a 40 de los menores inmigrantes que se encuentran hacinados en el Centro de Primera Acogida de Hortaleza van a ser trasladados a una residencia de propiedad privada y sin estrenar del municipio. Los vecinos rápidamente trasladaron su inquietud al Ayuntamiento.

La principal queja que tienen en Somosierra y por la que vecinos y Ayuntamiento se han dirigido a la Comunidad de Madrid es la falta de información. “Yo no tengo ni un triste documento por escrito de la Comunidad deMadrid ni ningún protocolo que especifique cómo se tiene que actuar si estos chicos vienen” comenta Francisco Sanz. “No sabemos ni cuándo van a venir, ni cuántos, qué es lo que van a hacer, nada en absoluto”.

“Nosotros nunca comunicamos dónde van a ir estos menores, ya que no queremos que se produzcan episodios de discriminación, por eso no hemos anunciado que fueran a ir a Somosierra”.

Comunidad de Madrid

Desde la Consejería de Políticas Sociales de la Comunidad deMadrid se niega que se haya tomado la decisión de trasladar a los menores al municipio “nosotros nunca comunicamos dónde van a ir estos menores, ya que no queremos que se produzcan episodios de discriminación, por eso no hemos anunciado que fueran a ir a Somosierra” han explicado fuentes de la administración. La noticia ha surgido a partir de los vecinos del pueblo, aseguran, asimismo ha sido el alcalde el que se ha puesto en contacto con la Comunidad para informar de que se había enterado de esta situación. Con relación a la falta de comunicación, han explicado a Madrid es Noticia que se debe a que no se ha tomado la decisión de trasladar a los menores, por lo que no se ha hecho pública, y por tanto “no hay nada que comunicar”.

El pasado domingo se reunieron vecinos y Ayuntamiento para tratar de alcanzar alguna solución a este asunto que se ha traducido en la firma este lunes de un decreto para suspender cautelarmente la licencia de actividad de la residencia hasta que tengan noticias por parte del Gobierno regional.

Tras varios días en el foco de la noticia, los vecinos y el alcalde del municipio quieren dejar clara su posición, no están en contra delos MENAS, sino que consideran que ni su municipio está preparado para acogerles ni ellos lo están para adaptarse a las características de Somosierra.“Nosotros no tenemos nada contra estos muchachos, pero ellos no conocen la nieve, no conocen el frío y no pueden estar aquí encerrados, y si salen corren el riesgo de perderse en la nieve, por ejemplo” explica Francisco Sanz. “No es en contra de los chavales, es a su favor, por el riesgo que corren si vienen aquí” añade.

En el municipio, según asegura el alcalde, difícilmente llegan a 60 habitantes, la mayor parte de ellos jubilados, por lo que la llegada de los 40 jóvenes supondría “un impacto demográfico muy grande”. El problema se encuentra, aseguran, en que el municipio no cuenta con servicios adecuados, las comunicaciones con Buitrago del Lozoya, el municipio más cercano con colegio, son escasas, con apenas tres autobuses al día. Además, Somosierra no cuenta con servicio de atención médica diaria, los sanitarios solo acuden dos días por semanas ni farmacia o instalaciones deportivas adecuadas, según informa Francisco Sanz.

“La llegada de los jóvenes supondría un impacto demográfico muy grande”.

Francisco Sanz, alcalde de Somosierra. 

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, anunció el pasado jueves que valoraría con técnicos y educadores la idoneidad de trasladar a un grupo de menores extranjeros no acompañados (MENAS) a Somosierra. En este caso, afirmó, salió a la luz a dónde se les iba a trasladar, lo cual ha rechazan desde el Gobierno de la región porque «se estigmatiza a los chavales y a los sitios a los que van». «Hay que darles la tranquilidad de que no se sepa dónde van a ir», añadió en sus declaraciones.

A día de hoy, en el municipio siguen esperando soluciones y Francisco Sanz no cesa en su petición de que ya sea el presidente de la CAM, ya sea la Consejera de Políticas Sociales y Familia, Dolores Moreno, le trasladen un informe acerca de la situación. Por su parte, desde la Comunidad de Madrid se niega que este proceso vaya a llevarse a cabo y mantienen su postura de no hacer público el lugar de destino de los menores para protegerles de posibles episodios de discriminación.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *