/ 14 agosto 2022
21 C
Madrid
/ 14 agosto 2022

Estos inmuebles de Madrid pasarán a ser protegidos

Estos inmuebles de Madrid pasarán a ser protegidos

Se trata de la primera revisión del Catálogo de Edificios Protegidos de la capital desde 1997

Cuando paseamos por las calles de la capital, es imposible no detenerse ante la belleza de algunos de los inmuebles que dan forma a la ciudad. Muchos de ellos son protagonistas de postales y guías turísticas, pero otros, pese a su singularidad e historia, son perfectos desconocidos para los transeúntes… y a veces también para las autoridades, corriendo el riesgo de que, en caso de desuso, caigan en la ruina o, en el peor de los casos, la desaparición.

Ejemplos, por desgracia, tenemos varios, como el «crimen» que se cometió dejando perder la inolvidable Pagoda de Fisac. Y para que esto no vuelva a suceder, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado, inicialmente, la modificación puntual que permite ampliar el Catálogo de Edificios Protegidos.

Pagoda de Fisac
La desaparecida Pagoda de Fisca

Desde que en 1997 se aprobó el Plan General de Ordenación Urbana no se había llevado a cabo ninguna revisión de los catálogos de protección que lo integran. Ahora, y tras más de un año de trabajo de campo, el Área de Desarrollo Urbano propone la inclusión de 738 nuevos edificios, con la asignación del nivel y grado de catalogación adecuado a sus características. 

Según indican fuentes municipales, la necesidad de ampliar el catálogo, principalmente para incluir la arquitectura industrial y moderna, se debe a que en su día no se tuvieron presentes edificios que deberían haberse considerado. Los motivos para no hacerlo fueron, entre otros que su fecha de construcción superaba o era demasiado cercana a 1980, límite que estableció el plan del 97, o que la legislación posterior les otorgó una protección cautelar que exigía su análisis individualizado y una protección urbanística, entre otras causas.

Nuevas normas para nuevos edificios

Así, tras los estudios realizados, en los que se ha pedido la colaboración de diversos organismos vinculados con el patrimonio, se propone incluir en el Catálogo de Edificios Protegidos 738 edificios que atienden a distintos supuestos:

Edificios de la segunda mitad del siglo XX que por su fecha de construcción estaban demasiado cercanos al límite temporal orientativo de 1980 que se planteaba el Plan General del 97. Suponen 188 edificios aislados y 11 conjuntos homogéneos, de los que cuatro ya estaban incluidos en el anterior plan general, pero sin considerar la protección individual de los inmuebles. En total, se incluyen en el Catálogo de Edificios Protegidos 503 edificios ubicados en conjuntos homogéneos. 

Entre los de la primera clase se protegen, por ejemplo, el Edificio Castelar (1983), en el paseo de la castellana 50; la Fundación Juan March (1975) en calle Castelló, 77 o la Basílica Hispanoamérica Nuestra Señora de la Merced (1949-1965) en calle Edgar Neville, 23. Un ejemplo de conjunto homogéneo es la cooperativa de viviendas militares de Santa Cruz de Marcenado

Estos inmuebles de Madrid pasarán a ser protegidos 1
Detalle de la Basílica Hispanoamérica Nuestra Señora de la Merced. Foto: Archidiócesis Madrid

En el segundo grupo estarán los elementos aislados que supongan un vestigio del ambiente urbano ya desaparecido o desfigurado, siempre que respondan a procesos de planificación urbana significativos para la historia del urbanismo de la ciudad. En concreto, este trabajo se ha centrado en el entorno urbano que refleja la concepción ambiental histórica de la Ciudad Lineal, planificada por Arturo Soria, e incorpora 33 edificios. Entre ellos, el Hotel Rubín, actual residencia de menores y antigua casa de Arturo Soria; el Colegio Huérfanos de la Armada y el Palacio de Villa Menchu. 

