Tiempo de lectura: < 1 minuto


La Comunidad de Madrid está tomando todas las medidas de prevención para evitar posibles rebrotes de COVID-19 y, desde la semana pasada, se han comenzado a tomar muestras de aguas residuales de forma sistemática en 288 localizaciones de la región establecidas por los expertos.

La Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, a través del Canal de Isabel II, pondrán en marcha junto con la Consejería de Sanidad un sistema de detección y alerta temprana de la COVID-19 en la Comunidad de Madrid, ha informado la Comunidad de Madrid en una nota de prensa.

«Se trata de ambicioso programa de muestreo que va a permitirnos detectar de forma precoz, si existen rastros de coronavirus en las aguas residuales de la región. Un aspecto fundamental desde el punto de vista epidemiológico para que el sistema sanitario pueda anticiparse a la aparición de nuevos brotes», señaló la consejera de Medio Ambiente, Paloma Martín.

Martín destacó asimismo que durante el estado de alarma se realizaron este tipo de análisis en 27 depuradoras de la región y, desde mediados de junio y hasta la semana pasada, el Canal ha seguido realizando una labor de muestreo semanal en 5 depuradoras.

Desde esta semana, se han empezado a tomar muestra de aguas residuales de forma sistemática en 288 puntos -50 de ellos en Madrid capital- que han establecido los expertos.

Estos puntos están repartidos por toda la región entre las 157 estaciones que depuran aguas residuales en la Comunidad de Madrid y los más de 15.000 kilómetros de redes de alcantarillado que dan servicio a 6,5 millones de personas.

Durante estos meses, el Canal de Isabel II con sus equipos de calidad de las aguas e I+D+i ha trabajado en una metodología para la toma de estas muestras que permitirá asegurar el correcto resultado de los análisis, ha especificado la Comunidad.