Tiempo de lectura 2 minutos

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, se ha reunido este jueves con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en un encuentro en el que le ha reclamado eliminar el tope del fondo de competitividad, “que permite que autonomías con una elevada capacidad fiscal puedan recibir una cantidad adicional”, y en el que han avanzado en el desbloqueo del proyecto de la variante de la A1.

En la cita, que ha tenido lugar en La Moncloa, dentro de la ronda de contactos del presidente con los dirigentes autonómicos, también se han abordado, entre otros temas, los “cero euros” que el Gobierno regional ha recibido para menores extranjeros no acompañados (MENAS), los fondos para dependencia o una posible reforma educativa.

En una rueda de prensa posterior, Garrido ha desgranado que le ha pedido a Sánchez un nuevo sistema de financiación, una cuestión “capital” para la Comunidad de Madrid, así como que esté condicionado por los principios de “solidaridad y equidad”. “Creo que hay que ponerse a ello, no se puede dejar paralizado”, ha defendido.

En este punto, el presidente regional ha explicado su propuesta respecto a la modificación del límite del fondo de competitividad. Así, ha indicado que en este momento está fijado en el 1,06 por ciento mientras que la Comunidad está en el 1,1 por ciento, lo que impide que se reciban entre 500 y 600 millones de euros.

“Esto es perfectamente modificable y además no perjudica a ninguna autonomía. No son fondos que haya que detraer del resto de la financiación sino que sería un fondo neto que recibiría la Comunidad. Cuando se habla de competitividad no se puede poner un tope”, ha sostenido.

Por otra parte, en materia de infraestructuras, sobre el Plan de Cercanías, Garrido se ha llevado el compromiso de que lo prometido por el Ejecutivo anterior del PP se cumplirá aunque ambas administraciones se han emplazado a la reunión que mantendrán la próxima semana la consejera de Transportes, Rosalía Gonzalo, y el ministro de Fomento, José Luis Ábalos.

Además, en cuanto al proyecto de la variante de la A1, al que le faltaba el informe de impacto ambiental, Sánchez le ha trasladado que el documento es favorable por lo que a partir de enero se podría tener planteado el proyecto. “Queremos que no haya ninguna demora en esta materia, porque si no la hay a lo largo de la próxima Legislatura podríamos ver completada esa obra”, ha reclamado el dirigente autonómico.

No ocurre lo mismo para el Bus-VAO de la A2 para el que todavía no está cerrado el convenio entre Gobierno central, Comunidad y Ayuntamiento, por lo que Garrido le ha emplazado a que lo resuelva “cuanto antes” para dar solución a la capital por dicha entrada.

Garrido ha recordado que en la Comunidad se ha producido un incremento de menores extranjeros no acompañados (MENAS) y que, pese a ello, el Gobierno regional no ha sido atendido en los fondos que ha dispuesto el Estado. Por ello, ambos presidentes se han emplazado a sentarse y buscar una solución. Ante este avance, el Ejecutivo autonómico paralizará la preparación del recurso que pensaban presentar por la cuestión ante los tribunales.

Asimismo, en materia de dependencia, ha explicado que ha trasladado a Sánchez su preocupación porque la región está financiando actualmente más del 80 por ciento cuando la normativa dice que la materia debe estar cofinanciada entre el Estado y la autonomía al 50 por ciento así como de la mejora del fondo del cohesión en materia de Sanidad.

Por último, el dirigente autonómico ha pedido que en materia educativa “se escuche a las autonomías” en una reunión antes de alcanzar un acuerdo y de realizar cualquier modificación legal. “El principio de lealtad institucional establece que no se puede hacer ninguna modificación que conlleve un nuevo gasto presupuestario si antes no ha sido pactada con las autonomías”, ha deslizado, al tiempo en el que ha pedido que se “respeten” los modelos.

Garrido, que ha tildado de “cordial” el encuentro dado que ya se conocían de cuando ambos eran concejales en el Ayuntamiento de Madrid sí ha querido contraponer el modelo de la Comunidad con el del Gobierno central. Y es que, ha defendido que Sánchez gobierna con “grupos muy heterogénos, algunos que no creen en la Constitución o que quieren romper España” mientras que él lo hace con Ciudadanos o que la Comunidad tiene ya el Presupuesto a punto de ser aprobado pero esto no sucede en el Estado.

“Estamos contrastando dos modelos: un Gobierno de estabilidad y de apoyos políticos claros y no reprochables y un Gobierno muy distinto que genera inestabilidad y que tiene apoyos que, lamentablemente, hubiera sido mejor que no hubiera tenido”, ha concluido.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *