El candidato de UPyD a la Comunidad de Madrid, Ramón Marcos, propone reducir las consejerías a seis y prescindir de todos los asesores externos con el fin de acabar con los «enchufismos» y conseguir un modelo de gobierno en la región que «funcione» y que sea «decente».

«Queremos una administración pública más reducida», ha explicado en una entrevista con Europa Press, donde ha señalado que su propuesta también pasa por que haya una sola secretaría general técnica y reducir las direcciones generales a más de la mitad además de suprimir «prácticamente» las subdirecciones generales.



«Las consejerías hay que dejarlas en seis y tienen que mantenerse de forma estable, no se pueden crear y hacer consejerías en función de a quien quiero colocar en el Gobierno», ha apuntado Marcos, quien también quiere la «profesionalización de la administración pública y que no haya «ni un solo director general colocado por ser de ningún partido político». «Serán elegidos de acuerdo a un estricto criterios de mérito y capacidad», ha apuntado Marcos, que quiere acabar con el «enchufismo«.

En cuanto a los asesores externos, su respuesta ha sido «cero», si bien ha matizado que «a lo mejor el presidente del Consejo de Gobierno puede tener una o dos personas». También cree que los consejeros no necesitan coches oficiales, «como mucho coches de incidencias», y que es necesario un cuerpo de interventores «que no estén elegidos por libre designación», y tengan un puesto fijo, «que no se puedan cesar y eso implique un mayor control para prevenir la corrupción».

IGUALDAD FISCAL

En materia de política fiscal, el candidato de UPyD en la Comunidad ha destacado que su formación es partidaria de «bajar la presión fiscal a las clases medias y a la gente que tiene menos ingresos y que está soportando la crisis, que lo han dado todo y no han recibido nada».

En este punto, ha indicado que Madrid «no puede ser un paraíso fiscal» y que España «necesita unidad fiscal». «De la misma manera que pedimos en el País Vasco y Navarra que se suprima el concierto y que no se solucione el problema catalán con beneficios fiscales, en Madrid tiene que haber impuesto de Sucesiones y de Patrimonio», ha apuntado.

Para Marcos, no puede ser que los herederos de la Duquesa de Alba «no paguen impuestos en Madrid» porque «se están viniendo las grandes fortunas a Madrid para no pagar impuestos» y la región se está convirtiendo en «paraíso fiscal», lo cual, «es un grave error», ha dicho.

Por eso, ha indicado que el Impuesto de Sucesiones hay que recuperarlo «para la gente que de verdad es rica» y no para el que «hereda el negocio familiar o la casa de sus padres». Sobre el Impuesto de Patrimonio, creen que es un diseño de impuesto «mal hecho», y que lo harían diferente.

Aquí se necesitaría una «reforma estatal distinta», ha explicado Marcos, que no comparte que Madrid no tenga este tributo y sí otras CCAA. Y todo, ha añadido, «por una razón simple y llanamente de funcionamiento lógico del Estado en el que no pueden existir estas desigualdades y paraísos fiscales». «Creemos en la igualdad entre ciudadanos españoles y es fundamental la igualdad fiscal», ha defendido.

EL SERVICIO REGIONAL DE EMPLEO NO SOLUCIONA

En otro orden de cosas, ha sido preguntado por si, como uno de sus adversarios, el candidato del PSOE a la Comunidad, Ángel Gabilondo, recuperaría el Servicio Regional de Empleo, a lo que ha respondido que no cree que crearlo de nuevo «vaya a resolver los problemas de intermediación laboral».

«Somos más partidarios de que funcionen bien las oficinas de empleo, con una buena colaboración del Servicio público de Empleo Estatal, y hay que mejorar de forma radical la intervención laboral y las formación de los trabajadores, tanto la continua como la ocupacional», ha explicado.

Si bien ha indicado que hay que hacer partícipe a los interlocutores sociales y que al eliminar el Servicio Regional, «se dejó de hacer partícipes a éstos en la definición de las políticas de empleo», Marcos considera que «hay instrumentos más allá de este Servicio para hacerlo».

Marcos cree que es necesario la formación para la creación de empleo, o duplicar las plazas de la FP. Su reto es conseguir rebajar el desempleo en Madrid al 5 por ciento. Sabe que esto «no se hace mañana» pero «hay que poner las bases para que en cinco, seis, o siete años, se pueda conseguir», no sólo en sector turístico o construcción sino en política industrial «de alto valor añadido».




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here