<b>Tiempo de lectura</b> 2 minutos


Hay calles que tienen nombres peculiares y graciosos. En Madrid uno de ellos es la calle de la Lechuga.

Puede no llegar a ser llamativo, pero sí resulta chocante que se haya nombrado a una vía como una hortaliza. Y sí, hay una razón para ello. Además, en este momento de ‘boom’ de lo healthy es interesante conocer las antiguas calles ‘saludables’ de Madrid.

Calle de la Lechuga

La calle de la Lechuga está situada en pleno centro de la ciudad, al lado de la Plaza Mayor. Es un pasadizo que pasa desapercibido incluso para los madrileños. Así pues, la justificación para el nombre dicha vía procede del pasado de Madrid.

En el plano madrileño de 1656, conocido como el de Texeira, la calle ya aparecía nombrada como ‘Lechuga’. Según se dice, en sus aceras se situaban los puestos de venta de hortalizas, incluida la nombrada. Así pues, la calle de la Lechuga era la calle healthy de aquella época y que le ganó su nombre.

OTRA CALLE DE LA LECHUGA

No obstante, no fue la única calle de la Lechuga en tiempos pasados. El escritor y periodista Pedro de Répide indicó que en la capital española había existido otra calle con la misma denominación. La otra vía de la Lechuga se encontraba junto al antiguo convento de Santa Ana. Esta calle no existe en la actualidad, aunque se encontraba entre las actuales calle del Príncipe y de Núñez de Arce. Curiosamente en ese paraje había un huerto que dio lugar posteriormente a la popular plaza de Santa Ana.

La existencia de la calle está documentada por un también escritor y periodista Mesonera Romanos. En su libro ‘El antiguo Madrid. Paseos histórico-anecdóticos por las calles y casas de esta villa’, explicó que en tiempo de dominación francesa, a principios del siglo XIX, existió “el convento e iglesia de religiosas carmelitas descalzas de Santa Ana”. Sobre ello, menciona que esta formaba “la mayor parte de la manzana 215 y prolongando las calles del Prado, de la Gorguera y de la Lechuga”.

Plaza de Santa Ana
Plaza de Santa Ana en la actualidad

Sin embargo, aquella zona madrileña se remodeló durante dicho dominio francés. Se dice que esto se debió a la remodelación urbanística de José de Bonaparte y dicha calle fue engullida por el espacio de la plaza, por lo que dicha calle de la Lechuga desapareció. De este modo, actualmente únicamente existe una calle de la Lechuga, que une las vías Imperial y Salvador.

LOCALES EN HONOR A LA CALLE

Por otro lado, si te paseas por la actual calle de la Lechuga puede que te saque una carcajada el hecho de que, en apenas los seis números que acoge la vía, existan locales referentes a esta denominación, como ‘Fonda La Lechuga’ , ‘El Cogollo’ y ‘Lechuguina Vintage & Decor’.

La calle de la Lechuga puede ser una pequeña vía sin grandes historias sobre ella, pero ya es un hito que haya conseguido perdurar hasta la actualidad al contrario que otras y con un nombre de hace al menos tres siglos. Porque las calles pequeñas también forman parte de la historia.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *