/ 25 febrero 2024

Un San Isidro para comérselo… más allá de los sabores tradicionales

Las mejores alternativas gastronómicas para disfrutar de los platos típicos de San Isidro... pero como nunca los habías probado

Un San Isidro para comérselo… más allá de los sabores tradicionales

Las mejores alternativas gastronómicas para disfrutar de los platos típicos de San Isidro... pero como nunca los habías probado

Las mejores alternativas gastronómicas para disfrutar de los platos típicos de San Isidro... pero como nunca los habías probado

Cuando llega San Isidro, además de sacar nuestros trajes de chulapos, nos preparamos para saborear algunos de los platos típicos de estas fechas en la capital. No en vano, la gastronomía juega un papel destacado durante estas celebraciones.

Pero para que sea un 15 de mayo diferente, nos vamos a fijar en cuatro platos muy característicos… con una vuelta de tuerca.

Cocido madrileño

Una de las comidas más emblemáticas de Madrid que no puede faltar en San Isidro es el cocido madrileño. Se trata de un plato contundente y sabroso que consiste en un caldo de carne con verduras, garbanzos, patatas y diferentes tipos de carne, como tocino, chorizo y morcilla. El cocido madrileño se sirve en tres vuelcos: primero el caldo, luego las verduras y los garbanzos, y finalmente la carne.

Y aunque parezca que aquí no cabe innovación, lo cierto es que en La Cocina de Frente no piensan lo mismo. Allí han creado un «cocido de autor» que combina una versión tradicional con toques personales. Esta deliciosa propuesta se divide en 5 pasos que incluyen unas deliciosas croquetas, una sabrosa sopa, la clásica ropavieja, las verduras y las carnes con los garbanzos, y un sorprendente tuétano relleno de tartar de apio. Para refrescar el paladar, se sirve en compañía de un plato que incluye rabanitos crujientes, piparras y cebolleta fresca aliñados con aceite de oliva virgen extra. !Ah! Y con más vuelcos que la receta original.

Un San Isidro para comérselo... más allá de los sabores tradicionales 1

Gallina en pepitoria

Otro plato típico que se puede encontrar en San Isidro es la gallina en pepitoria. Se trata de un guiso elaborado con gallina, almendras, huevo duro y azafrán. Es un plato con una salsa cremosa y llena de sabor, y se suele servir acompañado de arroz blanco. La gallina en pepitoria es un plato tradicional que muestra la influencia de la cocina castellana en la gastronomía madrileña.

Aquí nos vamos a detener en la propuesta de Casa Ricardo. El plato está cuidadosamente elaborado con gallinas de primera calidad, criadas en libertad y alimentadas con maíz, lo que otorga a su carne un sabor exquisito y apetitoso. Para realzar aún más su delicioso sabor, añaden las almendras Marcona de Xixona, Alicante, que aportan su inconfundible aroma y textura. Además, utilizan el azafrán, conocido como el «oro rojo español», cultivado en la pintoresca serranía de Ronda, Málaga, que le confiere a nuestro plato su color tradicional y vibrante.

Un San Isidro para comérselo... más allá de los sabores tradicionales 2

Bocadillos de calamares

Por supuesto, no podemos olvidar los famosos bocadillos de calamares. Aunque son un clásico de Madrid durante todo el año, durante San Isidro se pueden encontrar en prácticamente todos los rincones de la ciudad. El bocadillo de calamares consiste en calamares fritos, generalmente acompañados de una salsa alioli, dentro de un pan crujiente. Eso sí, para los más intrépidos nos quedamos con la propuesta de Liliana Rendón en Taberna DNorte y su bocadillo de rabas de peludín, típicas de Santander, a las que añade papada ibérica.

Un San Isidro para comérselo... más allá de los sabores tradicionales 3

Y, de postre, rosquillas

En cuanto a los postres, durante San Isidro se pueden encontrar las típicas rosquillas madrileñas. Hay varios tipos, pero las más conocidas son las rosquillas tontas (sin decoración), las rosquillas listas (cubiertas de azúcar glas) y las rosquillas de Santa Clara (con una cobertura de azúcar glas y una guinda en el centro). Son dulces tradicionales que se elaboran con ingredientes como harina, huevos, azúcar y anís, y son un acompañamiento dulce perfecto para disfrutar con una taza de chocolate caliente.

Aquí nos tenemos que fijar en Madridulce, una iniciativa tan deliciosa como fugaz, que ha reunido a un histórico equipo conformado por algunas de las pastelerías más emblemáticas de la capital. Durante los días 13, 14 y 15 de mayo, El Pozo, Casa Mira, El Riojano, La Mallorquina y La Duquesita, ubicados a pocos pasos de la Puerta del Sol, deleitarán a los visitantes con una irresistible selección de rosquillas.

Un San Isidro para comérselo... más allá de los sabores tradicionales 4

El Pozo presentará rosquillas de Violeta; Casa Mira las elabora con cobertura de Turrón; El Riojano, partiendo de la versión clásica, ha creado una deliciosa rosquilla de Madroño; La Mallorquina te sorprenderá con una sabrosa rosquilla de Frambuesa y La Duquesita ha elaborado sus rosquillas con un toque especial: Pistacho y sal.

Cuando llega San Isidro, además de sacar nuestros trajes de chulapos, nos preparamos para saborear algunos de los platos típicos de estas fechas en la capital. No en vano, la gastronomía juega un papel destacado durante estas celebraciones.

Pero para que sea un 15 de mayo diferente, nos vamos a fijar en cuatro platos muy característicos… con una vuelta de tuerca.

Cocido madrileño

Una de las comidas más emblemáticas de Madrid que no puede faltar en San Isidro es el cocido madrileño. Se trata de un plato contundente y sabroso que consiste en un caldo de carne con verduras, garbanzos, patatas y diferentes tipos de carne, como tocino, chorizo y morcilla. El cocido madrileño se sirve en tres vuelcos: primero el caldo, luego las verduras y los garbanzos, y finalmente la carne.

Y aunque parezca que aquí no cabe innovación, lo cierto es que en La Cocina de Frente no piensan lo mismo. Allí han creado un «cocido de autor» que combina una versión tradicional con toques personales. Esta deliciosa propuesta se divide en 5 pasos que incluyen unas deliciosas croquetas, una sabrosa sopa, la clásica ropavieja, las verduras y las carnes con los garbanzos, y un sorprendente tuétano relleno de tartar de apio. Para refrescar el paladar, se sirve en compañía de un plato que incluye rabanitos crujientes, piparras y cebolleta fresca aliñados con aceite de oliva virgen extra. !Ah! Y con más vuelcos que la receta original.

Un San Isidro para comérselo... más allá de los sabores tradicionales 5

Gallina en pepitoria

Otro plato típico que se puede encontrar en San Isidro es la gallina en pepitoria. Se trata de un guiso elaborado con gallina, almendras, huevo duro y azafrán. Es un plato con una salsa cremosa y llena de sabor, y se suele servir acompañado de arroz blanco. La gallina en pepitoria es un plato tradicional que muestra la influencia de la cocina castellana en la gastronomía madrileña.

Aquí nos vamos a detener en la propuesta de Casa Ricardo. El plato está cuidadosamente elaborado con gallinas de primera calidad, criadas en libertad y alimentadas con maíz, lo que otorga a su carne un sabor exquisito y apetitoso. Para realzar aún más su delicioso sabor, añaden las almendras Marcona de Xixona, Alicante, que aportan su inconfundible aroma y textura. Además, utilizan el azafrán, conocido como el «oro rojo español», cultivado en la pintoresca serranía de Ronda, Málaga, que le confiere a nuestro plato su color tradicional y vibrante.

Un San Isidro para comérselo... más allá de los sabores tradicionales 6

Bocadillos de calamares

Por supuesto, no podemos olvidar los famosos bocadillos de calamares. Aunque son un clásico de Madrid durante todo el año, durante San Isidro se pueden encontrar en prácticamente todos los rincones de la ciudad. El bocadillo de calamares consiste en calamares fritos, generalmente acompañados de una salsa alioli, dentro de un pan crujiente. Eso sí, para los más intrépidos nos quedamos con la propuesta de Liliana Rendón en Taberna DNorte y su bocadillo de rabas de peludín, típicas de Santander, a las que añade papada ibérica.

Un San Isidro para comérselo... más allá de los sabores tradicionales 7

Y, de postre, rosquillas

En cuanto a los postres, durante San Isidro se pueden encontrar las típicas rosquillas madrileñas. Hay varios tipos, pero las más conocidas son las rosquillas tontas (sin decoración), las rosquillas listas (cubiertas de azúcar glas) y las rosquillas de Santa Clara (con una cobertura de azúcar glas y una guinda en el centro). Son dulces tradicionales que se elaboran con ingredientes como harina, huevos, azúcar y anís, y son un acompañamiento dulce perfecto para disfrutar con una taza de chocolate caliente.

Aquí nos tenemos que fijar en Madridulce, una iniciativa tan deliciosa como fugaz, que ha reunido a un histórico equipo conformado por algunas de las pastelerías más emblemáticas de la capital. Durante los días 13, 14 y 15 de mayo, El Pozo, Casa Mira, El Riojano, La Mallorquina y La Duquesita, ubicados a pocos pasos de la Puerta del Sol, deleitarán a los visitantes con una irresistible selección de rosquillas.

Un San Isidro para comérselo... más allá de los sabores tradicionales 8

El Pozo presentará rosquillas de Violeta; Casa Mira las elabora con cobertura de Turrón; El Riojano, partiendo de la versión clásica, ha creado una deliciosa rosquilla de Madroño; La Mallorquina te sorprenderá con una sabrosa rosquilla de Frambuesa y La Duquesita ha elaborado sus rosquillas con un toque especial: Pistacho y sal.

COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

AHORA EN PORTADA

REPORTAJES Y ENTREVISTAS

REPORTAJES Y ENTREVISTAS