Tiempo de lectura 1 minuto


Carabanchel. Barrio castizo, acogedor, sencillo… ¿y rompedor? Aunque no lo parezca, este distrito fundamental para entender la vida madrileña oculta un espacio de arquitectura de corte indudablemente bohemio y dotado de un aire clásico que le hace sobresalir entre el resto de localizaciones del barrio. Se trata de la Colonia de la Prensa, un antiguo lugar de intercambio de ideas cuyo aspecto externo resulta cautivador.

UN HOGAR PARA LOS PERIODISTAS

Este barrio, que se puede encontrar en una entrada a través de los números 61 y 63 de la calle Eugenia de Montijo, fue construido entre los años 1913 y 1916, cuando un estilo de vida más moderno y burgués comenzaba a llegar a nuestra capital. El encargado de diseñar el plan fue el arquitecto Felipe Mario López Blanco, responsable también del Palacio de Correos y una figura icónica en la Madrid moderna. 

Su origen es también muy curioso: se ideó para dar cobijo a un conjunto de redactores y autores de la agrupación profesional “Los Cincuenta”, la primera que reunía a profesionales del periodismo en España. Estas viviendas, de las que todavía se conservan unas cuantas, solían contar con un jardín, y seguían un estilo modernista marcado por la tendencia ‘art-déco’ que tanto éxito había cosechado en Estados Unidos. Cumplió con creces el objetivo de urbanizar los territorios entre Carabanchel Alto y Carabanchel Bajo.

¿QUÉ ES EL ART-DÉCO?

Aunque todavía no se había constituido en un movimiento, las formas de este barrio se asemejan a las que acabaron conformando el art-déco en Estados Unidos. Esta nueva forma de arquitectura reflejaba la fascinación por la modernidad, e inspiró la obra de autores como la liberal Ayn Rand. 

Mucho ha pasado la Colonia de la Prensa desde entonces, pero siguen manteniéndose en pie algunas de estas viviendas que se convirtieron en el hogar de unos hombres de letras que empezaban a ser tenidos en cuenta. Además, al pasar por este barrio, destaca su entrada: un puesto de guardia que sobresale por méritos propios y parece llevarnos hasta el principio de un siglo XX que tanta importancia tuvo para la ciudad de Madrid.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *