-Publicidad-

La Consejería madrileña de Transportes ha ofrecido «colaboración total» al Ministerio de Fomento para “trabajar juntos” y que las obras del puente que conecta la M-607 con la M-40 hacia Madrid tengan “las menores afecciones posibles”, tras conocer que el viaducto será sustituido por otro “por cuestiones de seguridad”.

Así lo ha manifestado este lunes la viceconsejera de Transportes, Consolación Pérez, tras reunirse con el director general de Carreteras, Javier Herrero, para conocer “de primera mano” el estado de la infraestructura y las alternativas que Fomento va a poner en marcha mientras se alargue la obra.

-Publicidad-

Se trata de unos trabajos que, según anunció Fomento la semana pasada a los alcaldes de la zona norte, tendrá una duración mínima de nueve meses, porque “el mal estado” del puente obligará a construir uno nuevo, que solamente mantendrá los pilares del anterior.

Herrero ha manifestado a Pérez que el corte del tráfico en el puente “es necesario, por motivos de seguridad”.

En la cita, ambos dirigentes han acordado que la Comunidad de Madrid y el Ministerio mantengan reuniones periódicas, a través del departamento regional de Demarcación de Carreteras, para estudiar “posibles alternativas al tráfico”.

En este sentido, Pérez ha subrayado que la Comunidad se pone «a disposición de Fomento» a partir de ahora, y ha insistido en que “realmente las alternativas las tiene que plantear el Ministerio, porque esa carretera es su competencia”.

Pérez ha destacado que la Comunidad reforzará desde octubre el servicio de autobuses que presta servicio a la zona norte, lo que podría ayudar a reducir los kilométricos atascos que se registran cada mañana para acceder a la capital. 

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here