Tiempo de lectura 2 minutos


El paseo de la Castellana ha quedado despejado de taxis pasadas las 10.15 horas después de casi tres horas de desalojo por parte de la Policía Nacional y del trabajo de las grúas del Ayuntamiento de Madrid, que se han llevado los vehículos que no han sido retirados por sus dueños de forma voluntaria.

Entre las 7 y las 8 horas, las primeras grúas han empezado a llevarse los coches que estaban estacionados en los laterales del paseo de la Castellana, a la altura de la plaza de Emilio Castelar. Allí también la Policía Municipal de Madrid ha empezado a multar.

Posteriormente, se han vivido momentos de tensión y forcejeo cuando la Policía Nacional ha tratado de dispersar los carriles centrales y los taxistas concentrados se han sentado delante de los vehículos para impedir ser desalojados.

Finalmente, han conseguido ir dejando libre el tramo de la Castellana entre plaza de Colón y Gregorio Marañón. Sólo ha permanecido la tienda de campaña de los taxistas que cumplen este lunes su cuarto día de huelga de hambre.

SEIS ATENDIDOS POR EL SAMUR

El Samur-Protección Civil ha atendido, hasta las 10 horas, a seis personas durante el desalojo de los taxistas acampados en el Paseo de la Castellana desde el pasado sábado por la noche.

Una portavoz de Emergencias Madrid ha detallado a Europa Press que en concreto, se ha atendido a un policía nacional con una contusión en la mano y que ha sido trasladado hasta el Hospital de Nuestra señora de América.

Los otros cinco atendidos son manifestantes, que presentaban distintas contusiones o crisis de ansiedad. Todos han recibido el alta en el lugar.

Por otro lado, también se encuentran en la zona bomberos del Ayuntamiento de Madrid, que han apagado los bidones con hogueras que han encendido esta noche los taxistas congregados para hacer frente al frío en la acampada.

LA COMUNIDAD DE MADRID SIGUE BUSCANDO EL ACUERDO

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha asegurado este lunes que siguen abiertos a llegar a un acuerdo con el sector del taxi, buscando proteger la captación del cliente con sanciones «severas» para las VTC que lo incumplan, pero no van a aceptar legislar para eliminar la competencia.

«Hemos mantenido contacto desde el primer día y lo seguiremos teniendo con esa mayoría que lo que quieren es una solución razonable», ha indicado el dirigente autonómica, en declaraciones a Cadena Cope, recogidas por Europa Press.

Garrido ha lamentado que hay «un grupo y unos representantes que sólo han pretendido ‘o todo o nada’ y cuando uno quiere eso, es muy fácil que al final se quede con nada», ha sostenido el presidente madrileño, quien ha asegurado que lo que no van a hacer es seguir el modelo aprobado en Cataluña.

«Solo admiten que se pueda contratar con una hora de antelación en ese lugar que se dirige hacia la Edad Media desde hace años», ha criticado Garrido, quien ha dicho que ese no es el modelo de Madrid. «Están prohibiendo construir hoteles, están con turismofobia, en Cataluña son independentistas y radicales», ha apuntado.

En este punto, ha insistido en que él está dispuesto a proteger la captación de clientes, competencia claramente de los taxistas, pero no puede permitir dejar un «pufo» de indemnizaciones de 2.000 millones de euros «que tengan que pagar los madrileños porque haya un chantaje por una parte pequeña del taxi».


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *