Opinión

Recuperando espacios perdidos

Mónica Carazo|Madrid|21 de Octubre de 2016, 07:30

Algunos presupuestos y gastos aprobados por el Partido Popular, tan elevados como innecesarios,  contrastan enormemente con el gasto que suponía el Consejo de la Juventud que se cerró.

Cada vez más, la palabra regeneración se aplica, en el ámbito político, a algo nuevo que lleva en sí mismo implícito denostar el pasado, sin caer en la cuenta de que regenerar también es reconstruir aquellas cosas dañadas o perdidas.

Es esta última acepción del término, la de recuperar aquello que funcionaba y se perdió, la que tenemos que poner en práctica en la Comunidad de Madrid, después de que los sucesivos gobiernos del Partido Popular y sus mayorías absolutas, hayan ido recortando y prescindiendo, bajo diversas excusas, de servicios y espacios útiles y necesarios para la ciudadanía. Es el caso del Consejo de la Juventud que, bajo la excusa de un falso ahorro, el Partido Popular cerró en 2010, dejando sin espacio de participación a los jóvenes de la región.

Algunos presupuestos y gastos aprobados por el Partido Popular, tan elevados como innecesarios,  contrastan enormemente con el gasto que suponía el Consejo de la Juventud que se cerró. El millón y medio de euros lapidado en la primera piedra de la Ciudad de la Justicia o los más de tres millones en el departamento de Publicidad y Comunicación de Cristina Cifuentes, ponen de manifiesto que sus prioridades económicas plantean ahorrar en aquello que más que un incordio económico supone un incordio político, y dar participación y voz a la juventud, para ellos, es un incordio.

Lo han intentado todo para que el Consejo de la Juventud no sea una realidad o, de serlo, que esté en todo momento controlado por el Gobierno, pero la ausencia del rodillo de anteriores legislaturas hace que, forzados por el resto de los grupos parlamentarios, tengan que ponerlo en marcha.

Los socialistas creemos en una participación juvenil no tutelada por nadie. Apostamos y trabajamos por un Consejo de la Juventud con autonomía, participativo y con voz propia. Un espacio de referencia para los jóvenes donde debatir, trabajar, proponer e impulsar iniciativas, programas o proyectos en materia de juventud, que sea la voz reivindicativa que azuce al Gobierno para que trabaje en promover acciones y medidas que den respuesta a sus necesidades. En definitiva, un espacio por y para ellos, un Consejo de la Juventud que refleje todo cuanto defienden y reclaman los jóvenes de la Comunidad de Madrid.

Con estas premisas, gracias al trabajo de las entidades juveniles y al compromiso de los grupos parlamentarios de la oposición con la aprobación de la tramitación de la Ley, estamos muy cerca de recuperar el espacio perdido por la juventud, muy cerca de recuperar el Consejo de la Juventud de la Comunidad de Madrid, un espacio que nunca debió perderse.

Mónica Carazo es diputada del PSOE en la Asamblea de Madrid
  • Comentarios
  • ¡Aún no hay mensajes! Sé el primero en comentar

  • Escribe tu comentario