Madrid apuesta por los jóvenes

En los últimos años, ha sido habitual escuchar a muchos jóvenes de nuestro país quejarse por “no tener un futuro” o “vivir peor que sus padres”. Y es comprensible, ya que los salarios continúan siendo inferiores al coste de vida, especialmente en las grandes ciudades, lo que unido a oportunidades laborales carentes de buenas condiciones y al elevado precio de la vivienda, impide con frecuencia comenzar un proyecto de vida independiente.

Desde la profunda crisis de 2008, las circunstancias habían ido mejorando lentamente. Ahora, desgraciadamente, la juventud se ve sumida de nuevo en una vorágine de incertidumbre debido al frenazo económico que ha provocado la pandemia de COVID-19. La historia vuelve a repetirse, sus sueños se rompen en mil pedazos y sus ilusiones y expectativas sobre el futuro inmediato se ven truncadas.

-Publicidad-

Es una realidad que la Comunidad de Madrid parte de unas condiciones más favorables que otras regiones. En diciembre del año pasado, la tasa de desempleo juvenil en menores de 25 años era de un 24% en Madrid, mientras que en Murcia ascendía a 39%, en Andalucía a 41%, y en Extremadura a la escalofriante cifra de 46%, lo que equivale a casi la mitad de su población joven en búsqueda activa de empleo. 

Sin lugar a dudas, todos estos porcentajes son muy elevados. Con independencia de crisis globales o pandemias, la economía española posee ciertos problemas estructurales que impiden la creación de empleo de calidad, tales como la excesiva rigidez del mercado laboral, las innumerables trabas al emprendimiento y la falta de inversión en sectores de alto valor añadido, que además ningún gobierno nacional ha querido o ha sabido abordar. 

Por todo ello, mientras las reformas nacionales llegan, el Gobierno regional ha tomado las riendas con el objetivo de mitigar el impacto de la COVID-19 a través de ciertas medidas, como la dotación de un fondo de 32 millones de euros para la contratación de personas despedidas durante el estado de alarma, con especial incidencia hacia los colectivos con más dificultades de empleabilidad, como los jóvenes (Madrid Emplea). Asimismo, está trabajando en una simplificación normativa y una reducción de trámites burocráticos que agilicen tanto la actuación de la Administración como del sector empresarial. 

Otra cuestión fundamental es la adecuación entre la formación que reciben los estudiantes y la demanda de empleo, hasta ahora totalmente desvinculadas. En consecuencia, la Comunidad va a reformar la universidad con el fin de acercarla al mercado de trabajo y va a poner en marcha las Becas Seguimos (9 millones de euros) para que ningún estudiante se vea forzado a abandonar por falta de recursos económicos. También se va a potenciar una FP de calidad, en sintonía con el mercado empresarial, donde además se impulsarán las habilidades emprendedoras para el desarrollo de sus propias ideas de negocio.

Por último, gracias al Plan Vive, se van a ofertar 25.000 viviendas públicas en régimen de alquiler a un precio asequible, entre un 40% y un 50% más baratas, destinadas fundamentalmente a jóvenes entre 25 y 35 años.

Ciertamente, queda un largo camino por recorrer, pero no se dejará a la juventud madrileña resignarse a un futuro incierto. Medidas reformistas y sensatas como éstas harán que tengan más oportunidades laborales y mejores condiciones de vida. La Comunidad de Madrid apuesta con firmeza por los jóvenes.  

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here