Madrid, ejemplo de crecimiento

La Presidenta Ayuso ha señalado en numerosas ocasiones que “Madrid es el motor económico de España” y lo es por ser la región de España que más aporta al PIB, 19,44%, casi 1/5 del total; y ser epicentro de grandes empresas, del 21% del stock de capital y de muchos factores productivos que generan actividad económica.

La Comunidad de Madrid se ha convertido en el principal polo de riqueza de España y sur de Europa, siendo además  la región española que más ha aumentado su PIB (2,35 puntos) desde 1975.

El constante ritmo de crecimiento del PIB de Madrid ha ido en detrimento de Cataluña (18,99% PIB), que pese a haber sido la región más dinámica y próspera de España desde la revolución industrial, ha perdido ese liderazgo económico, cayendo su PIB 0,3 puntos desde 1975.

La fortaleza de Madrid todavía se aprecia más en el PIB per cápita (135%), que sigue aumentando y  abriendo brecha con el PIB per cápita de Cataluña (117%).

Sin embargo, la región española que más ha retrocedido desde 1975 ha sido el País Vasco (5,97 % PIB) que ha caído 1,83 puntos.

Sin duda, la apuesta nacionalista y sectaria que ha habido en Cataluña y País Vasco ha sido decisiva para ese empeoramiento. El secesionismo en Cataluña ha expulsado desde 2018 a 7.500 empresas, de las que 3.600 se han asentado en Madrid; y en el País Vasco han sido cientos de empresas y miles los ciudadanos que se han tenido que ir.

Madrid, por el contrario, con políticascentradas en abrir su  economía, generar libertad empresarial, defender la propiedad privada, mantener una fiscalidad baja, reducir la rigidez e intervencionismo o garantizar la seguridad jurídica ha conseguido que Madrid sea un mercado atractivo para los flujos de capital, la inversión extranjera y el establecimiento de empresas. Estas políticas han generando crecimiento y con ello riqueza, empleo y bienestar.

El sistema autonómico, a pesar de lo que pudiera parecer, ha reforzado a Madrid debido a que los gobiernos del Partido Popular han aplicado políticas en busca de una sociedad más libre y abierta.

Por eso, cuando durante 2020 se debate sobre si compaginar salud y economía, la respuesta rotunda de Madrid ha sido que Madrid quiere seguir siendo una región libre, abierta y dinámica, y por ello tan importante es evitar contagios como la pobreza y la ruina.

Cataluña, sin embargo, ha optado por seguir encerrada en sí misma, con restricciones a la hostelería, criminalizando al turismo o friendo a impuestos a sus ciudadanos.

Madrid seguirá creciendo y aumentando su gap con otras regiones. Y es que Madrid lo tiene claro, las políticas del Partido Popular por la libertad son claves para la mejora del individuo y la sociedad.

Portavoz de Economía del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea Madrid.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here