/ 25 enero 2022
5.7 C
Madrid
/ 25 enero 2022

Diferentes recetas, diferentes caminos

Diferentes recetas, diferentes caminos

Creo sinceramente que todos los españoles necesitábamos un periodo de descanso, aunque sea mínimo, este año. La pandemia, el propio Covid, las noticias del ámbito nacional e incluso internacional nos hacen cada vez más difícil conservar la tranquilidad de nuestras vidas sin que aparentemente podamos hacer nada para remediarlo. 

Es innegable el hartazgo de la sociedad respecto a la negatividad general que se ha respirado -y se respira- en el ambiente desde que estalló la pandemia. No vivimos en época de bonanza, pero es en estos tiempos donde debemos sobreponernos a la situación y tomar decisiones valientes.

En su libro Mi visión del mundo¸ Albert Einstein afirmaba que “en tiempos de crisis, las personas generalmente están ciegas a todo lo que está fuera de sus necesidades inmediatas”, lo que es perfectamente comprensible si analizamos el propio espíritu de supervivencia del ser humano. El espíritu que hace avanzar a la humanidad y conseguir progresos es el mismo que en ocasiones nos vuelve más egoístas con nosotros mismos y a la vez más dependientes de la sociedad. 

Ahora más que nunca es cuando la clase política debe proporcionar las herramientas adecuadas para que la sociedad pueda sobrepasar la adversidad. No creando dependencias, sino protegiendo los derechos fundamentales para que de una forma justa y equitativa los individuos puedan crecer y superar la crisis. Coincidiendo con el primer día de septiembre, Isabel Díaz Ayuso anunció la supresión de los impuestos propios de la región. Ya son cerca de dos décadas de rebajas fiscales en la Comunidad con resultados positivos, lo que demuestra que con menos impuestos y más libertad se consigue más prosperidad.

Al contrario que los hachazos fiscales que Sánchez pretende imponer a Madrid, Ayuso trabaja para que la ciudadanía disponga de las herramientas necesarias para ver más claro ese futuro gris que parece no querer irse nunca. El pasado 4 de mayo los madrileños tiñeron de azul el mapa de nuestra Comunidad, y estoy convencido de que si seguimos en la senda, conseguiremos desplazar del todo ese gris que parece acecharnos de forma constante.

LO MÁS LEÍDO

Creo sinceramente que todos los españoles necesitábamos un periodo de descanso, aunque sea mínimo, este año. La pandemia, el propio Covid, las noticias del ámbito nacional e incluso internacional nos hacen cada vez más difícil conservar la tranquilidad de nuestras vidas sin que aparentemente podamos hacer nada para remediarlo. 

Es innegable el hartazgo de la sociedad respecto a la negatividad general que se ha respirado -y se respira- en el ambiente desde que estalló la pandemia. No vivimos en época de bonanza, pero es en estos tiempos donde debemos sobreponernos a la situación y tomar decisiones valientes.

En su libro Mi visión del mundo¸ Albert Einstein afirmaba que “en tiempos de crisis, las personas generalmente están ciegas a todo lo que está fuera de sus necesidades inmediatas”, lo que es perfectamente comprensible si analizamos el propio espíritu de supervivencia del ser humano. El espíritu que hace avanzar a la humanidad y conseguir progresos es el mismo que en ocasiones nos vuelve más egoístas con nosotros mismos y a la vez más dependientes de la sociedad. 

Ahora más que nunca es cuando la clase política debe proporcionar las herramientas adecuadas para que la sociedad pueda sobrepasar la adversidad. No creando dependencias, sino protegiendo los derechos fundamentales para que de una forma justa y equitativa los individuos puedan crecer y superar la crisis. Coincidiendo con el primer día de septiembre, Isabel Díaz Ayuso anunció la supresión de los impuestos propios de la región. Ya son cerca de dos décadas de rebajas fiscales en la Comunidad con resultados positivos, lo que demuestra que con menos impuestos y más libertad se consigue más prosperidad.

Al contrario que los hachazos fiscales que Sánchez pretende imponer a Madrid, Ayuso trabaja para que la ciudadanía disponga de las herramientas necesarias para ver más claro ese futuro gris que parece no querer irse nunca. El pasado 4 de mayo los madrileños tiñeron de azul el mapa de nuestra Comunidad, y estoy convencido de que si seguimos en la senda, conseguiremos desplazar del todo ese gris que parece acecharnos de forma constante.

LO MÁS LEÍDO

COMENTARIOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Creo sinceramente que todos los españoles necesitábamos un periodo de descanso, aunque sea mínimo, este año. La pandemia, el propio Covid, las noticias del ámbito nacional e incluso internacional nos hacen cada vez más difícil conservar la tranquilidad de nuestras vidas sin que aparentemente podamos hacer nada para remediarlo. 

Es innegable el hartazgo de la sociedad respecto a la negatividad general que se ha respirado -y se respira- en el ambiente desde que estalló la pandemia. No vivimos en época de bonanza, pero es en estos tiempos donde debemos sobreponernos a la situación y tomar decisiones valientes.

En su libro Mi visión del mundo¸ Albert Einstein afirmaba que “en tiempos de crisis, las personas generalmente están ciegas a todo lo que está fuera de sus necesidades inmediatas”, lo que es perfectamente comprensible si analizamos el propio espíritu de supervivencia del ser humano. El espíritu que hace avanzar a la humanidad y conseguir progresos es el mismo que en ocasiones nos vuelve más egoístas con nosotros mismos y a la vez más dependientes de la sociedad. 

Ahora más que nunca es cuando la clase política debe proporcionar las herramientas adecuadas para que la sociedad pueda sobrepasar la adversidad. No creando dependencias, sino protegiendo los derechos fundamentales para que de una forma justa y equitativa los individuos puedan crecer y superar la crisis. Coincidiendo con el primer día de septiembre, Isabel Díaz Ayuso anunció la supresión de los impuestos propios de la región. Ya son cerca de dos décadas de rebajas fiscales en la Comunidad con resultados positivos, lo que demuestra que con menos impuestos y más libertad se consigue más prosperidad.

Al contrario que los hachazos fiscales que Sánchez pretende imponer a Madrid, Ayuso trabaja para que la ciudadanía disponga de las herramientas necesarias para ver más claro ese futuro gris que parece no querer irse nunca. El pasado 4 de mayo los madrileños tiñeron de azul el mapa de nuestra Comunidad, y estoy convencido de que si seguimos en la senda, conseguiremos desplazar del todo ese gris que parece acecharnos de forma constante.

LO MÁS LEÍDO

AHORA EN PORTADA

LO MÁS COMENTADO