Tiempo de lectura: 2 minutos


Una fiesta para celebrar la pedida de mano dos jóvenes en El Álamo acabó en tragedia, después de que la celebración derivara en una reyerta entre clanes de etnia gitana y la posterior muerte de dos personas, presumiblemente los novios, que fueron atropellados intencionadamente en la carretera M-404. En el mismo incidente también fue arrollada una tercera joven, que se encuentra hospitalizada en estado grave en el hospital 12 de octubre.

Las primeras investigaciones apuntan a que, como se ha indicado, varios clanes gitanos celebraban una pedida de mano cuando surgieron diferencias por varios motivos, entre ellos económicos, que al parecer ya venían del pasado y que acabaron en una batalla campal a medianoche.

Según los testimonios recabados, las familias decidieron cancelar la futura boda, lo que no fue compartido por la joven pareja de novios, que rondaba los 20 años y que expresó su deseo de fugarse. A continuación, y por motivos que se desconocen, se originó una multitudinaria y brutal pelea, en el entorno de una rotonda del polígono industrial de El Álamo y frente al bar Layso.

Siempre según los testigos, en la pelea, en la que habrían participado más de cien personas, se utilizaron desde ladrillos hasta las vallas de una obras que se encontraban en el lugar. Un miembro de uno de los clanes atropelló a varias personas del otro clan con su coche, lo que provocó que el resto de las personas se dispersara por diferentes partes del municipio.

Más tarde, sobre las 4:40 horas de la mañana, las tres víctimas caminaban por el arcén de la carretera M-404 cuando fueron embestidas por un vehículo, cuyos ocupantes aún no han sido identificados y no se descarta que sean los mismos que autores que arrollaron al grupo en la rotonda del polígono.

El vehículo debió de sorprender a las víctimas por detrás y acelerar para llevárselas por delante, impactando principalmente con la fallecida, que presentaba las lesiones más traumáticas, según las pesquisas.

Horas más tarde, sobre las ocho de la mañana, aparecieron dos de las víctimas del atropello intencionado, dos mujeres. Una había fallecido y la otra estaba herida grave. Poco después se descubrió un segundo cadáver semioculto entre la maleza.

La joven herida, que sigue grave, no ha declarado aún ante los agentes, alegando que no se encuentra bien, por lo que no se sabe qué ocurrió exactamente.

En la zona se han personado los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil, que han estado en el pueblo investigando las fincas y los caminos para encontrar el coche abandonado o quemado con el que se atropelló a estas tres personas, así como para evitar futuras represalias. Paralelamente, los investigadores trabajan con los patriarcas para que calmen los ánimos y no haya venganzas.

El Ayuntamiento de El Álamo ha pedido asimismo que se refuerce la seguridad y la Delegación del Gobierno ha anunciado su intención de hacerlo durante los próximos días.