Tiempo de lectura 2 minutos


Conocida también como Neurocirugía Endovascular o Neurorradiología Intervencionista, la Terapia Endovascular ha hecho posible el abordaje de diversas patologías cerebrales de forma mínimamente invasiva.

Se trata de un conjunto de procedimientos para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades del sistema nervioso (cerebro y médula) y de las estructuras relacionadas con el mismo. Todo gracias a la navegación intravascular selectiva, que  se realiza con catéteres guiados por fluoroscopía desde un acceso vascular periférico (mediante la inserción de un tubo plástico estéril delgado y flexible, el catéter, dentro de un vaso sanguíneo para proveer un método efectivo para sacar sangre o para entregar medicamentos y elementos nutritivos al torrente sanguíneo de un paciente por un período de semanas, meses o hasta años).

La Unidad de Terapéutica Endovascular del Instituto de Neurociencias de Madrid del Hospital Nuestra Señora del Rosario, es un referente a nivel nacional al contar con la primera y más avanzada sala para la realización de tratamientos de Neurorradiología Intervencionista de este tipo. 

Los pacientes candidatos a la Terapia Endovascular son aquéllos que padecen patologías malformativas, es decir, malformaciones arteriovenosas del cerebro y médula espinal, los que sufren aneurismas cerebrales y  fístulas durales (comunicaciones anómalas entre arterias y venas intracraneales). Estas enfermedades son responsables de derrames o hemorragias cerebrales o de un aumento de la presión dentro de las venas del cerebro, lo que eleva el riesgo de mortalidad o de sufrir secuelas motoras y sensitivas.

Asimismo, pueden beneficiarse de ella todos lo que englobamos en la categoría de  patología isquémica, la causante de embolias o de falta de riego del cerebro. En estos casos tratamos las ‘estrecheces’ de las arterias que llegan al cerebro mediante su dilatación de forma mínimamente invasiva. La Terapia Endovascular realizada de forma precoz, en los casos que llegan a nuestras urgencias, nos permite llevar a cabo la  extracción del coágulo que ha provocado la embolia y la revascularización de las posibles zonas cerebrales afectadas, reduciendo así las secuelas de la falta normal de riego sanguíneo.  

Otro de los campos donde esta terapia está resultado eficaz es en ciertos tumores muy vascularizados (los que han colonizado vasos sanguíneos o arterias), en los cuales la cirugía tradicional para su extirpación puede provocar una gran hemorragia. La Neurocirugía Endovascular facilita al especialista la oclusión de las arterias de las que se nutre el tumor reduciendo al mínimo el riesgo de sangrado.

Asimismo, facilita el tratamiento por vía percutánea (sin cirugía) de las hernias de disco de la columna y de las alteraciones osteoporóticas con fracturas de las vértebras, mediante inyección de cemento acrílico y refuerzo de las vértebras afectadas. Todo ello sin cirugía abierta, tan sólo con la inserción de agujas. 

LAS VENTAJAS DE LA TERAPIA ENDOVASCULAR

– Menos invasiva que la cirugía tradicional

– Obtiene en muchos casos resultados iguales o superiores a la tradicional  (ciertas malformaciones vasculares cerebrales, la gran mayoría de las malformaciones vasculares de la médula espinal y patología isquémica).

– La mayor parte de los tratamientos se realiza mediante la introducción del catéter la arteria femoral (en el pliegue inguinal) que ‘viaja’ posteriormente al cerebro o la médula, lo que permite llegar a la lesión y tratarla. 

– Los pacientes tan sólo requieren de dos a tres días de ingreso hospitalario. 

– La preparación necesaria para estos tratamientos se basa en una analítica convencional, con estudio de la coagulación, y consulta con el anestesista, dado que la mayoría de los procedimientos se realiza con anestesia general. 

– La mayor parte de los pacientes, independientemente de su edad, pueden beneficiarse de él. Nuestro equipo ha tratado a pacientes con tan sólo un día de edad o con 90 años (en estos últimos la indicación depende de la calidad de vida y de una correcta evaluación riesgo-beneficio del tratamiento).

El Dr. Alfredo Casasco es Responsable de la Unidad de Terapéutica Endovascular del Instituto de Neurociencias de Madrid del Hospital Nuestra Señora del Rosario


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *