Tribus
-Publicidad-

‘Tribus’, la obra dirigida por Julián Fuentes Reta, llega al teatro Valle Inclán, después de posponerse por la pandemia y tras un largo proceso de investigación. Ahora, ha culminado con la creación de una familia protagonista “diversa” y “con muchas particularidades”, según su director.

También asegura que se trata de una obra “esperanzadora”, que aborda la incomunicación a través de un problema físico como la sordera, pero que “demuestra que quien se quiere entender, se entiende”.

-Publicidad-

Es una adaptación de la obra de la dramaturga británica Nina Raine realizada por Jorge Muriel, al que llamó poderosamente la atención la participación de dos actores sordos, una participación que la propia Reine les pidió que fuera fiel a la idea original.

«No podía concebir la función sin que esta comunidad estuviera involucrada», ha añadido Muriel, una razón por la que Marcos Pereira y Laura Toledo, dos actores sordos, se unieran al proyecto.

'Tribus': una obra «esperanzadora» que aborda el problema de la sordera 1

Dos actores sordos protagonizan ‘Tribus’

Que ellos formaran parte del proyecto, ha provocado que todos los actores se hayan acudido a clases de lenguaje de signos y también han contado con el apoyo de la Federación AICE (Asociaciones de Implantados Cocleares de España), Salaïta para realizar esta función que se estrenó el 6 de noviembre y permanecerá hasta finales de diciembre.

Para Laura Toledo formar parte del elenco de esta función ha sido la mejor manera de comprobar la “mente abierta” de sus compañeros, que le han puesto el trabajo “más fácil” para integrarse como una actriz más, “no porque así estuviera reflejado en el texto”.

Lo curioso, ha dicho el director, es precisamente la capacidad de estos dos actores para “escuchar sin oír”, y reconoce que ha marcado un antes y un después para todo el equipo darse cuenta de que los que necesitaban “ayuda para comunicarse” no eran ellos dos.

Enric Benavent interpreta al padre de esta peculiar familia, “una tribu cerrada y explosiva” que asegura que no guarda parecido con ninguna de las “familias teatrales” que ha visto sobre el escenario.

Un personaje que describe como un ácrata, políticamente incorrecto, que no deja que entre gente de fuera a formar parte del entorno familiar que ha creado.

La incomunicación entre grupos, lenguas y tribus

Un texto que refleja la incomunicación entre grupos, lenguas y tribus. «No es una obra sobre la sordera si no sobre la incapacidad de hablar», ha puntualizado el director, aunque sí se realiza un guiño a esa comunidad para que acudan al teatro subtitulando los diálogos en un panel, un elemento novedoso que se integra a la perfección en la escenografía.

«La incomunicación provoca la segregación por condiciones políticas o físicas y ahora es muy pertinente hablar de ello», ha concluido Fuentes.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here