Varios operarios mueven los bombos de la Lotería de Navidad que llegan este jueves al Teatro Real (Madrid) cuando quedan diez días para que se celebre el Sorteo Extraordinario, que cuenta con un Gordo que repartirá 680 millones de euros, aunque en total los premios sumarán 2.380 millones. EFE/Ballesteros

El Gordo de Navidad ya ‘actúa’ en el Teatro Real desde este jueves, cuando han llegado a la «cuna» de la ópera de Madrid tres camiones con los bombos que harán posible el día 22 este Sorteo Extraordinario de la Lotería Nacional que incita a soñar con que este año un pellizco nos puede tocar.

Los cuatro espectaculares bombos -dos «titulares» y dos «de reserva», por si fallan los anteriores el día en cuestión- han llegado este jueves por octavo año consecutivo a la plaza de Oriente para protagonizar el sorteo que da la mayor cantidad de premios del mundo.

Es el sorteo que sigue un año más con «buenas ventas e incluso este año un poco por encima del pasado» y es el de mayor tradición porque, como ha recordado el subdirector de recursos materiales de Loterías y Apuestas del Estado, Eduardo Ovies, «lleva con nosotros más de doscientos años».



No obstante, el bombo «titular» mayor -el de los números-, de latón rojo, con una mezcla de estaño, cobre, plomo y zinc, es un ‘chavalín’ de diez años frente a su «suplente», que es de los años sesenta.

Es el benjamín de la familia pero pese a su juventud, esta mañana, sobre las nueve y media, salía de los camiones «mirando» de frente a todo el patio de butacas.

En el escenario le esperaban multitud de cámaras de televisión, pendientes de captar la mejor imagen con la que trasladar la magia de este sorteo para el que se han tenido que restaurar más de 300 bolas, un 0,3 % del total de las del sorteo, hechas de madera de boj.

Las 100.000 bolas que serán sorteadas y que estarán el día 22 dentro del bombo mayor pesan igual (tres gramos) y miden lo mismo (18 milímetros), con lo que todas tienen la misma oportunidad de salir premiadas.

Los premios llegarán con otras 1.807 bolas, que girarán en el bombo «menor», donde se encuentran los trece premios mayores y los casi 1.800 premios de pedrea que repartirán 2.380 millones de euros.

Todas las bolas han llegado precintadas en una hilera de armarios, y uno de los cerca de 40 empleados de Loterías y Apuestas del Estado ha enseñado uno de los alambres con los premios más representativos.

El Gordo repartirá 400.000 euros al décimo, el segundo 125.000 euros al décimo y el tercero 50.000 euros al décimo. Pero también habrá, como siempre, dos cuartos y ocho quintos.

Uno de esos quintos ha tenido la suerte de salir a la escena esta mañana al Real porque la bola se ha caído de uno de los alambres en los que se mostraban los premios.

Atento estaba el jefe de seguridad para que todo discurriera con normalidad, como así ha ocurrido gracias al trabajo de todo el personal encargado de esta gran «mudanza» desde un local, que no han desvelado, de las afueras de Madrid, donde aguarda todo el año este material hasta que llega este momento.

«No sólo están los bombos; también todo el material auxiliar necesario para la ejecución del sorteo, como el paraguas, la tolva o la trompeta», ha comentado Ovies, antes de que este escenario de la suerte bajara al decorado «menos dieciséis» del Teatro.

Se llama así porque el espacio donde se albergará todo este material está dieciséis metros por debajo del escenario principal del Teatro, que cuenta con un sistema de plataformas superpuestas, que permite trabajar simultáneamente varias escenografías e intercambiarlas en tiempo récord.

Los niños de San Ildefonso llevan más de un mes ensayando en el colegio el momento del gran día, y el 21 será el «ensayo general» con todo el decorado.

Posiblemente habrá nervios porque mirar a este gran teatro, donde ahora se representa el clásico melodrama operístico Il Pirata, impresiona, aunque les tranquiliza saber que «su actuación» del día 22 transmitirá ilusión y alegría a muchos.

Por: Belén Escudero (EFE)




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here