Beatriz Carvajal protagoniza ‘Noche de Difuntos’, la nueva obra que llega este miércoles al teatro madrileño Fernán Gómez. Una versión “amable” de la muerte en la que los autores románticos españoles, evocan sus recuerdos en el inframundo al que Caronte los ha trasladado.

“Es una celebración de la vida y del teatro como un acto vital, en la que se imagina cómo estos autores, de carácter audaz e irreverente propio de los artistas, se permitirían jugar en un espacio previo a la muerte, y de cómo seguirían creando hasta que esta los abrazara, todo contado desde un espacio lúdico y gamberro”, explica Elisa Marinas, directora de la obra.



Sala Girau del 28 de octubre al 1 de noviembre

La función podrá verse en la Sala Girau del Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa entre el 28 de octubre y el 1 de noviembre. Se trata de una coproducción con Arte-factor que está escrita por Carlos Jiménez y Daniel Migueláñez, que firman la dramaturgia de un montaje al que ponen voz y representación Beatriz Carvajal, Federico Aguado, Javier Lago, Elisa Marinas, Daniel Migueláñez, David Saraiva y Álvaro Baño.

La muerte, aparece apartada de su tradicional concepto oscuro, “vestida de blanco” y con “carácter amable” como reina del inframundo, al que Caronte trae en barca las almas muertas, recuperando un “enfoque grecorromano con estas figuras, separando la muerte del concepto judeocristiano”, explica Carlos Jiménez, uno de los autores de la obra.

A partir de ese momento, “todo acontece en el siglo XIX”, y de forma más concreta, a partir de la muerte de Zorrilla, que comparte sus recuerdos con el resto de literatos románticos, como Larra, Espronceda o Rosalía de Castro, ya que, según detalla su otro dramaturgo, Daniel Migueláñez, “en el siglo XXI seguimos siendo herederos de la forma de pensar y de contar las cosas del romanticismo”.

Un espectáculo coral con Beatriz Carvajal como principal protagonista

“Es un espectáculo muy coral y una celebración del arte, mediante personajes constantemente activos en escena, que hablan al espectador de hoy en día de forma directa, pero desde los autores románticos y con un aire lúdico y divertido, desgrana por su parte Elisa Marinas, directora de la obra.

Destaca también en la obra la parte audiovisual realizada por Nacho Chueca, que a través de diferentes proyecciones recrea un espacio que se convierte en “un desdoblamiento más de los propios personajes, al configurar el espacio en el que Caronte y la muerte se encuentran”, explica Marinas.

«La muerte no mata a las personas, que mueren por distintas causas, sino que las abraza para transportarlas a otro espacio, desde una perspectiva amable», detalla sobre su personaje Beatriz Carvajal.

Para el actor Federico Aguado, que se sube a las tablas del Fernán Gómez por tercera vez e interpreta un amplio espectro de personajes que van desde Don Álvaro a Espronceda, la obra es un recordatorio que sostiene que “la muerte es parte de la vida”, motivo por el cual “la muerte de esta obra está más viva que nunca”, señala.

El elenco al completo coincide en que poder volver al teatro es un acto de “celebración en sí” dadas las condiciones de la pandemia, ya que como ha detallado Aguado, “hacer teatro es complicado”, aunque posible gracias a la acogida del público.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here