Tiempo de lectura 1 minuto


Una de las barreras que se han encontrado los refugiados sirios que han ido llegando a España desde el año 2011 es el idioma. En parte,  porque  no se les han puesto demasiadas facilidades para poder aprenderlo, y así dar forma a su nueva vida lejos de su hogar, encontrando un trabajo e integrándose en la sociedad de acogida.

Gran parte de este colectivo refugiado llegó al comenzar el conflicto civil, que sigue asolando su país después de cinco años, y que ha obligado a miles de personas a refugiarse en diferentes países europeos, entre ellos, España.

El hecho de desconocer el idioma del país que les recibe, impide a esta población expresarse, lo que provoca la peligrosa aparición de grupos aislados o guetos. Por ello, es importante que se establezca un acercamiento entre ambas culturas para que así puedan colaborar y tener un futuro.

Poder expresarse en un idioma es fundamental para emprender una vida, y un elemento vital dentro de la rutina de cualquier persona para poder interactuar, y está claro que la población siria está teniendo dificultades en este ámbito. 

Hay diferentes ONG que están destinando sus esfuerzos a cambiar la situación, como la Fundación Deporte Íntegra, para así tratar de ayudar al más de medio centenar de familias sirias que residen en estos momentos en la ciudad de Madrid.

Ya hay diferentes iniciativas puestas en marcha para la inclusión de la población siria en España, por ejemplo, el pasado domingo se celebró un encuentro al que se acercaron familias de refugiados sirios que viven en Madrid y miembros pertenecientes a la Asociación de Voluntarios de la Caixa. 

Un total de 250 personas se reunieron en la Casa del Reloj de Arganzuela, donde pudieron disfrutar de platos típicos de la cocina siria y española, mientras que niños de diferentes nacionalidades jugaban en la calle.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *