España vuelve a situarse como uno de los destinos más atractivos para la inversión extranjera, con Madrid y Barcelona en el Top 10 de las ciudades europeas más atractivas para invertir en 2015, según el estudio EY European Attractiveness Survey: Comeback Time.  

En concreto, la encuesta sitúa a la ciudad condal en la octava posición y a la capital española en el décimo puesto. Estos resultados suponen un descenso del 2% y del 1%, respectivamente, si se compara con las cifras del año pasado.



De hecho, en 2014 la Comunidad de Madrid y Cataluña desempeñaron un papel esencial en España al concentrar en conjunto el 71% de todos los proyectos de inversión extranjera directa del país. Cataluña cerró el año con 108 proyectos de este tipo y la Comunidad de Madrid con 57.

El impulso de la inversión extranjera llevó a España a ocupar la cuarta posición por número de proyectos a nivel europeo, sólo superada por Reino Unido, Alemania y Francia, aunque cedió posiciones hasta la séptima plaza en cuanto a la creación de empleo derivada de estas operaciones.

El origen del capital que llegó a España procedió principalmente de Estados Unidos, con 57 de los 232 proyectos realizados, seguidos de Alemania (38) y Francia (20). Japón y Reino Unido ocuparon la cuarta y quinta posición.

El interés de los inversores extranjeros se notó especialmente en tres industrias: servicios financieros (96 proyectos), el negocio manufacturero (89) y transportes (35). No obstante, la recuperación de la economía también animó a que entrara inversión a otros negocios como el retail (9 proyectos), la construcción (1), la educación y la salud (1) y el entretenimiento (1).

De cara al futuro, el estudio de EY pone de manifiesto que el nuevo contexto económico augura una época de esplendor en Europa, puesto que el 59% de los inversores encuestados cree que el atractivo de Europa seguirá aumentando en los próximos tres años. La mitad de los participantes ve a Europa Occidental como el destino más atractivo para la inversión extranjera directa, frente al 45% de 2014 o el 33% de 2008.

«El Viejo Continente ha mejorado la estabilidad y la percepción del escenario de los negocios y, además, ofrece grandes oportunidades de inversión por las dimensiones de su mercado y su poder adquisitivo. La reducción de los costes de la energía, las reformas estructurales, la paridad del eurodólar y las políticas que fomentan el crecimiento favorecen su competitividad», el consejero delegado de EY, Llorenç López Carrascosa.

INFLUENCIA EN PROYECTOS Y EMPLEO

El año pasado, la confianza de los inversores en Europa se tradujo en un aumento tanto de los proyectos (10%) como en empleo (185.583 puestos). De hecho, Europa -excluyendo Rusia- recibió un 36% más de inversión extranjera directa y sumó 305.000 millones de dólares.

Reino Unido, Alemania y Francia fueron los países que más proyectos recibieron al acaparar en 2014 el 52% de todos los realizados en Europa y generar el 30% de los empleos. Las previsiones para este año apuntan a que las ciudades más atractivas para invertir serán Londres (52%), París (29%) y Berlín (28%).

Por otro lado, el estudio pone de manifiesto que los inversores están convencidos de que Europa va por buen camino, ya que el 85% de los entrevistados cree que el continente volverá a la senda del crecimiento sostenible. Las dudas se centran en el plazo en que lo conseguirá, puesto que existe cierto escepticismo a la hora de afirmar con rotundidad que el punto de inflexión ha llegado.

CAUTELA ANTE LA LENTITUD DE LA RECUPERACIÓN

Así, sólo un 54% de los encuestados cree que el crecimiento volverá a ser sostenible en menos de cinco años y existe cierta cautela ante la lentitud del ritmo de crecimiento, los acontecimientos geopolíticos producidos en territorio europeo y las elecciones que se celebrarán en varios países durante este año.

En este sentido, los inversores extranjeros señalan que la burocracia (20%) y el crecimiento lento de la economía (17%) son las grandes amenazas del atractivo inversor de Europa, seguido de la falta de gobernanza en la UE (13%), los conflictos geopolíticos en las fronteras de Europa (11%) y la elevada deuda pública (10%).

Además, un tercio de los encuestados (33%) cree que Europa debe mejorar su competitividad a través de reformas económicas, mientras que el año pasado la mayoría de los inversores entrevistados aseguraba que el continente necesitaba revisar la investigación y la educación.

En cuanto a destinos para invertir, Norteamérica supera a China como el segundo destino más interesante después de Europa Occidental. El 39% de los encuestados destaca el potencial que ofrece Norteamérica gracias a la contribución que están haciendo los bajos precios de la energía al crecimiento de su economía.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here