Toca acostumbrarse a la nueva imagen de los empleados de Metro. La Comunidad de Madrid ha renovado por primera vez desde los años 90 el uniforme de los trabajadores del suburbano con el objetivo de «adaptarse a los nuevos tiempos y modernizar su imagen», además de buscar la «comodidad y funcionalidad» de las prendas de vestir que utilizan los empleados.

Ha sido el consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras de la Comunidad, Ángel Garrido, quien ha presentado este lunes en la estación de Chamartín las nuevas prendas que desde el pasado sábado, día 15, viste el personal de estación y los maquinistas.

El Ejecutivo regional busca que el uniforme sea representativo y se identifique «rápidamente» para facilitar la interacción con el usuario, y que se reconozca de forma sencilla a los trabajadores de la compañía.



«Hace tiempo que el uniforme dejó de ser simple ropa de trabajo para convertirse en parte de la imagen corporativa de la empresa. Es un elemento de comunicación y también de integración de un equipo humano que tiene la responsabilidad de atender las dudas y necesidades de más de dos millones de viajeros cada día, por lo que es esencial que sean fácilmente identificables», apuntó el el consejero.

El nuevo vestuario incorpora nuevas opciones como la de guardar la tablet en el bolsillo interior del anorak, y se han incluido prendas con cualidades técnicas específicas, como pantalones térmicos, corbatas antiatrapamiento (con un nudo fijo, una goma elástica y un cierre que se suelta fácilmente en caso de atrapamiento) o guantes táctiles, entre otras.

En total, se han destinado 2,2 millones de euros de presupuesto a este proyecto, con el que se incluye una segunda dotación que se repartirá a partir de 2022, una partida con la que se han producido más de 65.000 prendas destinadas a 3.517 agentes cuyo trabajo se realiza de cara al público.

El diseño de la nueva uniformidad ha sido realizado por Raquel Galán Martínez, ganadora del concurso de propuesta de diseño que organizó Metro en 2018, una ilustradora y diseñadora gráfica y textil, especialista en diseño y moda por la Escuela Superior de Diseño y Moda ESED.

Los uniformes que venían usando hasta esa fecha podrán ser donados a una entidad social a través de cooperación internacional.

El uniforme laboral de Metro de Madrid ha sufrido numerosos cambios a lo largo de sus casi cien años de historia, pero la mayor transformación tanto en el estilo como en el color se dio en los años 90, cuando del mítico azul de las décadas anteriores se pasa a un tono granate y se van introduciendo nuevas prendas para adaptarse a las necesidades del personal, como el vestuario pre-mamá o las prendas térmicas.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here