/ 20 septiembre 2021

Un paseo aéreo por el Madrid de 1830

Un paseo aéreo por el Madrid de 1830

El hombre siempre ha deseado volar. Y aunque los aviones nos han hecho en buena medida este sueño realidad, lo cierto es que siempre nos quedará esa espinita de poder hacerlo de manera autónoma.

Y aunque es cierto que con la iniciativa del museo y de la Biblioteca Digital Memoria de Madrid tampoco será posible, al menos sí tendremos ocasión de contemplar, a vista de pájaro, la capital allá por 1830.

Gracias a unas pequeñas píldoras de vistas aéreas de la maqueta del Madrid de 1830 (ubicada en el Museo de Historia de la ciudad y que destaca por ser una de las más antiguas de Europa, con «un valor testimonial único» por su precisión), será posible sobrevolar las calles Alcalá, Toledo, San Bernardo, Hortaleza, el paseo del Prado, El Retiro o la Cerca Árabe, además de conventos, hospitales y colegios.

Esta maqueta o Modelo de Madrid, construida por el ingeniero militar León Gil de Palacio (1788-1849), es «extremadamente precisa» y en ella se representan por primera vez los espacios libres del interior de las manzanas de las calles.

Una capital muy distinta

El espectador tiene así ocasión de ver qué edificios cayeron y cuáles siguen en pie, aunque hoy tengan «una función muy distinta a la que fueron concebidos, palacios, conventos convertidos en sedes bancarias o en entidades culturales».

En este viaje, la calle de Alcalá aparece jalonada por conventos: el de la Baronesa, hoy Círculo de Bellas Artes; el de San Hermenegildo, hoy iglesia de San José; el de Las Calatravas y el convento de Las Vallecas, hoy sede del Banco Vitalicio; el edificio de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y la Casa de la Aduana, ahora ocupado por el Ministerio de Hacienda.

En la confluencia de las calles Alcalá y Gran Vía, se levantaba el Colegio e Iglesia de las Niñas de Leganés, que recogía y educaba a menores desamparadas de 6 a 10 años que cumpliesen varios requisitos: tener buena salud, ser inteligente o carecer de defectos físicos.

Y al llegar a la Puerta del Sol, «imposible no lanzar un ¡oh! de sorpresa al ver cómo ha cambiado esta plaza, kilómetro cero de los caminos». Ejemplo de ello es la antigua Iglesia Hospital del Buen Suceso, de la que quedan solo los cimientos que se puede visitar en la estación de Cercanías de Sol.

Otra ruta hacia Sol sale de Atocha rumbo a la Plaza Mayor, partiendo de la puerta de Atocha, junto al Hospital General que hoy alberga el Museo de Arte Reina Sofía.

Ese itinerario estaba jalonado de hospitales y colegios que ya no existen, entre ellos los de La Pasión y Antón Martín, el Colegio de Loreto, ya desaparecido, y el de Los Desamparados, que ahora ocupa la Sociedad Cervantina.

Además, destacan en esa ruta la Casa de los Cinco Gremios, también desaparecida, o la cárcel de La Corte, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Imagen portada: Ayuntamiento de Madrid

COMENTARIOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS RELACIONADOS