En tercer lugar, edificios que se encuentran en los supuestos de tipo de edificación y periodo temporal que establece la disposición transitoria primera de la Ley 3/2013, de 18 de junio, de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid que determinó que están sujetos al régimen de protección cautelar previsto para los bienes de interés patrimonial. Relativos a estos supuestos se incluyen 14 edificios como la Ermita de la Torre en la Galiana (camino de la ermita de la Virgen de la Torre, 52) que es de 1746; los pabellones de la antigua estación de Villaverde (1924-192), o el colegio de Santa Cruz, en Carabanchel. 

Esta disposición hace referencia a palacios, casas señoriales, torreones y jardines construidos antes de 1900; inmuebles singulares construidos antes de 1936 que pertenezcan a alguna de las siguientes tipologías: iglesias, ermitas, cementerios, conventos, molinos, norias, silos, fraguas, lavaderos, bodegas, teatros, cinematógrafos, mercados, plazas de toros, fuentes, estaciones de ferrocarril, puentes, canales y viajes de agua, y a fortificaciones de la Guerra Civil española. 

Un estudio detallado para cada edificio

Para cada nuevo edificio incluido se presentan tres fichas: una informativa (FI), que recoge la ubicación e información histórica básica y descriptiva del edificio objeto de análisis y sus elementos principales objeto de protección y documentación fotográfica; una ficha normativa (FN), que recoge el nivel y grado de protección, plano de catálogo, régimen de obras general y particularizado para sus elementos principales, definidos en los planos de análisis de planta baja y planta tipo, y una ficha de valoración (FV), que recoge el análisis de valores que determinan el grado de protección asignado. 

Además, desde el Área de Desarrollo Urbano se ha elaborado un visor específico para este catálogo que ubica en el mapa todos los edificios con su información correspondiente. 

Para determinar la posible inclusión de los inmuebles en el Catálogo de Edificios Protegidos, que se somete ahora a un periodo de información pública de dos meses, se ha llevado a cabo un análisis documental e histórico, toma de datos sobre el terreno, digitalización de la información e incorporación gráfica modelizada. Este trabajo ha permitido considerar cada elemento en su materialidad, conocer su estado de conservación, sus antecedentes de intervención y sus circunstancias actuales.

Imagen portada: Arquitectura y Empresa

Se trata de la primera revisión del Catálogo de Edificios Protegidos de la capital desde 1997

Cuando paseamos por las calles de la capital, es imposible no detenerse ante la belleza de algunos de los inmuebles que dan forma a la ciudad. Muchos de ellos son protagonistas de postales y guías turísticas, pero otros, pese a su singularidad e historia, son perfectos desconocidos para los transeúntes… y a veces también para las autoridades, corriendo el riesgo de que, en caso de desuso, caigan en la ruina o, en el peor de los casos, la desaparición.

Ejemplos, por desgracia, tenemos varios, como el «crimen» que se cometió dejando perder la inolvidable Pagoda de Fisac. Y para que esto no vuelva a suceder, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado, inicialmente, la modificación puntual que permite ampliar el Catálogo de Edificios Protegidos.

Pagoda de Fisac
La desaparecida Pagoda de Fisca

Desde que en 1997 se aprobó el Plan General de Ordenación Urbana no se había llevado a cabo ninguna revisión de los catálogos de protección que lo integran. Ahora, y tras más de un año de trabajo de campo, el Área de Desarrollo Urbano propone la inclusión de 738 nuevos edificios, con la asignación del nivel y grado de catalogación adecuado a sus características. 

Según indican fuentes municipales, la necesidad de ampliar el catálogo, principalmente para incluir la arquitectura industrial y moderna, se debe a que en su día no se tuvieron presentes edificios que deberían haberse considerado. Los motivos para no hacerlo fueron, entre otros que su fecha de construcción superaba o era demasiado cercana a 1980, límite que estableció el plan del 97, o que la legislación posterior les otorgó una protección cautelar que exigía su análisis individualizado y una protección urbanística, entre otras causas.

Nuevas normas para nuevos edificios

Así, tras los estudios realizados, en los que se ha pedido la colaboración de diversos organismos vinculados con el patrimonio, se propone incluir en el Catálogo de Edificios Protegidos 738 edificios que atienden a distintos supuestos:

Edificios de la segunda mitad del siglo XX que por su fecha de construcción estaban demasiado cercanos al límite temporal orientativo de 1980 que se planteaba el Plan General del 97. Suponen 188 edificios aislados y 11 conjuntos homogéneos, de los que cuatro ya estaban incluidos en el anterior plan general, pero sin considerar la protección individual de los inmuebles. En total, se incluyen en el Catálogo de Edificios Protegidos 503 edificios ubicados en conjuntos homogéneos. 

Entre los de la primera clase se protegen, por ejemplo, el Edificio Castelar (1983), en el paseo de la castellana 50; la Fundación Juan March (1975) en calle Castelló, 77 o la Basílica Hispanoamérica Nuestra Señora de la Merced (1949-1965) en calle Edgar Neville, 23. Un ejemplo de conjunto homogéneo es la cooperativa de viviendas militares de Santa Cruz de Marcenado

Estos inmuebles de Madrid pasarán a ser protegidos 2
Detalle de la Basílica Hispanoamérica Nuestra Señora de la Merced. Foto: Archidiócesis Madrid

En el segundo grupo estarán los elementos aislados que supongan un vestigio del ambiente urbano ya desaparecido o desfigurado, siempre que respondan a procesos de planificación urbana significativos para la historia del urbanismo de la ciudad. En concreto, este trabajo se ha centrado en el entorno urbano que refleja la concepción ambiental histórica de la Ciudad Lineal, planificada por Arturo Soria, e incorpora 33 edificios. Entre ellos, el Hotel Rubín, actual residencia de menores y antigua casa de Arturo Soria; el Colegio Huérfanos de la Armada y el Palacio de Villa Menchu. 

En tercer lugar, edificios que se encuentran en los supuestos de tipo de edificación y periodo temporal que establece la disposición transitoria primera de la Ley 3/2013, de 18 de junio, de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid que determinó que están sujetos al régimen de protección cautelar previsto para los bienes de interés patrimonial. Relativos a estos supuestos se incluyen 14 edificios como la Ermita de la Torre en la Galiana (camino de la ermita de la Virgen de la Torre, 52) que es de 1746; los pabellones de la antigua estación de Villaverde (1924-192), o el colegio de Santa Cruz, en Carabanchel. 

Esta disposición hace referencia a palacios, casas señoriales, torreones y jardines construidos antes de 1900; inmuebles singulares construidos antes de 1936 que pertenezcan a alguna de las siguientes tipologías: iglesias, ermitas, cementerios, conventos, molinos, norias, silos, fraguas, lavaderos, bodegas, teatros, cinematógrafos, mercados, plazas de toros, fuentes, estaciones de ferrocarril, puentes, canales y viajes de agua, y a fortificaciones de la Guerra Civil española. 

Un estudio detallado para cada edificio

Para cada nuevo edificio incluido se presentan tres fichas: una informativa (FI), que recoge la ubicación e información histórica básica y descriptiva del edificio objeto de análisis y sus elementos principales objeto de protección y documentación fotográfica; una ficha normativa (FN), que recoge el nivel y grado de protección, plano de catálogo, régimen de obras general y particularizado para sus elementos principales, definidos en los planos de análisis de planta baja y planta tipo, y una ficha de valoración (FV), que recoge el análisis de valores que determinan el grado de protección asignado. 

Además, desde el Área de Desarrollo Urbano se ha elaborado un visor específico para este catálogo que ubica en el mapa todos los edificios con su información correspondiente. 

Para determinar la posible inclusión de los inmuebles en el Catálogo de Edificios Protegidos, que se somete ahora a un periodo de información pública de dos meses, se ha llevado a cabo un análisis documental e histórico, toma de datos sobre el terreno, digitalización de la información e incorporación gráfica modelizada. Este trabajo ha permitido considerar cada elemento en su materialidad, conocer su estado de conservación, sus antecedentes de intervención y sus circunstancias actuales.

Imagen portada: Arquitectura y Empresa

LO MÁS LEÍDO

COMENTARIOS

  1. Una mala noticia. Ni están todos los que son ni son todos los que están. Cuantos se han descatalogado porque nunca debieron catalogarse?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

AHORA EN PORTADA

LO MÁS COMENTADO