Actualidad > Transporte

Así será la conexión subterránea de las estaciones de Metro de Gran Vía y Cercanías Sol

Redacción| Madrid | 10 de Octubre de 2017, 19:00

Se creará una estructura subterránea por debajo de la calle Montera, se reubicaran los tornos y otros elementos para mejorar la distribución de los usuarios en Gran Vía.

El Consejo de Gobierno ha aprobado este martes licitar las obras de ampliación, conexión y accesibilidad de la estación de Metro de Gran Vía, que da servicio a las líneas 1 y 5 del suburbano, por un importe de 6.289.973 euros y con un plazo de ejecución de doce meses. Cristina Cifuentes pone así en marcha uno de los proyectos anunciados en el debate del estado de la región celebrado en septiembre en la Asamblea de Madrid.

Inaugurada el 17 de septiembre de 1919 con el nombre de Red de San Luis, la estación de Gran Vía es una de las más veteranas del suburbano. A pesar de las sucesivas reformas que ha sufrido a lo largo de su historia, actualmente presenta una serie de carencias que las obras proyectadas por el Gobierno regional, incluidas en el Plan de Accesibilidad 2016-2020 de Metro de Madrid, va a resolver.

La actuación principal de las obras que salen a concurso este martes desde la Dirección General de Carreteras e Infraestructuras es la ampliación de la estación de Gran Vía, que cuenta con 908 metros cuadrados de superficie y pasillos de reducidas dimensiones para dar servicio a los 44.000 viajeros que la utilizan a diario. La solución propuesta pasa por crear una estructura subterránea que duplicará el espacio disponible hasta los 2.000 metros cuadrados, reubicando los tornos y otros elementos para mejorar la distribución de los usuarios.



Las obras también van a servir para conectar con Gran Vía la estación de Cercanías de Sol, uno de cuyos pasillos discurre bajo la calle Montera. Ahora se va a salvar esta distancia para conectar el pasillo con los andenes y vestíbulos de Gran Vía, lo que creará un eje que descargará el volumen de viajeros que actualmente absorbe la estación de Sol.



Según la Comunidad de Madrid, el flujo de viajeros se distribuirá de una forma "más correcta" y además será una alternativa en caso de grandes eventos, como por ejemplo el día de Nochevieja u otras celebraciones, que obligan a cerrar los accesos en la céntrica plaza madrileña.

El nuevo túnel tendrá una longitud de 85 metros y 5,5 metros de anchura, una prolongación que permitirá a los viajeros de la línea 5 tener una conexión directa con la parada de Cercanías de Sol "favoreciendo así la movilidad de los 23.000 viajeros que a diario utilizarán este nuevo pasillo, que será acondicionado por ADIF".

Estas dos obras se van a llevar a cabo en paralelo a la mejora de la accesibilidad que va a acometer Metro de Madrid en la estación de Gran Vía y que elevará la inversión prevista hasta los 18 millones de euros. Las nueve escaleras mecánicas que dan servicio actualmente a las instalaciones se completarán con otros seis tramos más y con la instalación de cuatro nuevos ascensores que conectarán el vestíbulo con los distintos andenes de las líneas 1 y 5, con el pasillo de conexión con Cercanías y con la calle.

Además de escaleras mecánicas y ascensores, los viajeros con movilidad reducida también encontrarán otros dispositivos como sistemas de apertura fácil en puertas, tiras antideslizantes en escaleras fijas, etiquetas braille en los pasamanos, señalización de elementos de accesibilidad, pasamanos a doble altura, interfonos de comunicación adaptados o pavimentos de tacto visual cerámico para facilitar sus desplazamientos.
  • Comentarios
  • ¡Aún no hay mensajes! Sé el primero en comentar

  • Escribe tu comentario