El Metropolitano despidió al delantero con el lema ‘De Niño a Leyenda’

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)



El delantero español Fernando Torres ha admitido que le gustaría sentirse «siempre» en sintonía con la afición del Atlético de Madrid, entidad que lo ha despedido por todo lo alto a tenor de la reciente Liga Europa bajo el brazo, como capitán y firmando un doblete en su último partido ante la SD Eibar (2-2).

Después de estar 11 años en el club de su vida en dos etapas, jugando 404 partidos y marcando 129 goles. Este homenaje a ‘El Niño’ arrancó desde la final de dicha Liga Europa, siendo ése el primer y único trofeo que ha ganado con el Atlético. Esto tuvo su culminación el pasado viernes durante la fiesta de celebración en la fuente de Neptuno con la hinchada rojiblanca, donde Torres fue el protagonista y dedicó a todos los aficionados allí presentes las palabras de «nada es imposible, y menos si eres del Atleti».

Pero la verdadera fiesta llegó este domingo en el Wanda Metropolitano, con más de 65.000 gargantas coreando su nombre al unísono en cada minuto del partido. A las 18.30 horas dio comienzo un homenaje que se alargaría hasta más de las 21.00, para despedir a un ídolo que había lucido la bandera del Atleti en Segunda y que lo sacó de ese pozo con 17 años y el 35 a la espalda.

El equipo jugó ante el Eibar con un parche que decía ‘De Niño a Leyenda’ y recordando la fecha del día. Con un enorme tifo que de nuevo tenía el mensaje ‘De Niño a Leyenda’ junto a un gigantesco número 9, a la vez la hinchada local cantaba ‘a cappella’ el himno del Atleti. Tras esto, Torres atravesó un pasillo hecho por sus compañeros y acabar en el centro del campo.

Ahí escuchó las palabras de agradecimiento del actual primer capitán, Gabi, del reputado exjugador Gárate y también de Manuel Briñas, el encargado de la cantera cuando él entró a formar parte de la entidad ccolchonera. Además, una camiseta gigante, una placa conmemorativa por superar 400 partidos oficiales con el Atleti y una camiseta firmada por todo el equipo fueron los regalos que le dieron al delantero fuenlabreño.

Con el campo entregado, se desplegó una camiseta con su nombre enganchada a un globo aerostático y se dio paso al propio Torres para que pronunciase sus palabras de agradecimiento entre lágrimas. «Me gustaría comenzar recordando a los que están en el tercer anfiteatro. Luis Aragonés por enseñarnos lo que es el Atlético de Madrid y hacer historia», dijo.

EL JUGADOR «MÁS QUERIDO DEL MUNDO»

«También querría mencionar a mi abuelo por hacerme el mejor regalo del mundo: hacerme del Atleti. A mis padres, por el esfuerzo que siempre han hecho conmigo y por apoyarme si me equivoco. A mis hermanos, que gastaban sus ahorros en comprarme unas botas de fútbol y que me hicieron que me gustase el fútbol», declaró mientras aguantaba las lágrimas.

Y tras agradecer una y otra vez a la afición su apoyo incondicional, Torres dedicó sus últimas palabras al Atleti como un aficionado más. «No me hacía falta ganar un título para sentirme el jugador más querido del mundo. Recuerdo el Calderón de niño; hoy es mi último día, pero no es el final. Me gustaría que nos sintiésemos así siempre», añadió.

«Nos preguntan por qué somos del Atleti, y es algo difícil de explicar. Es este escudo, son unos jugadores que se dejan la vida en cada partido, simboliza una gran familia, todos somos uno. Eso es el Atlético de Madrid. Ha sido un orgullo, un honor, Gracias a todos, de corazón, porque me habéis hecho ser el hombre más feliz del mundo. Solo os voy a pedir cantar nuestro himno que es la canción más bonita del mundo», finalizó.

De esta manera, Torres fue despedido tras su discurso al grito de «¡Presidente, presidente!». Ocurrió en un estadio que dijo adiós al máximo exponente del Atleti fuera de España (en una época convulso del ‘Gilismo’), para luego acabar cantando el himno mientras ‘El Niño’ daba una vuelta de honor al campo junto a su familia.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here