/ 20 febrero 2024

En legítima defensa

En legítima defensa

"Sánchez es el autor de esta agresión y debemos responder. Y estamos respondiendo"

Tener a un autócrata como Pedro Sánchez al frente del gobierno de nuestro país, es una de las mayores agresiones que los españoles estamos sufriendo desde aquella traidora moción de censura del año 2018.

Y fue traidora no solo por la actitud de algún grupo parlamentario nacionalista, que lo fue, sino porque el discurso cínico de aquél Sánchez ansioso de poder giró en torno a la regeneraciónn democrática y contra la corrupción, traicionando en su acción de gobierno a aquellos españoles que creyeron que iba a perseguir y castigar a los corruptos y a los delincuentes.

¡Ay de ese lobo con piel de cordero! Mientras justificaba en falsos valores la censura al presidente del Gobierno que había impedido que España cayese al precipicio en cuyo borde la había dejado su antecesor, a  Mariano Rajoy, Sánchez pactó su ocupación de la Moncloa con ERC, con los de Puigdemont (fugado, cobarde e imputado por varios delitos) y con los de BILDU, los defensores de los asesinos de ETA.

La cosa pintaba mal. Apestaba a ese tufo de dictador aprendiz en el que hasta los modelos propagandísticos nazis se quedaron como el punto de partida de quien no quiere a nadie, ni respeta a nadie. Pedro Sánchez se mira al espejo, se ama tanto asimismo y al poder, que es capaz de lo que sea con tal de mantenerse en el sillón.

Nunca le ha importado ni España, ni los españoles ni la regeneración democrática, y le acompañan en ese sentimiento sus socios desde entonces. Pero, voy más allá, a Sánchez no le importa nada más que su ego y su propio apego al poder.

Lamentable.

Y de aquellos polvos, estos lodos.

Llevamos años denunciando la acción política de Pedro Sánchez por su marcado carácter dictatorial, sectario y separatista de nuestro país.

Aquella pandemia que utilizó para limitar nuestra libertad, monitorizar nuestras opiniones, censurar a la prensa, vaciar al poder legislativo de sus funciones evitando el control parlamentario a toda costa, limitando los debates, arrinconando la transparencia y castigando a los territorios gobernados por el PP como Madrid o Galicia.

Sin embargo, otra forma de gobernar era posible y así lo demostraron tanto el Alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, como la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso. Sin sectarismo y pensando en los madrileños.

Los Pactos de la Villa que lideró Almeida para aprobar por unanimidad los presupuestos de 2021 o la gestión de la pandemia en Madrid y la valentía de Ayuso al convocar aquellas elecciones en mayo del 21, demostraron que los madrileños queremos libertad. Y que nos dejen vivir en paz.

Y Galicia en 2020, con Alberto Núñez Feijòo a la cabeza, dio la mayoría absoluta al PP en contra de todos aquellos que pensaban que era imposible que un partido político pudiese volver a alcanzar mayorías absolutas. Pues bien, el presidente Feijóo lo consiguió y después le sucedieron, Juanma Moreno, Isabel Díaz Ayuso y Almeida, entre otros muchos.

El Partido Popular, gobernando, consigue esas mayorías absolutas para dar estabilidad a nuestros territorios. Lo contrario a lo que sucede con la izquierda.

Pues bien, ahí estamos. Y Sánchez ha sido testigo directo de toda esta recuperación de confianza por parte del PP y él no estaba dispuesto a consentirlo.

Así que, empezó suprimiendo delitos tipificados en el Código Penal, como el de la sedición o alta traición. Estaba preparando el camino. Siguió con indultos a la carta a corruptos y delincuentes, sin vergüenza alguna. Rebajó penas a agresores, violadores y pedófilos con la repugnante Ley del Solo Sí es Sí, e incluso ha puesto a delincuentes sexuales en la calle. Pasó de puntillas por el mayor caso de condena por corrupción a un partido político, el PSOE de Andalucía; hemos sido testigos de su “peculiar” política feminista, con muchos cargos socialistas como clientes asiduos de mujeres prostitutas bien a cargo del erario público o en plena pandemia. ¡Ay Tito Berni! En definitiva, el camino de un degenerado, políticamente hablando, cuyos valores son cuestionados y cuestionables.

Sólo le faltaba aceptar otra barbaridad fuera de nuestra Constitución, la amnistía, cerrando el círculo de la mayor agresión a nuestro país y en su intento de mermar nuestra dignidad como demócratas. Y con ella tiene la desfachatez de pactar un reconocimiento de lawfare con el que cuestiona, indignamente, la división de poderes y la independencia judicial. En definitiva, dinamita uno de nuestros valores superiores en la Constitución. El estado de derecho.

Es la mayor agresión que se ha producido a nuestra democracia.

Sánchez es el autor de esta agresión y debemos responder. Y estamos respondiendo. Y molesta mucho a esos palmeros “sanchistas” que viven gracias al dictadorzuelo de Sánchez y quieren revertir la sucesión de hechos y hablar de violencia. Y quieren que la noticia sea que algunos pocos han aprovechado la coyuntura y han cometido actos violentos, que condeno, sin lugar a duda. Pero esa no es la realidad y no estoy dispuesta a comprar ese falso relato.

España no se rinde ni se calla. La inmensa mayoría, millones de españoles, estamos respondiendo cívica y pacíficamente ante la agresión de Sánchez, y lo hacemos, sin duda alguna, en legítima defensa de nuestra democracia. Y seguiremos haciéndolo porque España no se vende.

FIRMA

Yolanda Estrada
Yolanda Estrada
Concejala Presidenta del Distrito de Chamartín. Grupo Municipal del Partido Popular.

COMENTARIOS

  1. Qué necesaria es la honestidad y la sinceridad en la vida y la ira que rezuma este articulo solo lleva a la falsedad y a la mentira. Es un cargo público, no lo olvide

  2. Mucha gente no a visto lo que se nos venía encima y han creído en este Lobo con piel de cordero «como dices tú» y nos engaño desde el principio, esperemos que tenga solución. Me gusta mucho lo bien que has relatado lo que a hecho este sinvergüenza 😘

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTÍCULOS RELACIONADOS

MÁS SOBRE EL AUTOR