/ 25 julio 2021

Los Reyes inauguran una edición de ARCO marcada por la esperanza

Los Reyes inauguran una edición de ARCO marcada por la esperanza

Los reyes de España han inaugurado de manera oficial este jueves la primera edición «post-pandemia» de ARCO, la feria de arte más importante de la Comunidad de Madrid y una de las más relevantes a nivel nacional.

Don Felipe y doña Letizia han recorrido un año más los pabellones 7 y 9 de Ifema, acompañados por el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, y la directora de ARCO, Maribel López. Han saludado además al presidente del Comité Ejecutivo de Ifema, José Vicente de los Mozos.

Los reyes han visitado las galerías veteranas españolas como Leandro Navarro, donde se han detenido ante la obra de Carmen Laffón, que ha hecho una serie esculturas sobre las salinas de Cádiz, su tierra, para la feria en línea con sus últimos trabajos.

El recorrido de los reyes ha comenzado en el stand de El País, donde han mantenido un breve encuentro con el pintor Juan Uslé -protagonista del stand-; Carlos Nuñez, presidente ejecutivo de Prisa; Rosauro Varo, vicepresidente del grupo mediático y otras autoridades.

En el pabellón 7, don Felipe y doña Letizia han visitado Senda, una galería catalana, y se han detenido ante “Terracota”, el proyecto de Carla Cascales, una joven artista catalana que trabaja sobre la conexión con la tierra con piedras de distintos puntos de la geografía española.

Los reyes han finalizado su recorrido en Opening, el espacio dedicado a las galerías más jóvenes y en el stand del diario El Mundo, donde han podido ver la obra de Soledad Sevilla y han saludado a Stefania Bedogni, directora general y consejera de Unidad Editorial, y Francisco Rosell, director de El Mundo.

Primeros días solo para profesionales

En estas primeras jornadas, destinadas solo a profesionales (estará abierta al público general los días 10 y 11 de julio) las 130 galerías que han decidido estar presentes en este evento en IFEMA se han mostrado optimistas, apostando por precios para todos los bolsillos. Así, se puede «elegir» entre obras como la de Jesús R. Soto por 1,3 millones de euros hasta precios populares como los 400 euros de la obra gráfica de Elena Asins.

“Es un momento particular y somos conscientes. No entiendo este como un año de transición, como se puede ver no es una feria hecha a medias, 130 galerías es un gran proyecto de feria”, ha afirmado Maribel López, directora de ARCO, minutos después de que se abrieran las puertas de la primera jornada.

Algunas galerías, aún presentes, se quejaban de las fechas, pero otras estaban entusiasmadas. Helga de Alvear, una de las más veteranas, que abrió su museo en febrero en Extremadura, estaba encantada con el nivel de la feria.

“Pongo un diez a la directora, hacer una feria ahora mismo con las mejores galerías es increíble, espero que los españoles se den cuenta”, ha dicho a Efe. La galerista ya había comprado a primera hora de la mañana cinco piezas para su recién inaugurado museo, dos de ellas de Bruno Munari.

Ganas de comprar

Guillermo de Osma, otro veterano, llega también “con mucha ilusión” y se apuntaba ventas a primeras horas, dos cuadros de Oscar Domínguez. “Hay ganas de comprar, no te digo ganas locas, pero si ganas razonables”, reconoce.

“El mundo del arte le debe mucho a ARCO -explica-, para nosotros era importante estar, hay que mostrar solidaridad con la feria este año”.

Este sentimiento, el de solidaridad con la feria, es la sensación que prima entre muchos de los galeristas. A muchos no les convence el cambio de fechas (de febrero a julio), pero todos son conscientes de la necesidad de apoyar la cita.

Los Reyes inauguran una edición de ARCO marcada por la esperanza 1
Imagen: ARCOmadrid

Entre la representación internacional -más de la mitad de la nómina-, se encuentra la galería austriaca Krinzinger, que no se ha perdido ni una edición de las 40 que ha celebrado ARCO y no dudó en confirmar su presencia.

“Es un tiempo extraño sí, pero creemos que es necesari; la relación con ARCO ha sido siempre muy buena”, explica Thomas Krinzinger.

Algunos agradecen el formato más pequeño de la feria. Uno de ellos es Armando Cabral, que ayer recibió el Premio A al Coleccionismo y que está convencido de que “va a funcionar muy bien”.

ARCO ha adaptado su recorrido a la pandemia: se han ampliado los pasillos dos metros, el recorrido tiene menos recovecos y a la entrada y la salida hay control de temperaturas. La mascarilla es obligatoria en todo el recinto y el aire se renueva tres veces a la hora.

Imagen portada: @CasaReal

COMENTARIOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS RELACIONADOS