/ 27 enero 2022
3.1 C
Madrid
/ 27 enero 2022

La Comunidad aprueba el proyecto de ley de tres nuevas deducciones fiscales

La Comunidad aprueba el proyecto de ley de tres nuevas deducciones fiscales

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aprobado este martes el proyecto de ley de tres nuevas deducciones impositivas aplicadas en el tramo autonómico del IRPF que beneficiarán a jóvenes, estudiantes y familias con personas en situación de dependencia a su cargo.

Las nuevas deducciones supondrán un ahorro de 16,4 millones de euros y beneficiarán a cerca de 30.000 contribuyentes.

El objetivo del Ejecutivo regional presidido por Isabel Díaz Ayuso es que la primera rebaja fiscal de la legislatura entre en vigor el 1 de enero de 2020, aunque se materializará cuando los madrileños hagan la declaración de la renta del ejercicio 2020, que será a principios de 2021.

La intención del Gobierno madrileño es facilitar y mejorar la atención de los mayores, garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a la educación superior y facilitar el acceso a la vivienda por parte de los jóvenes.

Lo han explicado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, y el consejero de Hacienda y Función Pública, Javier Fernández-Lasquetty.

Aguado ha indicado que uno de los objetivos del Ejecutivo madrileño es apostar por «una fiscalidad inteligente para convertir a la región de Madrid en un refugio para las familias, los emprendedores y las pymes, que no quieren que los estén friendo a impuestos continuamente».

Por su parte, Fernández-Lasquetty ha resaltado que éste es el primer proyecto de ley que sale del Consejo de Gobierno rumbo a la Asamblea de Madrid para su aprobación y que expresa la prioridad que para el Gobierno de coalición supone la reducción de impuestos en la región.

Madrid es una región que en los últimos quince años no ha subido ningún impuesto y los ha bajado todos, ha apuntado el titular de Hacienda.

Estas tres deducciones fiscales estaban previstas en el acuerdo del Gobierno de coalición formado por el PP y Ciudadanos que «no ha esperado ni cien días para iniciar este nuevo ciclo de reducción de impuestos que tendrá continuidad de forma escalonada a lo largo de toda la legislatura», ha señalado.

Fernández-Lasquetty ha asegurado que Vox conoce este proyecto de ley y espera contar con su apoyo para sacarlo adelante, puesto que en el debate de investidura quedó claro que comparte el objetivo de «seguir reduciendo los impuestos en Madrid y generando un entorno más favorable a las empresas y las familias».

Cuando Pedro Sánchez y sus «previsibles socios» hablan de subir los impuestos, el Gobierno de la Comunidad de Madrid considera que hay que seguir bajando los impuestos y dando oportunidades a las familias, porque eso ha hecho de la región «la locomotora de España» y el lugar con más empleo y la renta per cápita más alta de todo el país.

En el ámbito familiar, se introduce una nueva deducción de 500 euros para el cuidado de aquellos ascendientes mayores de 65 años o con discapacidad que vivan con el contribuyente.

Destinada a fomentar la convivencia y atención a las personas mayores vinculadas por parentesco, esta rebaja fiscal perfecciona y complementa la ya introducida en ejercicios anteriores para personas mayores con quienes no hubiera tal relación.

La medida supone un beneficio fiscal estimado en 8 millones de euros adicionales que afectará a 16.000 contribuyentes.

Fernández-Lasquetty ha puesto el ejemplo de un contribuyente madrileño de 40 años que convivan con sus dos padres mayores de 65 años y que gane 24.000 euros anuales se podrá deducir 1.000 euros anuales en su declaración del IRPF, lo que supone que de los 1.500 euros que tendría que pagar como cuota autonómica, tendría que abonar nada más que 500 y se ahorraría 1.000 euros.

La segunda de las deducciones que se contempla tiene como objetivo asegurar que el talento no se vea limitado por la falta de recursos.

Para ello, el proyecto de Ley propone un incentivo para los madrileños que quieran cursar estudios superiores, mediante la deducción del 100 por ciento de los gastos por intereses de los préstamos concedidos para cursar estudios en grado universitario, máster y doctorado.

Esta rebaja no solo afecta a titulaciones oficiales de centros públicos, sino que se extiende también a máster de cualquier universidad privada, como las escuelas de negocios, siempre que dicha entidad imparta también formación que permita la obtención de un título oficial.

Los intereses serán deducibles cuando el estudiante sea el propio contribuyente, su cónyuge o un descendiente a su cargo.

Esta medida supone un beneficio fiscal estimado en 4,8 millones de euros adicionales que afectará a 8.000 contribuyentes.

En tercer lugar, se introduce también una medida específica que aborda la dificultad de nuestros jóvenes para poder disponer de una vivienda en propiedad.

Para ello, se crea una nueva deducción de la cuota íntegra del impuesto del 25 por ciento de los intereses del préstamo hipotecario obtenido para adquirir un inmueble que tenga la consideración de vivienda habitual.

La deducción máxima anual es de 1.000 euros y se aplica hasta el mes anterior a que el joven cumpla los 30 años.

Esta medida supone un beneficio fiscal estimado en 3,6 millones de euros adicionales que afectará a 6.000 contribuyentes.

El texto, una vez que cuenta con el visto bueno del Consejo de Gobierno, se registrará en la Asamblea de Madrid para que comience la tramitación parlamentaria del proyecto de Ley.

Las tres nuevas deducciones fiscales en el IRPF forman parte del paquete de rebajas impositivas que se harán efectivas a lo largo de la presente legislatura y con las que el Gobierno regional da continuidad a la política tributaria puesta en marcha por la Comunidad de Madrid en los últimos quince años que han producido un ahorro a los madrileños de más de 48.000 millones, es decir, una media de 15.000 euros por contribuyente. 

LO MÁS LEÍDO

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aprobado este martes el proyecto de ley de tres nuevas deducciones impositivas aplicadas en el tramo autonómico del IRPF que beneficiarán a jóvenes, estudiantes y familias con personas en situación de dependencia a su cargo.

Las nuevas deducciones supondrán un ahorro de 16,4 millones de euros y beneficiarán a cerca de 30.000 contribuyentes.

El objetivo del Ejecutivo regional presidido por Isabel Díaz Ayuso es que la primera rebaja fiscal de la legislatura entre en vigor el 1 de enero de 2020, aunque se materializará cuando los madrileños hagan la declaración de la renta del ejercicio 2020, que será a principios de 2021.

La intención del Gobierno madrileño es facilitar y mejorar la atención de los mayores, garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a la educación superior y facilitar el acceso a la vivienda por parte de los jóvenes.

Lo han explicado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, y el consejero de Hacienda y Función Pública, Javier Fernández-Lasquetty.

Aguado ha indicado que uno de los objetivos del Ejecutivo madrileño es apostar por «una fiscalidad inteligente para convertir a la región de Madrid en un refugio para las familias, los emprendedores y las pymes, que no quieren que los estén friendo a impuestos continuamente».

Por su parte, Fernández-Lasquetty ha resaltado que éste es el primer proyecto de ley que sale del Consejo de Gobierno rumbo a la Asamblea de Madrid para su aprobación y que expresa la prioridad que para el Gobierno de coalición supone la reducción de impuestos en la región.

Madrid es una región que en los últimos quince años no ha subido ningún impuesto y los ha bajado todos, ha apuntado el titular de Hacienda.

Estas tres deducciones fiscales estaban previstas en el acuerdo del Gobierno de coalición formado por el PP y Ciudadanos que «no ha esperado ni cien días para iniciar este nuevo ciclo de reducción de impuestos que tendrá continuidad de forma escalonada a lo largo de toda la legislatura», ha señalado.

Fernández-Lasquetty ha asegurado que Vox conoce este proyecto de ley y espera contar con su apoyo para sacarlo adelante, puesto que en el debate de investidura quedó claro que comparte el objetivo de «seguir reduciendo los impuestos en Madrid y generando un entorno más favorable a las empresas y las familias».

Cuando Pedro Sánchez y sus «previsibles socios» hablan de subir los impuestos, el Gobierno de la Comunidad de Madrid considera que hay que seguir bajando los impuestos y dando oportunidades a las familias, porque eso ha hecho de la región «la locomotora de España» y el lugar con más empleo y la renta per cápita más alta de todo el país.

En el ámbito familiar, se introduce una nueva deducción de 500 euros para el cuidado de aquellos ascendientes mayores de 65 años o con discapacidad que vivan con el contribuyente.

Destinada a fomentar la convivencia y atención a las personas mayores vinculadas por parentesco, esta rebaja fiscal perfecciona y complementa la ya introducida en ejercicios anteriores para personas mayores con quienes no hubiera tal relación.

La medida supone un beneficio fiscal estimado en 8 millones de euros adicionales que afectará a 16.000 contribuyentes.

Fernández-Lasquetty ha puesto el ejemplo de un contribuyente madrileño de 40 años que convivan con sus dos padres mayores de 65 años y que gane 24.000 euros anuales se podrá deducir 1.000 euros anuales en su declaración del IRPF, lo que supone que de los 1.500 euros que tendría que pagar como cuota autonómica, tendría que abonar nada más que 500 y se ahorraría 1.000 euros.

La segunda de las deducciones que se contempla tiene como objetivo asegurar que el talento no se vea limitado por la falta de recursos.

Para ello, el proyecto de Ley propone un incentivo para los madrileños que quieran cursar estudios superiores, mediante la deducción del 100 por ciento de los gastos por intereses de los préstamos concedidos para cursar estudios en grado universitario, máster y doctorado.

Esta rebaja no solo afecta a titulaciones oficiales de centros públicos, sino que se extiende también a máster de cualquier universidad privada, como las escuelas de negocios, siempre que dicha entidad imparta también formación que permita la obtención de un título oficial.

Los intereses serán deducibles cuando el estudiante sea el propio contribuyente, su cónyuge o un descendiente a su cargo.

Esta medida supone un beneficio fiscal estimado en 4,8 millones de euros adicionales que afectará a 8.000 contribuyentes.

En tercer lugar, se introduce también una medida específica que aborda la dificultad de nuestros jóvenes para poder disponer de una vivienda en propiedad.

Para ello, se crea una nueva deducción de la cuota íntegra del impuesto del 25 por ciento de los intereses del préstamo hipotecario obtenido para adquirir un inmueble que tenga la consideración de vivienda habitual.

La deducción máxima anual es de 1.000 euros y se aplica hasta el mes anterior a que el joven cumpla los 30 años.

Esta medida supone un beneficio fiscal estimado en 3,6 millones de euros adicionales que afectará a 6.000 contribuyentes.

El texto, una vez que cuenta con el visto bueno del Consejo de Gobierno, se registrará en la Asamblea de Madrid para que comience la tramitación parlamentaria del proyecto de Ley.

Las tres nuevas deducciones fiscales en el IRPF forman parte del paquete de rebajas impositivas que se harán efectivas a lo largo de la presente legislatura y con las que el Gobierno regional da continuidad a la política tributaria puesta en marcha por la Comunidad de Madrid en los últimos quince años que han producido un ahorro a los madrileños de más de 48.000 millones, es decir, una media de 15.000 euros por contribuyente. 

LO MÁS LEÍDO

COMENTARIOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aprobado este martes el proyecto de ley de tres nuevas deducciones impositivas aplicadas en el tramo autonómico del IRPF que beneficiarán a jóvenes, estudiantes y familias con personas en situación de dependencia a su cargo.

Las nuevas deducciones supondrán un ahorro de 16,4 millones de euros y beneficiarán a cerca de 30.000 contribuyentes.

El objetivo del Ejecutivo regional presidido por Isabel Díaz Ayuso es que la primera rebaja fiscal de la legislatura entre en vigor el 1 de enero de 2020, aunque se materializará cuando los madrileños hagan la declaración de la renta del ejercicio 2020, que será a principios de 2021.

La intención del Gobierno madrileño es facilitar y mejorar la atención de los mayores, garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a la educación superior y facilitar el acceso a la vivienda por parte de los jóvenes.

Lo han explicado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, y el consejero de Hacienda y Función Pública, Javier Fernández-Lasquetty.

Aguado ha indicado que uno de los objetivos del Ejecutivo madrileño es apostar por «una fiscalidad inteligente para convertir a la región de Madrid en un refugio para las familias, los emprendedores y las pymes, que no quieren que los estén friendo a impuestos continuamente».

Por su parte, Fernández-Lasquetty ha resaltado que éste es el primer proyecto de ley que sale del Consejo de Gobierno rumbo a la Asamblea de Madrid para su aprobación y que expresa la prioridad que para el Gobierno de coalición supone la reducción de impuestos en la región.

Madrid es una región que en los últimos quince años no ha subido ningún impuesto y los ha bajado todos, ha apuntado el titular de Hacienda.

Estas tres deducciones fiscales estaban previstas en el acuerdo del Gobierno de coalición formado por el PP y Ciudadanos que «no ha esperado ni cien días para iniciar este nuevo ciclo de reducción de impuestos que tendrá continuidad de forma escalonada a lo largo de toda la legislatura», ha señalado.

Fernández-Lasquetty ha asegurado que Vox conoce este proyecto de ley y espera contar con su apoyo para sacarlo adelante, puesto que en el debate de investidura quedó claro que comparte el objetivo de «seguir reduciendo los impuestos en Madrid y generando un entorno más favorable a las empresas y las familias».

Cuando Pedro Sánchez y sus «previsibles socios» hablan de subir los impuestos, el Gobierno de la Comunidad de Madrid considera que hay que seguir bajando los impuestos y dando oportunidades a las familias, porque eso ha hecho de la región «la locomotora de España» y el lugar con más empleo y la renta per cápita más alta de todo el país.

En el ámbito familiar, se introduce una nueva deducción de 500 euros para el cuidado de aquellos ascendientes mayores de 65 años o con discapacidad que vivan con el contribuyente.

Destinada a fomentar la convivencia y atención a las personas mayores vinculadas por parentesco, esta rebaja fiscal perfecciona y complementa la ya introducida en ejercicios anteriores para personas mayores con quienes no hubiera tal relación.

La medida supone un beneficio fiscal estimado en 8 millones de euros adicionales que afectará a 16.000 contribuyentes.

Fernández-Lasquetty ha puesto el ejemplo de un contribuyente madrileño de 40 años que convivan con sus dos padres mayores de 65 años y que gane 24.000 euros anuales se podrá deducir 1.000 euros anuales en su declaración del IRPF, lo que supone que de los 1.500 euros que tendría que pagar como cuota autonómica, tendría que abonar nada más que 500 y se ahorraría 1.000 euros.

La segunda de las deducciones que se contempla tiene como objetivo asegurar que el talento no se vea limitado por la falta de recursos.

Para ello, el proyecto de Ley propone un incentivo para los madrileños que quieran cursar estudios superiores, mediante la deducción del 100 por ciento de los gastos por intereses de los préstamos concedidos para cursar estudios en grado universitario, máster y doctorado.

Esta rebaja no solo afecta a titulaciones oficiales de centros públicos, sino que se extiende también a máster de cualquier universidad privada, como las escuelas de negocios, siempre que dicha entidad imparta también formación que permita la obtención de un título oficial.

Los intereses serán deducibles cuando el estudiante sea el propio contribuyente, su cónyuge o un descendiente a su cargo.

Esta medida supone un beneficio fiscal estimado en 4,8 millones de euros adicionales que afectará a 8.000 contribuyentes.

En tercer lugar, se introduce también una medida específica que aborda la dificultad de nuestros jóvenes para poder disponer de una vivienda en propiedad.

Para ello, se crea una nueva deducción de la cuota íntegra del impuesto del 25 por ciento de los intereses del préstamo hipotecario obtenido para adquirir un inmueble que tenga la consideración de vivienda habitual.

La deducción máxima anual es de 1.000 euros y se aplica hasta el mes anterior a que el joven cumpla los 30 años.

Esta medida supone un beneficio fiscal estimado en 3,6 millones de euros adicionales que afectará a 6.000 contribuyentes.

El texto, una vez que cuenta con el visto bueno del Consejo de Gobierno, se registrará en la Asamblea de Madrid para que comience la tramitación parlamentaria del proyecto de Ley.

Las tres nuevas deducciones fiscales en el IRPF forman parte del paquete de rebajas impositivas que se harán efectivas a lo largo de la presente legislatura y con las que el Gobierno regional da continuidad a la política tributaria puesta en marcha por la Comunidad de Madrid en los últimos quince años que han producido un ahorro a los madrileños de más de 48.000 millones, es decir, una media de 15.000 euros por contribuyente. 

LO MÁS LEÍDO

AHORA EN PORTADA

LO MÁS COMENTADO