Un San Isidro alegre, libre y seguro

No es casualidad que la cartelería de San Isidro 2018 esté protagonizada por mujeres sonrientes. Niñas y mayores sonríen entre nardos y claveles para anunciar una fiesta que siempre se ha caracterizado por la alegría y la convivencia. Sus sonrisas y su actitud plácida transmiten un mensaje nítido: Madrid es una ciudad que acoge y que quiere proteger a las mujeres.

Sin duda, este es el año en el que las mujeres hemos manifestado más claramente en las calles nuestra reivindicación a favor de la igualdad de derechos que históricamente se nos ha negado.

En nuestra memoria reciente están grabadas las concentraciones contra los terribles asesinatos machistas, que cada vez suman más voces de denuncia contra esta lacra que les cuesta la vida a muchas mujeres por el mero hecho de serlo. Imposible olvidar la multitudinaria manifestación del 8 de marzo que abarrotó las calles de todas las ciudades españolas.

Imposible borrar el grito unánime – y también el dolor- contra la sentencia sobre La Manada o el debate que hemos abierto los y las socialistas de la capital contra la prostitución y la explotación sexual en Madrid, una actividad que arrastra principalmente a las mujeres pobres a una vida de esclavitud de la que es muy difícil escapar sin apoyo de las instituciones. Son distintas expresiones de violencia contra la mujer que se materializan en demasiados -siempre son demasiados- casos terribles de discriminación y desigualdad que es necesario erradicar.

Estos debates y reivindicaciones se han considerado tradicionalmente asuntos femeninos pero por fortuna cuentan cada día con más hombres que se suman a nuestro empeño de conseguir una sociedad más justa e igualitaria. Madrid, que es casa de acogida para todas y todos, ni puede ni quiere mirar hacia otro lado en este momento de reivindicación social.

Incluso en un ambiente festivo como es la celebración de San Isidro, la ciudad subraya su carácter cosmopolita, alegre y acogedor: queremos unas fiestas libres y seguras para todos y todas. Solo si se cumple la segunda parte de esta intención, la libertad podrá ser cierta y verdadera. Y así todas y todos podremos sonreír como lo hacen las mujeres que nos anuncian unas felices fiestas de San Isidro.

Purificación Causapié es portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Madrid.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *