viernes, mayo 24, 2024
13.5 C
Madrid

San Isidro Labrador: de honrado hombre de campo a símbolo de Madrid

San Isidro Labrador es sin duda un símbolo arraigado en la historia y la cultura de Madrid, con una vida marcada por la humildad y el trabajo duro

Con todavía algo de relax tras el larguísimo Puente de Mayo, llega el momento de las festividades de San Isidro, una de las celebraciones más esperadas en la ciudad. Durante estos días, el chotis, los claveles, las rosquillas y un ambiente de alegría en cada esquina las calles de la capital.

Nacido en el siglo XI en una familia humilde, Isidro de Merlo y Quintana no tuvo acceso a educación formal, pero heredó una profunda fe en la religión cristiana de sus padres. Desde los diez años, trabajó como labrador en la finca de Vargas y más tarde se casó con María Toribio, quien sería conocida como Santa María de la Cabeza.

Según la tradición, Isidro desde muy joven demostró una profunda devoción religiosa, combinada con una ardua labor en los campos. Se cuenta que su fe era tan ferviente que, en ocasiones, los ángeles descendían para ayudarle en sus tareas agrícolas mientras él rezaba.

- Publicidad -

Una de las leyendas más conocidas es la del pozo milagroso. Se dice que en una jornada de calor sofocante, Isidro, junto con su esposa Santa María de la Cabeza, se encontraba trabajando en los campos. Agotados y sedientos, no tenían agua para beber. Entonces, Isidro rezó y, de repente, un ángel apareció y les mostró un manantial que brotó del suelo para saciar su sed. Este pozo, conocido como el «Pozo de San Isidro», se convirtió en un lugar de peregrinación y devoción para los madrileños.

San Isidro Labrador: de honrado hombre de campo a símbolo de Madrid 1

¿Por qué acusaban a San Isidro de ser «vago»?

Sin embargo, la figura de San Isidro tampoco se ha escapado de difamaciones, como la que le acusaba de ser vago. Esa creencia se debía a que acudía a los templos cristianos antes de empezar a trabajar, ya que no comenzaba su jornada laboral sin antes asistir a la Santa Misa, lo que llevó a sus compañeros a tacharlo de vago.

Cuando los rumores llegaron al Señor Vargas, dueño de la finca donde trabajaba, decidió investigar. Descubrió que, cuando San Isidro llegaba tarde por estar rezando en la iglesia, un personaje guiaba al ganado como si el campesino les diera órdenes. A pesar de las calumnias, San Isidro continuó trabajando y su productividad era sorprendente. En otra finca, donde también fue objeto de críticas, su parcela produjo el doble que las demás.

- Publicidad -

Devoción y Patronazgo:

Sea como fuere, lo largo de los siglos, la devoción por San Isidro creció entre los habitantes de Madrid, especialmente entre los agricultores y trabajadores del campo, quienes encontraban en él un ejemplo de humildad, trabajo duro y fe inquebrantable.

En el año 1212, el rey Alfonso VIII de Castilla y la reina Leonor de Plantagenet realizaron un acto oficial para canonizar a San Isidro Labrador. Este acto no solo consolidó su estatus como santo, sino que también lo designó como el patrón de Madrid.

Desde entonces, la figura de San Isidro ha sido venerada en la ciudad, especialmente durante las celebraciones que tienen lugar en su honor. Cada 15 de mayo, como sucederá, también este año, miles de madrileños se congregan en la pradera de San Isidro para participar en las festividades, que incluyen bailes tradicionales, música, procesiones y, por supuesto, la bendición de los campos.

San Isidro Labrador también patrono de Villar del Olmo (Madrid), de Cartaya, de Rosal de la Frontera (Huelva), Villafranca de Córdoba (Córdoba), donde se celebra todos los años su romería. También lo es de Los Barrios (Cádiz), donde igualmente se celebra la Romería de San Isidro Labrador, declarada de interés turístico de España.40​Asimismo, es patrono de La Orotava (Tenerife), de Moradillo de Roa (Burgos), de Medina de Pomar (Burgos), de Puente Génave (Jaén), de Alfajarín (Zaragoza), de Talavera de la Reina (Toledo), de Montellano (Sevilla), de Estepona (Málaga), de La Malahá (Granada), de Labros (Guadalajara), de Villar de Cañas (Cuenca), de Morata de Tajuña (Madrid), de Tahivilla (Cádiz), donde también se celebra su romería, de S’Horta (Mallorca), de Fuente de Cantos (Badajoz), de Almudévar (Huesca) y de Cabezo de la plata (Murcia). Además, es el patrón de La Escuela Superior de Ingeniería de la Universidad de Almería.

