Hospital Nuestra Señora del Rosario
Tiempo de lectura 2 minutos


El ictus se trata de la segunda causa de muerte entre la población, así como la primera causa de discapacidad en el adulto.

El pasado año 235 personas fueron ingresadas en el Hospital Nuestra Señora del Rosario por un ictus. Supone un aumento con respecto a 2017, cuando se ingresaron a 223 pacientes con esta patología. En España se registran cada año más de 100.000 casos.

Esta actuación se enmarca dentro del protocolo de intervención rápida para la atención coordinada y multidisciplinar. El Hospital Nuestra Señora del Rosario de Madrid fue el primer hospital privado madrileño en activar un ‘código ictus’ en 2008.

También el primero en contar con una unidad de ictus y un servicios de urgencias neurológicas, neuroquirúrgicas y de neurodiagnóstico 24 horas. Por este servicio entre la mayoría de pacientes neurológicos al centro. Desde el año 2008, el número de pacientes con ictus atendidos en el hospital ha ido incrementando anualmente hasta los 235 el pasado año.

El servicio de neurología trató en total a 541 personas en 2018. Así, también ha habido un aumento en este ámbito, ya que en 2017 fueron 476 pacientes. De los 541 personas, los que padecían ictus fueron 235. Estos se dividieron entre isquémicos, el 93%, y hemorrágicos, solo el 7%.  

NUEVO EN 2018: GUARDIA DE NEUROINTERVENCIONISMO

Asimismo, el año pasado estuvo marcado por la puesta en funcionamiento de la guardia de neurointervencionismo. Esto llevó a cabo trombectomías a 12 pacientes con ictus isquémico agudo, según ha explicado en un comunicado un neurólogo del hospital Francisco Gilo.

La edad media de los pacientes tratados con trombectomía fue de unos 75,4 años. De los 12 enfermos, falleció uno. Así pues, la mortalidad de individuos con trombectomía en 2018 se sitúa en un 8,3%.

ICTUS

El ictus se trata de la segunda causa de muerte entre la población y la primera en el caso de las mujeres. De igual modo, es la primera causa de discapacidad en el adulto y la segunda de demencia.

Una cuarta parte de los casos se produce en menores de 65 años y un 15% en menores de 45 años. Así pues, al contrario de la creencia popular, se puede deducir que no se trata de un trastorno que afecta a las personas de avanzada edad.

El doctor Gil ha subrayado que “en el ictus una rápida atención es vital a la hora de salvar vida”. En este caso, “si fueran atendidas dentro de las dos primeras horas desde la manifestación de los síntomas, en un tercio de los casos se podría evitar su muerte o que padezcan graves secuelas”, según ha incidido.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *