Tiempo de lectura 1 minuto

No hay que esconderlo: conducir una moto implica que, en caso de accidente, el riesgo de sufrir lesiones es mayor que cuando vas en coche.

Pilotar también es mucho más cansado, porque requiere un nivel de atención permanente y no es posible tomarse ni un segundo de descanso. El beneficio, como saben todos los amantes de las dos ruedas, compensa, a pesar de todo.

La seguridad activa, la que quien va sobre el asiento cuando circulas, adelantas o señalizas una maniobra, es vital. La pasiva, la que depende de las Administraciones Públicas titulares de las carreteras, también. Por eso, el cuidado y mantenimiento del asfalto ha sido una prioridad para Ciudadanos desde que llegamos a la Asamblea de Madrid, hace ya más de tres años.

No vale con decir que defendemos a los usuarios de las dos ruedas. No es suficiente con proclamar que los guardarraíles son dañinos hasta dar miedo. Y no basta con echar balones después de haber recortado la inversión en nuestras vías públicas, permitiendo que se degraden y se llenen de socavones, baches, grietas, pintura en mal estado, suciedad y pérdida de adherencia en muchos tramos.

Los cuatro presupuestos regionales aprobados con nuestro voto han recogido, consecutivamente, cada vez más partidas para conservación de las carreteras. El último de ellos supera los 20 millones de euros para este fin e incluye una inversión de 500.000 euros solo para sustituciones y medidas de seguridad relacionadas con los guardarraíles. Nunca se han dedicado tantos recursos como hasta hoy.

A esto es a lo que llamamos #PolíticaÚtil, a solucionar problemas concretos que la vieja política ha permitido que se enquisten aplicando medidas reales para resolverlos.

Tenemos claro que los madrileños, sean motoristas o no, no deben asumir riesgos por la incapacidad de los gobiernos precedentes en la Comunidad de Madrid. Porque cada euro invertido en conservación de firmes y cada metro de barrera de protección que se instala es un pequeño empujón que desde Ciudadanos damos a motoristas, conductores y, por supuesto, a los ciclistas.

Queremos proporcionar a todos una segunda oportunidad de disfrutar de las carreteras y de nuestra pasión con seguridad y con responsabilidad. Es por todos. De motero a motero.

Ráfagas y, como siempre, prudencia ahí fuera.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *