/ 29 junio 2022
30.6 C
Madrid
/ 29 junio 2022

¿Cómo afecta el calor del verano a nuestro coche? Riesgos de la época estival

¿Cómo afecta el calor del verano a nuestro coche? Riesgos de la época estival

Los expertos señalan el calor y la falta de las revisiones adecuadas, como los más acérrimos enemigos de los conductores españoles, especialmente en desplazamientos largos, en los que se suele acusar el cansancio.

La recuperación del turismo y el regreso a sus niveles en épocas anteriores a la pandemia ya se notó en las pasadas vacaciones de Semana Santa. Agencias de viajes, hoteles, aerolíneas y cruceros pronostican un buen balance de cara al periodo estival, que por tradición, está reservado al turismo nacional. La temporada alta de 2022 puede registrar consumos históricos, ya que se va a prolongar entre los meses de mayo y octubre, en virtud de las reservas de las grandes cadenas hoteleras.

El verano, estación más peligrosa en carretera, ¿cómo afecta al vehículo?

Esta estación parece haberse convertido en la más peligrosa del año en la carretera. Según ALD Automotive, durante este periodo se incrementan casi al doble las asistencias de emergencia y el pronóstico es que este año será más cálido de lo habitual. 

Uno de los problemas que pueden darse con el cambio de temperatura es que las lunas se agrieten con los cambios extremos o con una diferencia considerable entre la temperatura interior y el exterior del coche. En algunas circunstancias podría no ser peligrosa, pero en otras, puede que se propague y derive en una rotura del cristal. Es por ello que debemos acudir a profesionales como los de Carglass para reparar cuanto antes el parabrisas, o sustituirlo si no es posible este paso. ¡Lo importante es actuar en cuanto se detecte!

Otro de ellos, y fundamental, es el nivel del aceite. En el momento en que la temperatura se incrementa por encima de los 40 grados, aumenta la intensidad de evaporación, por lo que es importante revisar el nivel para que el sistema no pierda eficacia. Otro de los puntos importantes es la dilatación de los neumáticos. Con el calor, el aire de los neumáticos tiende a dilatarse, por lo que es importante llevarlos con la presión mínima recomendada.

Un factor esencial más, es la temperatura del motor. Es trascendental verificar el nivel del líquido de refrigeración, para evitar que el motor se recaliente más de lo normal durante los viajes, pues una temperatura excesivamente elevada puede incrementar la pérdida de potencia en el motor hasta un 15%. 

Debemos considerar el sistema de climatización. Cuando la temperatura es extremadamente alta, obligamos al motor a trabajar a máximo rendimiento. Antes de arrancarlo, es recomendable igualar la temperatura exterior e interior, para, de esta forma, evitar sobrecargas de uso. Por último, el líquido de frenos necesitará su propia comprobación de estado y nivel, ya que tiene una alta sensibilidad al calor y podría provocar pérdida de eficacia a la hora de frenar.

Riesgos tenemos a la hora de recorrer nuestro país en coche en época veraniega

Los expertos señalan el calor y la falta de las revisiones adecuadas, como los más acérrimos enemigos de los conductores españoles, especialmente en desplazamientos largos, en los que se suele acusar el cansancio. El calor incrementa el riesgo de sufrir un accidente conduciendo hasta un 22%. Las temperaturas estivales condicionan la conducción creando fatiga al volante, que aumenta, y a los reflejos, que disminuyen. Cuanto mayor es la temperatura, mayor es el peligro.

Tanto la atención como la vista se ven afectadas. Al conducir a una temperatura de 35 grados centígrados, el conductor dejará de percibir entre el 10% y el 20% de las señales de tráfico, e incrementará sus errores en más de un 30%. Si consideramos que los despistes están detrás de 8 de cada 10 accidentes de tráfico, vemos que son datos muy a tener en cuenta. El estrés que nos genera conducir también es un factor fundamental, que de nuevo incrementa las posibilidades de sufrir un percance, en este caso, en un 28%.

La mejor actitud que debemos tomar a la hora de realizar estos viajes es la de ser cuidadosos con el coche para prolongar la vida útil de sus componentes. También es interesante conducir con precaución, no salir a la carretera sin revisar los citados puntos y así, evitar sorpresas desagradables.

Los expertos señalan el calor y la falta de las revisiones adecuadas, como los más acérrimos enemigos de los conductores españoles, especialmente en desplazamientos largos, en los que se suele acusar el cansancio.

La recuperación del turismo y el regreso a sus niveles en épocas anteriores a la pandemia ya se notó en las pasadas vacaciones de Semana Santa. Agencias de viajes, hoteles, aerolíneas y cruceros pronostican un buen balance de cara al periodo estival, que por tradición, está reservado al turismo nacional. La temporada alta de 2022 puede registrar consumos históricos, ya que se va a prolongar entre los meses de mayo y octubre, en virtud de las reservas de las grandes cadenas hoteleras.

El verano, estación más peligrosa en carretera, ¿cómo afecta al vehículo?

Esta estación parece haberse convertido en la más peligrosa del año en la carretera. Según ALD Automotive, durante este periodo se incrementan casi al doble las asistencias de emergencia y el pronóstico es que este año será más cálido de lo habitual. 

Uno de los problemas que pueden darse con el cambio de temperatura es que las lunas se agrieten con los cambios extremos o con una diferencia considerable entre la temperatura interior y el exterior del coche. En algunas circunstancias podría no ser peligrosa, pero en otras, puede que se propague y derive en una rotura del cristal. Es por ello que debemos acudir a profesionales como los de Carglass para reparar cuanto antes el parabrisas, o sustituirlo si no es posible este paso. ¡Lo importante es actuar en cuanto se detecte!

Otro de ellos, y fundamental, es el nivel del aceite. En el momento en que la temperatura se incrementa por encima de los 40 grados, aumenta la intensidad de evaporación, por lo que es importante revisar el nivel para que el sistema no pierda eficacia. Otro de los puntos importantes es la dilatación de los neumáticos. Con el calor, el aire de los neumáticos tiende a dilatarse, por lo que es importante llevarlos con la presión mínima recomendada.

Un factor esencial más, es la temperatura del motor. Es trascendental verificar el nivel del líquido de refrigeración, para evitar que el motor se recaliente más de lo normal durante los viajes, pues una temperatura excesivamente elevada puede incrementar la pérdida de potencia en el motor hasta un 15%. 

Debemos considerar el sistema de climatización. Cuando la temperatura es extremadamente alta, obligamos al motor a trabajar a máximo rendimiento. Antes de arrancarlo, es recomendable igualar la temperatura exterior e interior, para, de esta forma, evitar sobrecargas de uso. Por último, el líquido de frenos necesitará su propia comprobación de estado y nivel, ya que tiene una alta sensibilidad al calor y podría provocar pérdida de eficacia a la hora de frenar.

Riesgos tenemos a la hora de recorrer nuestro país en coche en época veraniega

Los expertos señalan el calor y la falta de las revisiones adecuadas, como los más acérrimos enemigos de los conductores españoles, especialmente en desplazamientos largos, en los que se suele acusar el cansancio. El calor incrementa el riesgo de sufrir un accidente conduciendo hasta un 22%. Las temperaturas estivales condicionan la conducción creando fatiga al volante, que aumenta, y a los reflejos, que disminuyen. Cuanto mayor es la temperatura, mayor es el peligro.

Tanto la atención como la vista se ven afectadas. Al conducir a una temperatura de 35 grados centígrados, el conductor dejará de percibir entre el 10% y el 20% de las señales de tráfico, e incrementará sus errores en más de un 30%. Si consideramos que los despistes están detrás de 8 de cada 10 accidentes de tráfico, vemos que son datos muy a tener en cuenta. El estrés que nos genera conducir también es un factor fundamental, que de nuevo incrementa las posibilidades de sufrir un percance, en este caso, en un 28%.

La mejor actitud que debemos tomar a la hora de realizar estos viajes es la de ser cuidadosos con el coche para prolongar la vida útil de sus componentes. También es interesante conducir con precaución, no salir a la carretera sin revisar los citados puntos y así, evitar sorpresas desagradables.

LO MÁS LEÍDO

COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

AHORA EN PORTADA

LO MÁS COMENTADO