/ 17 mayo 2022
22.2 C
Madrid
/ 17 mayo 2022

Los históricos palacios del Paseo de Recoletos

Los históricos palacios del Paseo de Recoletos

Su nombre procede de un antiguo convento del año 1620, los Agustinos Recoletos. Su nombre procede de un antiguo convento del año 1620, los Agustinos Recoletos. La cantidad de...

La cantidad de palacios que se pueden encontrar en el Paseo de Recoletos son casi innumerables, ya que en su momento fue una de las partes mas modernas y ricas de Madrid. Disfrutar del ambiente aristocrático del siglo XIX.
 
El Paseo de Recoletos es uno de los ejes principales de la capital. Situado entre la Plaza de Cibeles y la Plaza de Colón, ofrece un bulevar ancho que tiene unos 600 metros de longitud. 
 
Su nombre procede de un antiguo convento de 1620, los Agustinos Recoletos, que estaba situado donde ahora se encuentra la Biblioteca Nacional y el Palacio de Marqués de Salamanca. Cuando el  convento se derribó en la mitad del siglo XIX la aristocracia empezó a construir palacios en la zona, convirtiéndose en una zona lujosa de la capital.
 
Esta zona se convirtió junto con el Paseo del Prado en el proyecto urbanístico llamado Salón del Prado, ideado por el arquitecto José Hermosillo. Después en el siglo XXI el Paseo de Recoletos se vio remodelado para crear más espacios peatonales y jardines.
 
A lo largo del Paseo de Recoletos nos podemos encontrar con diferentes edificios  importantes.
 
El primero de ellos está en el número 2 del paseo, y es el Palacio de Linares. Se construyó en el 1877 y ahora se le conoce como la Casa de América. La visita al palacio se puede hacer por 8 euros, allí te cuentan las diferentes historias que tiene el palacio, además, de poder pasear por sus jardines trasero. Otro de las formas de entrar es por el restaurante que hay en su interior.
 
El Palacio de Ramón Pla Monje que está situado en el número 4, y fue construido en el 1880. Era la residencia de Ramón Pla Monje, también conocido como el Marqués de Amboage, era un empresario nacido en Ferrol. Sufrió varias rehabilitaciones según fue cambiando de propietario. Aunque, en la actualidad es un edificio de oficinas, perteneció a el Grupo Planeta y a la compañía de seguros La Aurora.
 
En el número 10 nos encontramos con el Palacio del Marqués de Salamanca, que fue considerado el más elegante, rico y moderno de Madrid. Se construyó entre el 1846 y el 1855 para el Marqués de Salamanca, que entró en crisis en la década de 1860, por lo que se vio obligado a ponerlo en venta. Después lo adquirió el Banco Hipotecario, y ahora pertenece a la Fundación BBVA donde realiza actos culturales.
 
En la cera de enfrente hay tres palacios muy cerca, en los números 15 y 13, que son el de López Dóriga y Salaverria, construido en el 1872, y el de Alcañices, de 1865. Son dos palacios muy parecidos, donde claramente se aprecia que el primero fue una inspiración del segundo.
 
Aquí encontramos uno de los edificios más importantes, la Biblioteca Nacional, que está exactamente en el número 20 del paseo. Junto a ella, por la parte trasera, también se encuentra el Museo Arqueológico. El edificio se termino en 1892, y en la fachada que da al paseo nos encontramos con un sorprendente pórtico que remata en un triangulo donde se representa el Triunfo de las Ciencias y de las Artes, que además está adornado con esculturas y medallones de personas del mundo de la cultura.
 
El número 21 del Paseo de Recoletos lleva siendo famoso más o menos desde que se abrió en el 1888, y es el Café Gijón. Un lugar que en el siglo XX adquirió mucha fama por ser el lugar de encuentro de ilustres escritores. Su interior esta adornado por ilustraciones y poemas de los personajes que pasaban la tarde allí de tertulia.
 
Los dos últimos edificios emblemáticos de la calle son el Palacio de Elduayen y el Palacio de Medina de las Torres, que ahora son propiedad de Mapfre. El primero de estos fue donde se encontraba la editorial “La Lectura” que publicó el libro de “Platero y yo”, con el que ganó Juan Ramón Jiménez el premio Nobel en 1956. El segundo se construyó entre 1881 y 1884, pero más tarde fue remodelado y ahí fue cuando se añadieron las dos torres que son las que lo caracterizan, en la actualidad la Fundación Mapfre programa gran variedad de actividades culturales en su interior.

Su nombre procede de un antiguo convento del año 1620, los Agustinos Recoletos. Su nombre procede de un antiguo convento del año 1620, los Agustinos Recoletos. La cantidad de...

La cantidad de palacios que se pueden encontrar en el Paseo de Recoletos son casi innumerables, ya que en su momento fue una de las partes mas modernas y ricas de Madrid. Disfrutar del ambiente aristocrático del siglo XIX.
 
El Paseo de Recoletos es uno de los ejes principales de la capital. Situado entre la Plaza de Cibeles y la Plaza de Colón, ofrece un bulevar ancho que tiene unos 600 metros de longitud. 
 
Su nombre procede de un antiguo convento de 1620, los Agustinos Recoletos, que estaba situado donde ahora se encuentra la Biblioteca Nacional y el Palacio de Marqués de Salamanca. Cuando el  convento se derribó en la mitad del siglo XIX la aristocracia empezó a construir palacios en la zona, convirtiéndose en una zona lujosa de la capital.
 
Esta zona se convirtió junto con el Paseo del Prado en el proyecto urbanístico llamado Salón del Prado, ideado por el arquitecto José Hermosillo. Después en el siglo XXI el Paseo de Recoletos se vio remodelado para crear más espacios peatonales y jardines.
 
A lo largo del Paseo de Recoletos nos podemos encontrar con diferentes edificios  importantes.
 
El primero de ellos está en el número 2 del paseo, y es el Palacio de Linares. Se construyó en el 1877 y ahora se le conoce como la Casa de América. La visita al palacio se puede hacer por 8 euros, allí te cuentan las diferentes historias que tiene el palacio, además, de poder pasear por sus jardines trasero. Otro de las formas de entrar es por el restaurante que hay en su interior.
 
El Palacio de Ramón Pla Monje que está situado en el número 4, y fue construido en el 1880. Era la residencia de Ramón Pla Monje, también conocido como el Marqués de Amboage, era un empresario nacido en Ferrol. Sufrió varias rehabilitaciones según fue cambiando de propietario. Aunque, en la actualidad es un edificio de oficinas, perteneció a el Grupo Planeta y a la compañía de seguros La Aurora.
 
En el número 10 nos encontramos con el Palacio del Marqués de Salamanca, que fue considerado el más elegante, rico y moderno de Madrid. Se construyó entre el 1846 y el 1855 para el Marqués de Salamanca, que entró en crisis en la década de 1860, por lo que se vio obligado a ponerlo en venta. Después lo adquirió el Banco Hipotecario, y ahora pertenece a la Fundación BBVA donde realiza actos culturales.
 
En la cera de enfrente hay tres palacios muy cerca, en los números 15 y 13, que son el de López Dóriga y Salaverria, construido en el 1872, y el de Alcañices, de 1865. Son dos palacios muy parecidos, donde claramente se aprecia que el primero fue una inspiración del segundo.
 
Aquí encontramos uno de los edificios más importantes, la Biblioteca Nacional, que está exactamente en el número 20 del paseo. Junto a ella, por la parte trasera, también se encuentra el Museo Arqueológico. El edificio se termino en 1892, y en la fachada que da al paseo nos encontramos con un sorprendente pórtico que remata en un triangulo donde se representa el Triunfo de las Ciencias y de las Artes, que además está adornado con esculturas y medallones de personas del mundo de la cultura.
 
El número 21 del Paseo de Recoletos lleva siendo famoso más o menos desde que se abrió en el 1888, y es el Café Gijón. Un lugar que en el siglo XX adquirió mucha fama por ser el lugar de encuentro de ilustres escritores. Su interior esta adornado por ilustraciones y poemas de los personajes que pasaban la tarde allí de tertulia.
 
Los dos últimos edificios emblemáticos de la calle son el Palacio de Elduayen y el Palacio de Medina de las Torres, que ahora son propiedad de Mapfre. El primero de estos fue donde se encontraba la editorial “La Lectura” que publicó el libro de “Platero y yo”, con el que ganó Juan Ramón Jiménez el premio Nobel en 1956. El segundo se construyó entre 1881 y 1884, pero más tarde fue remodelado y ahí fue cuando se añadieron las dos torres que son las que lo caracterizan, en la actualidad la Fundación Mapfre programa gran variedad de actividades culturales en su interior.

LO MÁS LEÍDO

COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

AHORA EN PORTADA

LO MÁS COMENTADO