Cultura > Madrid es cultura

Palacio Real y su entorno, el Vaticano de Madrid

E.P.| Madrid | 03 de Noviembre de 2017, 15:00

Patrimonio Nacional incluye un plan para conectar los distintos espacios del conjunto palaciego.

El presidente de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñán, pretende que la reforma del conjunto del Palacio Real de Madrid sirva para poner en valor un patrimonio que, según sostiene, solamente es equiparable al Vaticano, como uno de los pocos conjuntos de estas dimensiones y valor y riqueza de sus colecciones que siguen sirviendo a su propósito original, en este caso como sede de la Corona Española. "La capacidad de enriquecimiento progresivo que tiene este complejo solo es comparable a lo que se puede encontrar en los Museos Vaticanos", ha asegurado.

Además de la creación del Museo de las Colecciones Reales, que Pérez de Armiñán cree que estará abierto antes de 2020, el proyecto de Patrimonio Nacional incluye un plan para conectar los distintos espacios del conjunto palaciego, incluidos los jardines, para incrementar su valor turístico y crear así un "segundo polo" de interés que, junto a los museos y atracciones turísticas del "eje Prado-Recoletos", ayude a incrementar la duración del turismo en la capital.

El Palacio Real abre al público sus cocinas


El reto, según ha explicado, está en que el conjunto de instalaciones que forman parte del Palacio Real de Madrid "funcione como tal", dado que en la actualidad el desnivel entre el Palacio Real y los jardines del Campo del Moro supone una "auténtica muralla" que deja aisladas otras partes del conjunto como los propios jardines, la Estufa de Camelias o la Ermita de San Antonio de la Florida, que ha calificado como "una de las joyas más desconocidas" de la capital, y hasta la Casa de Campo.

"Estamos ampliando la ciudad, estamos abriéndola a la casa de campo. Naturalmente esto no se puede hacer todo de una sola vez, primero es el Museo de Colecciones Reales, después la rehabilitación del Museo de Carruajes y después la adaptación del Campo del Moro", ha detallado Pérez de Armiñán, además de indicar que los proyectos que tiene en mente la institución permitirán no solamente conectar las distintas áreas del complejo de manera más sencilla sino poner en valor otras infraestructuras. Entre estas instalaciones figuran, por ejemplo, el edificio de la Estufa de las Camelias o el Almacén de Obras --en los jardines del Campo del Moro, junto al Palacio Real-- que, según ha asegurado, "son arquitecturas absolutamente maravillosas que en este momento casi nadie conoce y que pueden ser utilizadas para hacer actividades culturales diversas".

De hecho, afirma que la puesta en marcha de este proyecto, aunque requeriría de inversiones progresivas, permitiría "aumentar enormemente" la afluencia de visitantes y, por ejemplo, aprovechar la zona del Campo del Moro para desarrollar el convenio marco que Patrimonio mantiene con el Teatro Real, para utilizarlo como zona de representaciones musicales y teatrales. También cree que ayudará a revalorizar actividades "propias de palacio" como el Cambio de Guardia de la Guardia Real, los conciertos y quizás el acto de recepción de Cartas Credenciales de diplomáticos en el Palacio Real.

CONEXIÓN ENTRE EL PALACIO Y LOS JARDINES


El plan que ha trazado Patrimonio Nacional pasa en primer lugar por la puesta en marcha del Museo de Colecciones Reales, cuyas instalaciones están ya construidas y están pendientes del concurso para adjudicar el proyecto museístico, que además de reforzar y poner en valor (en colecciones siempre cambiantes) parte de los 154.000 bienes muebles artísticos e históricos de que dispone la Corona repartidos por toda España, servirá como conexión entre el Palacio Real y el Campo del Moro, gracias a unos ascensores con capacidad para trasladar a 200 personas a la vez. Además de esto, se reabrirá el túnel de Bonaparte que une la zona de Palacio Real con la Casa de Campo y se habilitarán cinco entradas al complejo del Palacio: una por el Museo de Colecciones Reales, otra por el Palacio Real, dos por el Campo del Moro y una por los Jardines de Sabatini.

El Museo de Colecciones Reales tendrá cuatro plantas (6 contando con las entreplantas), capacidad para 750 piezas y su recorrido comenzará su recorrido en el vestíbulo, al nivel del Palacio Real y junto a la Armería Real y la Catedral de la Almudena; continuará en el nivel -1 y -2 con exposiciones de la Casa de los Austrias y de la Casa de los Borbones y terminará en la -3, al nivel del Campo del Moro, que albergará las exposiciones temporales y los almacenes, además de espacios que se dedicarán a la gestión del patrimonio.

"Es un paseo por la historia de la cultura europea desde a alta edad media hasta prácticamente el siglo XXI", ha asegurado el presidente de Presidente de Patrimonio Nacional, que explica que además de los objetos expuestos se aprovecharán los cambios de nivel para ofrecer a los visitantes la explicación de cada una de las épocas mediante recursos audiovisuales.

Pérez de Armiñán ha indicado que el contenido del museo (que será "flexible") se nutrirá en un 64% de obras y objetos que actualmente están "fuera de visita pública" y que un 35% serán obras expuestas que provendrán de otras instituciones dependientes de Patrimonio Nacional (incluido el Palacio Real), aunque no extraerá de otros museos, como el del Escorial, sus obras "más significativas".

PROBLEMA PRESUPUESTARIO


Aún así, desde el organismo gestor del patrimonio del Estado reconocen que la puesta en marcha de este proyecto requerirá de un incremento de la inversión respecto de la situación actual, que tras los recortes han dejado a Patrimonio Nacional con el presupuesto "más bajo de su historia": un total de 109 millones de euros para gestionar todo el patrimonio que tiene a su cargo (que incluye 20 Reales Sitios, sin contar con sus recursos naturales y archivísticos), frente a los 140 millones de euros de antes de la crisis económica.

El presidente de Patrimonio Nacional estima que para la puesta en marcha del proyecto del Museo de Colecciones Reales será necesaria una inversión de 171 millones de euros y otros 7 millones de euros anuales de mantenimiento. Además, detalla que en la actualidad la aportación de la venta de entradas a las instalaciones de Patrimonio Nacional supone una aportación de 35 millones de euros al total del presupuesto de la institución, algo que reconoce que es necesario ampliar, junto con los fondos procedentes del Estado.

"En estas condiciones no podemos sostener una política de inversiones adecuada. Versalles tiene 100 millones de euros de presupuesto y es verdad que tiene 10 millones de visitantes. Nosotros, que tenemos 3,6 millones de visitantes, tendríamos que añadir otros 2 millones de euros. Hay una gran desproporción entre la aportación que recibe Versalles y sus dominios y nuestros bienes, que son incomparablemente mayores en proporción y en complejidad", ha lamentado.
  • Comentarios
  • ¡Aún no hay mensajes! Sé el primero en comentar

  • Escribe tu comentario