El bar más famoso de Malasaña, El Palentino, cierra sus puertas definitivamente este jueves 15 de marzo. El triste caso del local que no sobrevive a su dueño, este caso más que un dueño, su alma, Casto Herrezuelo, que falleció el pasado mes de febrero a la edad de 79 años.
 
El Palentino, situado en el número 8 de la calle del Pez, no volverá a abrir sus puertas. Loli, la cuñada de Casto tiene 67 años y ha optado por la jubilación antes que por echarse a sus espaldas en solitario el mítico establecimiento. Ella también era el alma del bar, pero no contaría con ayuda familiar ya que sus sobrinos, los hijos de Herrezuelo, tienen otros empleos.
 
Sin Casto, sin Loli, sin El Palentino pierde Malasaña, Madrid y la tradición. Todo inicio tiene un final. Este es triste y a la vez alegre. Casto nos seguirá levantando una sonrisa. Y siempre nos quedará El bar de Álex de la Iglesia pero nunca será lo mismo.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *