Foto: © EFE
-Publicidad-

El Ayuntamiento de Madrid ampliará las terrazas de la capital para que puedan utilizar todo el aforo que tienen reconocido y compensar de esta forma la limitación del 30 % de ocupación establecida en la fase 1 de la desescalada. Además de ampliar el espacio de las terrazas, el Consistorio tiene previsto ampliar su apertura, tanto horaria como alargando la duración de la temporada.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha dicho este jueves en la rueda de prensa telemática tras la Junta de Gobierno que tendrán que «articular fórmulas para que se pueda producir, para que se puedan abrir esas terrazas» ante el aforo del 30 % en la fase 1 del plan de desescalada y los sucesivos aumentos: «No quiere decir que vaya a haber un aumento de ruido, no quiere decir que haya un aumento de aforo necesariamente, pero sí quiere decir que tenemos que tratar de que el aforo que tenga actualmente reconocido puedan utilizarlo en toda su extensión».

-Publicidad-

El primer edil ha pedido a los concejales de distrito se pongan «inmediatamente» en contacto con todas las asociaciones de vecinos que han expresado quejas o inquietudes para darles «la correspondiente respuesta».

La ampliación del espacio de las terrazas era una de las propuestas consensuadas entre el sector de la hostelería y el Consistorio, ha recordado la vicealcaldesa, Begoña Villacís, quien ha precisado que esa ampliación «no supone que vaya a haber más clientes»: «De hecho, va a haber menos clientes, y más ahora que sabemos que va a ser el 30 por ciento el que se va a poder utilizar. Con estas cifras ya la hostelería está diciendo que no va a poder siquiera abrir».

«La hostelería permanecerá cerrada»

Algunos de los grupos hosteleros más grandes de España se han sumado al rechazo del sector a las medidas de apertura en la desescalada planteada por el Gobierno y anuncian que no abrirán, decisión que están adoptando muchos propietarios de bares y restaurantes.

En un comunicado que, además de Grupo El Paraguas, Larrumba, y Pastelerías Mallorca (Madrid); Grupo Verbena (Ginger/Garbo/Gonzo), Grupo Marengoy, Grupo los Cabezudos (Zaragoza) y Restaurant B-ONE Palau del Mar (Barcelona), firman 130 hosteleros que representan a más de 370 locales y 3129 trabajadores, critican que el Ejecutivo no haya consultado al sector y anuncian que, si no rectifican, «la hostelería permanecerá cerrada».

Recuerdan al Gobierno que los efectos de la COVID-19 serán «especialmente agresivos con aquellos que menos músculo financiero tienen, los establecimientos pequeños, de superficie escasa, de alquiler y con necesidad de gran afluencia para obtener beneficios».

Las reducciones de aforo propuestas, desde solo las terrazas a un tercio de su ocupación en la fase 1 hasta el 30 % de la capacidad de los comedores en la 2, y las inversiones que requerirían unas normas higiénico-sanitarias aún no determinadas «generarán una importante merma en la rentabilidad de los negocios cuando no la desaparición de muchos al no soportar la caída del rendimiento», advierten.

Por ello piden al Gobierno que «se pronuncie respecto de la moratoria de los alquileres de local de negocio», que permita que se les reintegren los alquileres abonados a partir de la declaración del estado de alarma y que se les exima hasta que puedan abrir y que se revisen las condiciones de arrendamiento para esta «situación excepcional».

Al igual que han hecho asociaciones como la Federación Española de Hostelería o la Hermandad Gastró (HERGAS), demandan la adaptación de los ERTES de forma que los trabajadores se puedan incorporar progresivamente en función del ritmo de negocio.

Asimismo, solicitan un test de diagnóstico a todos los profesionales hosteleros para evitar «riesgos» para la salud pública. También piden la colaboración de los Ayuntamientos con medidas de carácter fiscal como «exención de tasas e IBI» para «impedir la destrucción del tejido productivo».

Los firmantes señalan en su comunicado que solo retomarán su actividad «cuando el Gobierno pueda asegurar que la reapertura no conllevará ningún riesgo añadido que contribuya a fomentar un rebrote del virus COVID-19».

La misma decisión han adoptado desde estrellas Michelin como DSTAgE (Madrid) -cuyo propietario, Diego Guerrero, ha denunciado que «cueste más abrir que estar cerrados»- a restaurantes y bares de ciudades como Salamanca y Zaragoza, que han puesto en sus locales un cartel de ‘se traspasa’ con la reclamación #sinseguridadnoabrimos.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here