Tiempo de lectura 2 minutos


Lamentablemente estamos viviendo una situación política a nivel nacional que jamás hubiéramos imaginado hace unos meses. Todos conocemos como Pedro Sanchez llegó a ser Presidente del Gobierno, “vendiendo” nuestro país a los más radicales a cambio de sus ambiciones personales, algo que ha conseguido con el apoyo de Podemos, ERC,PDECAT y Bildu, entre otros, es decir, con los golpistas de Cataluña y los filoetarras. 

Y todo ha sido posible gracias a un PSOE que se amparó en una sentencia por corrupción contra el PP que no implicaba a ningún miembro del Gobierno, para impulsar una moción de censura que finalmente prosperó, el mismo partido que tiene detrás suyo el mayor escándalo de corrupción de la historia de nuestro país (EREs y cursos de formación), tras 40 años al frente de la Junta de Andalucía.

Pedro Sánchez nos decía a todos los españoles que su Gobierno demostraría como se puede luchar contra la corrupción y que harían políticas para mejorar la vida de todos. También dijo que convocaría elecciones de manera inmediata. Todo una gran mentira.

En estos tres meses de absoluto desgobierno, se están produciendo situaciones que son insostenibles en un estado de derecho, y que les deberían inhabilitar tanto al Partido Socialista como a sus socios para no estar ni un día más al frente del Gobierno. 

Los escándalos diarios de Sanchez, sus ministros y sus sociosradicales de gobierno, han dado para escribir una tesis doctoral, la misma que podría haber escrito sobre “cómo hundir un país en 100 días de gobierno” sin tenerla que haber plagiado. 

Lo peor de esta situación es que lejos de mejorar, está empeorando por momentos y los españoles vamos a pagar un precio muy alto. Que Sanchez envíe a Pablo Iglesias a reunirse con un preso acusado de rebelión para que negocien los presupuestos de nuestro país en una cárcel, es un absoluto escándalo, impensable en cualquier otro país desarrollado.

Unos presupuestos, por otra parte, manipulados y basados en aumentar la deuda y subir los impuestos, el 70% de cuya subida recaerá sobre la clase media y las pymes. Es la primera vez que se presentan unos presupuestos sin aprobarse el techo de gasto en el Congreso, de forma ilegal. Cuentas que Bruselas devuelve al Gobierno de Sanchez por aumentar el gasto público y correr el riesgo de incumplir el objetivo de déficit público. Una vez más, volvemos a las recetas socialistas que nos llevarán de nuevo a la recesión y al aumento del paro, exactamente igual que cada vez que ha gobernado el Partido Socialista en nuestro país. 

Unos presupuestos con un alto precio oculto, del cual sólo conocemos uno de los pagos que ya pregona su socio Pablo Iglesias “Moncloa sabe lo que tiene que hacer» en referencia a la puesta en libertad de los golpistas encarcelados. Ese es sólo uno de los pagos que tendrá que hacer Sanchez a los independentistas por apoyar su investidura, y que seguramente servirá para continuar financiando a los partidos que alientan la violencia, apoyan las algaradas callejeras y violentan la ley, partidos legales, pero radicalizados por su deriva separatista. 

Como decía Unamuno, “me duele España”, y que nuestro país y su futuro esté en manos de un golpista y un chavista. Que quienes decidan nuestro futuro sean los mismos que quieren romperlo.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *