/ 6 mayo 2021

Justo Gallego, la humildad de una obra colosal

Justo Gallego, la humildad de una obra colosal

Dicen que la fe mueve montañas, pero en el caso de Don Justo, lo que han movido su inquebrantable fe, su tesón y sus 60 años de duro y devoto trabajo, es una catedral. La suya, la catedral de Justo Gallego, cuyos materiales proceden de su inacabable capacidad de trabajo y de su irrepetible forma de vivir la vida.

Como los místicos, este mejoreño nacido en 1925 ha vivido una vida de trascendencia. A través de su inexpugnable creencia en Dios, ha levantado un monumento a la vida, en su honor y para ejemplo de todos. Su inabarcable y exclusiva humildad le ha llevado constantemente a pedir perdón a ese Dios al que también ha solicitado incansablemente su ayuda, y al que ha dedicado esta obra. Pero el símbolo no reside en esta magnífica construcción religiosa, sino en la propia persona de Justo Gallego, que ha sabido mantener durante toda su vida, y aún lo hace, una brutal honestidad hacia sí mismo.

A sus 95 años, mantiene una vitalidad que te hace comprender por qué es una persona tan especial. Su historia comienza, cuando a los 27 años, tras dejar el trabajo que tenía como agricultor, y guiado por su inexorable fe, se unió a los monjes trapenses en el monasterio soriano de Santa María de la Huerta.  

Ocho años después, enfermó de tuberculosis y fue expulsado de la orden; era 1961. En ese momento, le hizo a Dios una promesa: “si consigo curarme de esto, construiré una catedral”. Y así fue. Ese mismo año, en unos terrenos heredados de sus padres y, sin el respaldo de la Iglesia Católica, comenzó su faraónica obra.

Don Justo es un hombre de palabra, 60 años después ha levantado este monumento de más de 4.700 metros cuadrados y que alcanza una altura de 35 metros desde el punto más bajo al más alto de la construcción. Algunos expertos en arte, consideran su estilo como gaudiniano.

Materiales reciclados en una construcción que va camino de ser Bien de Interés Cultural

Para la elaboración de esta obra monumental, Justo ha utilizado materiales reciclados y artículos donados por personas o empresas que han creído en su proyecto. A lo largo de los años ha recibido ayuda de algunos vecinos voluntarios. Con sus manos, ha creado cúpulas, una cripta subterránea, intrincadas escaleras e incluso vidrieras de colores, que forman parte de una compleja estructura que se ha convertido en un controvertido reclamo turístico. El Ayuntamiento de Mejorada ya ha abierto un expediente para que la catedral sea declarada Bien de Interés Cultural.

La catedral de Mejorada en Nueva York

Justo Gallego ha situado a su ciudad natal, Mejorada del Campo, en la actualidad informativa a nivel mundial. Este mejoreño ha conseguido traspasar fronteras, y tanto turistas como medios de comunicación de todo el mundo, han querido admirar su catedral que ha supuesto para la ciudad un enorme beneficio a nivel artístico, cultural y turístico. Y como cumbre en la divulgación de su obra, el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA) expuso fotografías de su trabajo.

La marca de bebidas Aquarius, perteneciente a The Coca Cola Company, utilizó a Justo y su catedral como reclamo para una campaña publicitaria, lo que aumento en gran medida la popularidad de este irrepetible arquitecto.

Justo Gallego, Hijo Predilecto del Ayuntamiento de Mejorada del Campo

El Ayuntamiento de su ciudad ha otorgado este jueves a Gallego, la primera Medalla de Hijo Predilecto del municipio en un acto solemne, como creador de la popular catedral. El acto se ha celebrado en la Casa de la Cultura de Mejorada del Campo y ha contado con la presencia de Mercedes González, delegada del Gobierno de la Comunidad de Madrid, y del alcalde del municipio, Jorge Capa, así como con otros representantes del Consistorio.

En la ceremonia también han participado el escritor y periodista Manuel Juliá, autor del libro ‘Que nadie diga que no luchaste contra molinos de viento’, y el arquitecto Carlos Martín, que ha colaborado con el galardonado.

Durante el evento, el alcalde ha impuesto la Medalla y el Título Honorífico a Justo y ha resaltado su labor y la importancia de su figura para Mejorada del Campo, dirigiéndose directamente al galardonado, “en Mejorada se te quiere, se te valora y se te admira. Jamás, jamás, vamos a poder devolverte todo lo que has hecho por tu pueblo. Gracias de corazón por todo lo que nos has dado y por todo lo que nos has enseñado”.

Profeta en su tierra

Justo se ha mostrado muy ilusionado con este galardón, así como muy orgulloso y contento de su obra. En palabras del homenajeado, ‘estoy muy orgulloso de dejar algo para el Señor y para todo el mundo, para los que me quieren y para los que no’.

Con esta medalla, el Ayuntamiento quiere agradecerle todo lo que ha conseguido con la construcción de su catedral. Después, al final de la ceremonia, todos los presentes han querido expresar su admiración y agradecimiento a Justo con una gran ovación que representa todo el cariño que le profesa su pueblo.

La entrega se ha celebrado con un aforo reducido, cumpliendo estrictamente con todas las medidas de prevención frente a la Covid-19. Por eso, los vecinos y vecinas del municipio han podido seguir el acto a través de las redes sociales del Consistorio.

COMENTARIOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS RELACIONADOS