La Policía Municipal de Madrid ha desalojado a cientos de jóvenes cuando pretendían acceder a una discoteca situada en los bajos de Azca, en el madrileño barrio de Azca.

Fue el propio responsable de la conocida discoteca madrileña, que abre todos los días, quien avisó al 112 de la gran cantidad de personas que se estaban concentrando en los bajos, que impedían la entrada y salida de personas a la discoteca y el tránsito por el lugar.



Concretamente, unos 300 individuos se encontraban dentro de la sala de fiestas, mientras que otras 700 querían entrar. Ante esta situación, y para evitar problemas mayores, la Policía desalojó a todas las personas de la zona.

Posteriormente, los agentes comprobaron que el local cumplía todos los requisitos y había pasado todas las inspecciones oportunas. Aunque es un lugar donde se suelen acumular muchos jóvenes, lo de la pasada noche fue extraordinaria.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here