Legado y Cultura

La influencia de San Isidro trasciende lo religioso y se extiende a la cultura y la identidad de Madrid. Su imagen se puede encontrar en numerosas obras de arte, desde pinturas hasta esculturas, que adornan iglesias, plazas y museos de la ciudad.

Además, su legado ha inspirado a numerosos artistas, escritores y músicos a lo largo de los siglos. Las leyendas y tradiciones asociadas con su vida han sido tema de poemas, canciones y obras teatrales que capturan la esencia del folclore madrileño.

La popularidad de San Isidro experimentó un renacimiento gracias al respaldo de la Monarquía Española a finales del siglo XVI y durante la primera mitad del siglo XVII. El fervor que inspiraba Isidro era tal que desde los tiempos de Isabel la Católica se adoptó la costumbre de encomendar al Santo la curación de las reinas enfermas. Según las crónicas, el príncipe Felipe II se recuperó de una enfermedad tras beber agua de la fuente milagrosa abierta por San Isidro en la pradera del mismo nombre, lugar inmortalizado por Goya en su pintura «La pradera de San Isidro». Esta pradera, situada en la margen derecha del río Manzanares, fue posteriormente el sitio donde se erigió una ermita en honor al santo.

El poeta madrileño Lope de Vega fue uno de los primeros en describir la vida de San Isidro en su poema de 1599, mientras que A. de Villegas escribió uno anterior. Este poema biográfico, compuesto por diez cantos en quintillas, ofrece una visión detallada del entorno rural en el que vivió el santo, basándose en una sólida documentación. En el ámbito teatral, Rafael Haideer escribió una comedia popular sobre la vida de San Isidro en la primera mitad del siglo XX, dedicada al pueblo de Madrid. Durante el incendio de la Plaza Mayor de Madrid en 1631, se invocó la intercesión del Santo.

Artistas del siglo XIX, como Mariano Salvador Maella, inmortalizaron al santo madrileño en sus obras. Además, varios eruditos y cronistas del Madrid Barroco, como Jerónimo de Quintana y Antonio de León Pinelo, dedicaron extensos elogios a la vida y milagros de San Isidro. Más adelante, en el siglo XVIII, nuevas publicaciones incorporaron la biografía y los milagros de Santa María de la Cabeza a la vida de San Isidro. Finalmente, Juan XXIII lo declaró patrono de los agricultores españoles en una bula de 1960.

Imagen portada: Archidiócesis de Madrid

- Publicidad -
- Publicidad -

ÚLTIMAS NOTICIAS

- Publicidad -

Madrid, tierra de castillos

Aunque muchos afirman que se trata de una región sin historia, lo cierto es que la Comunidad...

Estos son los municipios madrileños que sumarán casi 2.400 nuevas plazas educativas públicas

La Comunidad de Madrid ha anunciado que creará 2.395 nuevas plazas educativas públicas mediante la construcción de...

Otra Cataluña para Mateo

El próximo mes de septiembre voy a cumplir mi primer lustro como madrileño residente en "territorio comanche"....

Judith Piquet acusa a los alcaldes socialistas de blanquear el «tasazo de Sánchez» con las basuras

Varios alcaldes del sur madrileño como Alcorcón, Ciempozuelos, Fuentidueña de Tajo o Parla han presentado ante la...

Las piscinas de verano de Getafe abrirán el próximo 1 de junio con horario ampliado

El Ayuntamiento de Getafe, a través de su delegación de Deportes, pondrá en marcha el próximo 1...

Muelle, restauración y protección de la obra grafitera del artista Juan Carlos Argüello

El Gobierno regional ha decidido restaurar y proteger el grafiti del artista Juan Carlos Argüello, Muelle, aparecido...